25 de mayo de 2018
25 de mayo de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: amplió su declaración indagatoria Víctor Stinfale
En su descargo, el imputado apuntó contra los ex fiscales. Además, refirió que “el Poder Judicial y el Ejecutivo eran un bloque”.

Ayer, en una nueva audiencia del juicio por encubrimiento y desviación del atentado a la AMIA, amplió su declaración indagatoria Víctor Stinfale, quien se encuentra acusado de peculado. El Tribunal Oral Federal Nº2 abrió las puertas de la sala AMIA pasadas las 10.30 horas y, en representación del Ministerio Público Fiscal, estuvieron presentes el  cotitular de la UFI AMIA Roberto Salum y el fiscal ad hoc Miguel Yivoff.

La relación con Telleldín

Buena parte de su declaración estuvo dedicada a su relación con Carlos Telleldín. Al respecto, Stinfale refirió que a fines de 1994 éste lo convocó para que sea su abogado en la causa AMIA, que lo tenía como imputado. “Telleldín me llamó a fines del 94 y yo me había recibido en octubre del 93. Él me llamó por el  manejo mediático, por mi exposición mediática, en ese momento yo era un 'saca preso' de la provincia”, señaló.

Y continuó: “Telleldín era el preso más importante de ese momento (…) Yo me encontré con un cliente que no era normal. Telleldín me explicaba a mí,  tenía una capacidad alta, era un pensante. Entraba a la celda y tenía todos los cuerpos de la causa fotocopiados”. Además, refirió que le contaba sobre su relación con el juez federal Galeano.

“La base por la cual tomo la causa fue la importancia (…) era una causa que me apasionaba porque era una causa que me iba a generar que la gente me conozca”, afirmó Stinfale. Sin embargo, explicó que no volvería a “agarrarla” ya que es una “trituradora de carne”.

En el mismo sentido, Stinfale hizo alusión al expediente y contó que cuando comenzó a interiorizarse del mismo se dio cuenta que era un “engaño” y que “había una necesidad imperiosa de tener culpables”.  “La causa AMIA era el mundo al revés. Todos los acusadores pasaron del otro lado”.

Por otra parte, el imputado fue contra los fiscales: “tenían que justificar que trabajaban y el juez tenía que dar una respuesta social”. En este sentido, consideró que el requerimiento de instrucción en el que se señalaba sin elementos a Telleldín y a su esposa como partícipes del atentado fue uno de los brazos de una “pinza” con la que se intentó presionar a su asistido, que hasta ese momento sólo estaba acusado por delitos relacionados con automotores. “El Poder Judicial y el Ejecutivo eran un bloque”, agregó.

El delito de peculado

Stinfale llegó al juicio acusado del delito de peculado, que consiste en la sustracción ilegítima de caudales pertenecientes al Estado Nacional para darle un destino no previsto legalmente en sus atribuciones. Dicha figura está prevista en el artículo 262, segunda parte, del Código Penal.

El abogado se refirió al pago de 400 mil dólares a su asistido Telleldín, el cual se realizó en dos partes, a cambio de imputar falsamente a los policías de la provincia de Buenos Aires en la investigación del atentado. Al respecto, aseguró que “no sabía cuánto” era el monto y que pensó que provenía del Mossad -el servicio secreto de Israel- porque los agentes de la SIDE “se hicieron pasar por israelíes”, “o de parte del Banco Mayo”. “No se puede pretender que yo supiera que la plata era del Estado”, adujo.

Respecto del primer pago, dijo que un día acompañó a la entonces esposa del reducidor de autos, Ana Boragni, a quien habían citado en un bar de la avenida Cabildo. Allí “llamó alguien que se presentó como David”, pero la operación se canceló. Luego refirió que al día siguiente Boragni contrató una caja de seguridad en el Banco Quilmes en la misma cuadra donde quedaba su estudio, donde depositó el dinero. “¿Acompañar a la mujer [en referencia a Boragni] es participar activamente?”, se preguntó en voz alta.

En cuanto al segundo pago, expresó que se realizó “dos meses y medio después” pero que no sabía “ni en que Banco fue” porque “Telleldín no me necesitaba”. “Para mí la SIDE era mala palabra”, evaluó a raíz de su rol como abogado de personas acusadas de narcotráfico. “No quería saber nada”, agregó.

Una vez finalizada la declaración, el TOF compartió con las partes la decisión de incorporar prueba en los términos del art. 388 del CPPN. Se trata de documentación desclasificada de la ex Side aportada por la UFI AMIA, oportunamente, y obtenida desde el GERAD. Los jueces dispusieron un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 10.30 donde se espera que amplíe su declaración indagatoria Juan Carlos Anchezar.