22 de enero de 2018
22 de enero de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Qué pasó en ATAJO durante la última semana
Irregularidades laborales y falta de urbanización, entre las demandas más urgentes
Explotación laboral, una demanda creciente; un accidente en las vías del tren da cuenta de la falta de urbanización; un relato de violencia de género, entre las intervenciones más destacadas de los ATAJOS de Buenos Aires durante la última semana.

A continuación presentamos un resumen semanal de los conflictos abordados en las agencias ATAJO situadas en las villas porteñas. El mismo contiene una selección de casos definida por cada equipo, de acuerdo a la singularidad que pudieran presentar, según los siguientes parámetros: complejidad de la intervención jurídica y/o psico-social, complejidad y multiplicidad de las articulaciones inter-institucionales realizadas, particularidades relacionadas con la historia de vida de la persona o grupo familiar o comunitario involucrado, la relevancia del tipo de problemática, entre otros.

ATAJO villa 1-11-14, Bajo Flores: situación laboral

Ante cada persona que se acerca con alguna inquietud a la oficina del Programa de Acceso Comunitario a la Justicia, el equipo ATAJO requiere sus datos personales y su situación laboral. Muchos de ellos dicen trabajar en talleres de costura, y no pocos problemas referidos a la seguridad laboral guardan relación con anomalías y violaciones a la normativa legan en la materia que se cometerían en estos talleres. Si bien en esos casos el equipo ATAJO deriva su intervención en el programa ASISTIR del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, en los casos en los que los vecinos denuncian explotación laboral son redactadas actas, que luego son direccionadas a la Procuraduría de Trata laboral y Explotación de Personas.

En muchos casos, sin embargo, las personas que se acercan al ATAJO para consultar respecto de alguna cuestión particular de sus trabajos no visualizan como problema o explotación laboral situaciones que efectivamente lo son. Sólo encuentran anomalías cuando entra en juego la variable salarial: “Estoy trabajando y no me pagan”, o “este mes me pagó mucho menos”. A partir de estas verbalizaciones y hablando con los vecinos, se pone en evidencia que las jornadas de trabajo son extensas, que las condiciones edilicias son precarias, que no hay ventilación suficiente en las habitaciones, que existe hacinamiento, que no hay vacaciones, entre otros. Así, las personas que se acercaron al ATAJO para consultar por sus condiciones laborales, lo hacen recién cuando perdieron sus empleos, o toda vez que perciben salarios por debajo del monto pactado.

Ante la falta de oportunidades y el apremio de tener que contar con un ingreso diario para subsistir, las personas aceptan condiciones laborales de explotación y las mantienen con tal de mantener su única fuente de ingreso. Es por esta razón que en la mayoría de los casos la denuncia se produce recién una vez interrumpido el vínculo laboral.

No obstante, existe una diferencia cualitativa que se observa en las distintas situaciones relatadas por las víctimas. En algunos casos opera una logística de alta complejidad tanto en el traslado hacia los lugares de trabajo como en la reclusión de los postulantes para el mismo. Mientras que en otras situaciones la vinculación entre el empleador y el empleado se da de un modo más cotidiano, en muchos casos por conocidos en común, que son vecinos y viven en una misma manzana.

 

ATAJO villa 31, Retiro: accidentes por falta de urbanización

El martes 28 de abril, una chica de aproximadamente 17 años, mientras regresaba con su bebé a su casa ubicada en el sector Cristo Obrero de la villa 31 Bis, fue embestida por un tren del ferrocarril San Martín, que corre adyacente al barrio. La mujer, que salía de la guardería, se disponía a ingresar al barrio cruzando las vías del ferrocarril,  cuando fue sorprendida por la formación. El bebé resultó ileso, pero la joven fue derivada al Hospital Rivadavia en grave estado. Según explicaron testigos del hecho, la víctima, que estaba con su niño, habría visto tarde el tren y cuando advirtió su presencia no pudo evitar que la velocidad de la formación los tirara hacia atrás, cayendo sobre una gran cantidad de piedras filosas que la hirieron gravemente.

El pasaje por las vías es habitual para los habitantes de la villa. Cada día y a cada hora, cientos de personas las cruzan para tomar una combi informal que permite llegar a Retiro, en el frente de la villa, desde las casillas ubicadas al fondo del asentamiento, evitando el recorrido por entre los pasillos de Cristo Obrero a Barrio Güemes o Playón.

A la altura de la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sobre la avenida Figueroa Alcorta, el pasaje resulta un lugar conocido por sus accidentes. Hace aproximadamente tres años que funciona la combi y desde ese entonces, estas situaciones se suceden con cierta frecuencia. Hubo casos de electrocución en otros pasajes cercanos y en ese sector, varios accidentes causados por el paso del tren, entre ellos varias muertes.

Existe un proyecto del Ministerio del Interior y Transporte de construcción de un puente peatonal, cuya ejecución se encuentra en su primera etapa, la que va desde la villa 31 hacia la calle Padre Carlos Mugica, restando otras que extenderán la construcción hasta la avenida Figueroa Alcorta.

Este proyecto, una vez concluido, será de gran utilidad para los vecinos del barrio debido a que mejoraría su conexión con el resto de la ciudad y disminuiría la exclusión a la que se encuentran permanentemente sujetos los vecinos de la villa 31.

La empresa que concesionaba el servicio de ferrocarril intentó muchas veces cerrar el pasaje que corre en paralelo a las vías, pero los habitantes de la villa lo resistieron, con cortes de vías y protestas varias, debido a que les resulta un acceso útil y necesario, a pesar de los accidentes, y hasta seguro, en comparación con otros pasajes de ingreso y egreso de la villa. En la salida del pasaje, existe un colectivo que cobra $ 2 por su recorrido, y brinda su servicio de transporte entre las 4 hs. de la madrugada y hasta las 23. Ese medio de transporte es muy utilizado por los vecinos para ir a trabajar y llevar a los niños a la escuela, si bien para emplearlo deben cruzarse las vías, con el alto riesgo que esto supone.

En el caso de la mujer gravemente accidentada, intervino el Juzgado Federal en turno. Las primeras pesquisas se hicieron a través de la División San Martín (Estación del Ferrocarril) de la Policía Federal.

 

ATAJO Constitución: informe socio-ambiental

Durante su primera semana de trabajo, en el ATAJO recién puesto en funcionamiento se atendió y se intervino sobre diferentes problemáticas relacionadas a conflictos de vivienda, familia, documentación y seguridad social.

Entre los casos recibidos, se encuentra el de un hombre de 50 años, que se acercó al ATAJO solicitando un informe de un trabajador social que pueda verificar que no posee los recursos necesarios para afrontar el pago del alquiler de la habitación del hotel donde reside, cuya administradora le comunicó que en caso de no regularizar prontamente sus pagos será desalojado.

El hombre refirió que su esposa padece una enfermedad terminal y tiene dos hijos menores de edad, de 4 y 12 años, con quienes convive en la habitación.

A raíz de ello, el denunciante se presentó con anterioridad ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, organismo que le solicitó la presentación de dicho informe socio-ambiental para poder iniciar una acción de amparo que le permita resolver su situación habitacional. Ese informe será confeccionado en los próximos días por el equipo de trabajadores sociales del Programa ATAJO.

ATAJO Barrio Mitre, Saavedra: violencia de género

Durante la semana concurrió al ATAJO una mujer de 29 años de edad, madre de 5 hijos, con los cuales no tienen contacto, en algunos casos, desde hace 12 años. Las situaciones de violencia de género por las que ha atravesado la mujer se remontan a su adolescencia en la ciudad de Puerto Rico, provincia de Misiones, de donde ella es oriunda. La mujer refirió haberse criado con su madre, su violento padrastro y sus hermanos. La mujer, que fue madre adolescente, narró que a partir de su situación de embarazo es cuando la violencia intrafamiliar comenzó a manifestarse. Su familia, una vez anoticiada de su gravidez, le prohibió todo contacto con su pareja, también de la localidad de Puerto Rico. La joven debió atravesar un embarazo complicado dadas las reiteradas situaciones de violencia psicológica que ejercía su padrastro hacia ella.

A los pocos meses de edad de su hija, la madre de la joven le ofreció la posibilidad de trasladarse a Tandil, en el interior de la provincia de Buenos Aires, para trabajar en el domicilio particular de un lejano familiar, que le ofrecía un lugar a ella y a su pequeña hija. La joven vio allí la posibilidad de un cambio en su vida, y aceptó la invitación, confiando en su madre. Al llegar a Tandil, sin embargo, comenzó un calvario todavía mayor. La familia que se había ofrecido a brindarles ayuda, no existía.  Su “nueva” vida consistiría en pasar 8 meses privada de su libertad en una casa habitada por dos hombres, quienes en reiteradas oportunidades abusaron sexualmente de ella, en ocasiones frente a su hija. Durante el encierro, y producto de los abusos, la mujer quedó nuevamente embarazada de su segundo hijo. Al dar cuenta de los primeros síntomas de embarazo, no obstante, su extrema situación empezó a mejorar: podía salir de casa y hasta se convirtió en “esposa” del captor que la había embarazado. Los malos tratos físicos disminuyeron y la mujer fue “premiada” con mejor comida.

En su afán de salir de esta situación, durante alguna de sus salidas por el barrio la mujer conoció a una vecina con la cual rápidamente entró en confianza y la refirió su situación. La nueva amiga prometió ayudarla y hasta le dio cobijo en su casa, periodo en el cual dio a luz a su segundo hijo. Tanto se comprometió la nueva amiga, que se puso en contacto con la madre de la joven, en Misiones, quien viajó a Tandil. Sin embargo, cuando se encontraron, la madre, en vez contenerla y darle alivio ante la situación que había atravesado su hija, la maltrató y la derivó a un juzgado, donde sin ningún tipo de asesoramiento, y bajo engaños, dio a su segundo hijo en adopción.

Luego de ese trámite, la joven volvió a Puerto Rico, en Misiones, junto a su primera hija y su madre. A partir de allí, lejos de poder romper con el círculo de violencia, el mismo comienzo a replicarse en cada una de sus relaciones de pareja. Itinerante entre Buenos Aires y Misiones, la mujer tuvo otros tres hijos.

Actualmente, la joven no tiene contacto con su primera hija, quien está con la familia paterna. Su tercer hijo también fue dado en adopción. Respecto de los dos últimos, el varón de 6 se encuentra en la localidad de Santa Rita de Misiones, en Paraguay, desde enero pasado, al cuidado de una abuela paterna, con la cual ha perdido comunicación en las últimas semanas. Su hija más pequeña, de 3 años, está junto con su padre (su ex marido) y su abuela.

ATAJO móvil en villa 15: articulación con referentes barriales

La atención móvil con el equipo de ATAJO surgió como una necesidad de llegar a aquellos barrios donde no hubiera agencias del Programa de Acceso a la Justicia instaladas de manera permanente, para poder satisfacer las distintas consultas de los vecinos. El ATAJO móvil cuenta con una camioneta utilitaria, que próximamente estará equipada con computadoras, impresoras, escritorios y teléfono, que permitirán la instalación en cualquier territorio, y brindar atención inmediata acorde a la demanda y a las situaciones de urgencia que se vayan presentando.

La llegada a esas poblaciones implica interactuar con los distintos referentes comunitarios que se encuentran en esos territorios desde hace tiempo, presentarse ante ellos, difundir los objetivos institucionales del Programa ATAJO y dar a conocer las herramientas de intervención, para sumarlas a las ya disponibles en esos barrios, potenciarlas, y dar respuestas más eficaces.

A principios de abril, el ATAJO móvil comenzó con su equipo, a atender en la Villa 15, Barrio General Belgrano, conocida como Ciudad Oculta, en el límite entre Lugano y Mataderos. El Director del Programa de Acceso Comunitario a la Justicia, junto con parte del equipo de ATAJO, se reunió con referentes de las distintas organizaciones que trabajan en ese asentamiento, a fin de coordinar el trabajo. Así, el ATAJO alternó su actuación en distintos puntos de la villa. Primeramente, concurrió al sector conocido como “Las Tiras”, donde funciona la Comisión Vecinal. Lo mismo ocurrió en el Salón de Usos Múltiples y en la sede de las organizaciones sociales y políticas que tienen presencia activa en la villa. Además, trabó contacto con Carmen, de la radio “La Milagrosa”, que emite a un costado del edificio abandonado conocido como Elefante Blanco. Allí funciona un centro cultural, que brinda talleres sobre armado y edición de videos, dirigido a adolescentes. También, el equipo móvil de ATAJO recorrió el barrio llamado Scapino, que es más nuevo, y Alvariño donde funciona el espacio interministerial.

Asimismo, está proyectado extender el ATAJO móvil a la villa Rodrigo Bueno, en Costanera Sur, donde el Programa fue convocado a intervenir, a raíz del caso de Gastón, un chiquito de 13 años que cayó en un pozo ciego.

En cierta oportunidad, mientras recorría el barrio, la abogada del ATAJO advirtió que uniformados de la Prefectura habían detenido a dos jóvenes, de 15 años, a quienes se los acusaba de haber robado un teléfono celular. Sin embargo, al ser requisados, ninguno de los dos tenía en su poder celular alguno. Uno de los jóvenes se encontraba lastimado. El equipo móvil se entrevistó con los mismos, quienes manifestaron que si bien no habían sido agredidos físicamente durante el procedimiento, los oficiales de la prefectura no evitaron que el padre de un joven que decía haber sido robado los golpeara. En vez de impedir la violenta situación, los prefectos la observaban con total pasividad.

Ante la intervención de ATAJO, el responsable del operativo, identificado por su nombre y cargo en la fuerza de seguridad, brindó las explicaciones del caso. Luego de transcurrido un lapso en que la víctima no quisiera realizar la denuncia, los jóvenes fueron puestos en libertad.