24 de septiembre de 2017
24 de septiembre de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Pronunciamiento del fiscal general de Neuquén, Miguel Palazzani
Dictaminaron que prevalece el interés superior de una niña en estado de vulnerabilidad frente a la detención de su mamá
La mujer está detenida lejos y no tienen contacto. Los especialistas señalaron que la niña de 11 años -bajo el cuidado de su abuela enferma- está siendo afectada en su desarrollo emocional y que deben estar cerca para evitar que siga sufriendo. El representante del MPF consideró que el arresto domiciliario es “perfectamente compatible en la modalidad de vigilancia electrónica”.

El fiscal general ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Neuquén, Miguel Palazzani, dictaminó en favor de conceder el arresto domiciliario con vigilancia electrónica a una mujer que se encuentra detenida en la Unidad 13 de Santa Rosa, para que así pueda estar en contacto con su hija de 11 años. De acuerdo a las intervenciones de diversos especialistas, la familia atraviesa una situación “de vulnerabilidad múltiple”, que en el caso de la niña se ve agravado con la afectación a su desarrollo emocional, la integración al sistema educativo y a su bienestar físico y mental por la imposibilidad de estar con su madre.

Al emitir su opinión, el representante del Ministerio Público Fiscal compartió los fundamentos de la Defensa Oficial, del Asesor de Menores y de diversos profesionales, de los que se desprende la situación que atraviesa la familia. La madre se encuentra detenida en Santa Rosa y el contacto con su hija “es virtualmente nulo”: La niña se encuentra al cuidado de su abuela, que está enferma. Las opiniones de los especialistas coincidieron en que necesita a su mamá cerca para evitar seguir sufriendo de la forma en que lo está haciendo. “Ninguna norma jurídica puede estar por encima de eso”, aseveró Palazzani.

En un informe aportado por la Escuela, su directora contó que la niña “se acercaba a su docente para dar y recibir un abrazo en silencio”.

“De mantenerse este estado de cosas (madre pobre, presa y lejos) hay una sola cosa de la que podemos estar seguros: se agrava el nivel de vulnerabilidad de N., se afecta su desarrollo emocional, sus potencialidades, su integración al sistema de educación formal, su bienestar físico y mental; en definitiva, estamos ante una niña en los primeros años de su vida y desarrollo que está sufriendo las consecuencias del encierro de su madre”, graficó el fiscal general.

Palazzani destacó que en la ponderación de las situaciones -el cumplimiento de la pena impuesta y el derecho e interés superior de los niños- “es claro que se impone” el último, “pero en el caso, además, es perfectamente compatible la prisión domiciliaria en la modalidad de vigilancia electrónica”. En ese marco, señaló que las normas deben adecuarse “a los principios que emanan de nuestra Constitución Nacional y de los Tratados Internacionales que se han incorporado a la misma, que, para el caso concreto, nos mandan tutelar y proteger por encima de cualquier otra cuestión, el interés superior de los niños y niñas”.

En un informe aportado por la Escuela, su directora contó que la niña “se acercaba a su docente para dar y recibir un abrazo en silencio”. “Esa es la manifestación objetiva de un proceso de carencias y afectación muchísimo más profundo y, además, de lamentable irreparabilidad para toda su vida. Podemos interrumpirlo y aliviarlo”, concluyó el representante del MPF.