26 de abril de 2018
26 de abril de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen los fiscales Roberto Salum, Leonardo Filippini y Santiago Eyherabide
La UFI AMIA reiteró su pedido para acceder a información desclasificada en poder de terceros Estados
Los fiscales de la UFI AMIA accedieron a cuatro documentos desclasificados de diferentes agencias del gobierno de los EE.UU., con la colaboración de la Cancillería y del National Security Archive de la Universidad George Washington, y reiteraron su solicitud al ministerio dirigida a ubicar y desclasificar información adicional de terceros estados.

El 22 de agosto pasado la UFI AMIA reiteró al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto su solicitud de colaboración para acceder a información desclasificada en poder de terceros Estados. Concretamente, pidió que se requiera a una serie de representaciones argentinas en el exterior que identifiquen las normas y procedimientos que permitan relevar y pedir el levantamiento de reserva sobre información vinculada al atentado producida o en poder de aquéllos. La reiteración del pedido se funda en la experiencia recabada con la utilización de la Freedom of Information Act (FOIA), que permitió obtener algunos documentos para la investigación desclasificados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los EEUU.

En abril de 2016 los fiscales habían solicitado a la Cancillería cooperación para evaluar un posible requerimiento de desclasificación de documentos reservados de otros estados. A raíz de este pedido, Cancillería manifestó su disposición a colaborar y solicitó una nómina de Estados a consultar en forma prioritaria. En agosto de ese año, los fiscales entregaron un listado y poco después, ante un nuevo pedido del ministerio, indicaron una serie de asuntos de interés, aunque reiterando el carácter necesariamente abierto del requerimiento de desclasificación. La UFI AMIA destacó a Cancillería entonces que varios documentos liberados por los EEUU aún tenían testados y que un grupo de académicos había conseguido acceder a cuatro documentos vinculados a la investigación pero no difundidos hasta entonces, lo que indicaba que era posible y de interés pedir la información a EEUU.

Luego de agotar una consulta en el marco del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua en Asuntos Penales, el 4 de mayo de 2017 la unidad realizó un requerimiento a través de los procedimientos de la ley de acceso a la información estadounidense (FOIA) ante la CIA y el Departamento de Estado. El 23 de mayo de 2017, la CIA hizo llegar tres de los documentos solicitados. Pocos días después, el Departamento de Estado informó que estaba buscando el restante.

En paralelo, la Dirección de Asistencia Jurídica Internacional de Cancillería informó que había realizado gestiones ante los directores de la Oficina de Asuntos de Brasil y del Cono Sur del Departamento de Estado de los EEUU y del Proyecto de Documentación del Cono Sur del National Security Archive de la Universidad George Washington y aportó una copia del documento faltante que fue entregada por este último.

Estos documentos se suman así a los remitidos por la Dirección Nacional de Información e Inteligencia Policial de la República Oriental del Uruguay y la Fiscalía Nacional de la República de Chile que fueron obtenidos con la colaboración de la Dirección General de Cooperación Regional e Internacional del Ministerio Público Fiscal. A efectos de la investigación, estas remisiones indican que es correcta la asunción acerca de la posible existencia de materiales todavía reservados en terceros estados y dado que ello sirve al mejor examen del producido por las propias agencias nacionales, la UFI mantiene activa su requisitoria a través de la Cancillería.