28 de julio de 2017
28 de julio de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento del fiscal federal Leonel Gómez Barbella
Piden enjuiciar al único detenido por la desaparición de Stella Maris Sequeira
Se trata de Miguel Ángel Franco, quien reconoció haber efectuado llamados extorsivos a la pareja de la mujer, cuyo paradero se desconoce desde el 29 de diciembre de 2016.

El responsable de la Fiscalía Federal N°1 de Lomas de Zamora, Leonel Gómez Barbella, le requirió al titular del Juzgado Federal N°1 de dicha jurisdicción, Alberto Santa Marina, que eleve a juicio la investigación seguida contra Miguel Ángel Franco, en orden al delito de encubrimiento agravado por ser el hecho precedente especialmente grave y por haberse cometido con ánimo de lucro.

Franco fue detenido el pasado 10 de enero, en el marco de la investigación desarrollada por la fiscalía en relación a la desaparición de Stella Maris Sequeira, quien fue vista por última vez el 29 de diciembre de 2016, cuando salió de su casa en la localidad bonaerense de Ezeiza.

La investigación.

La pesquisa se inició el 1° de enero de 2017, cuando la pareja de la víctima, el abogado Rubén Carrazone denunció haber recibido llamadas donde le refirieron tener secuestrada a la mujer, para lo cual debía entregar dinero. Sin embargo, nunca se acordó pagar el rescate ni tampoco se supo nada sobre el paradero de Sequeira.

En un primer momento, la fiscalía trabajó sobre la hipótesis del secuestro extorsivo de la mujer, en virtud de lo cual se requirió la intervención de las líneas telefónicas de la víctima, el abogado y del domicilio donde convivían. También se requirió información al Centro de Búsqueda de Personas de la Policía Federal Argentina, que hizo saber que Sequeira no se hallaba internada en ningún hospital ni en la Mirgue Judicial, como así tampoco en ninguna morgue provincial, ni había salido del país.

También la fiscalía requirió el análisis de las cámaras de seguridad cercanas a la vivienda de la mujer, pero no obtuvieron resultados y se efectuó una inspección ocular en la vivienda de la pareja, donde se encontraron manchas hemáticas en la puerta de un ropero, en la ducha, y en algunos de los vehículos que solían utilizar la mujer y Carrazone. También se allanó el comercio gastronómico en el cual la mujer había invertido y se encontraron elementos con rastros de sangre y otros objetos de interés para la investigación.

Las pruebas recabadas durante la pesquisa y los testimonios brindados por personas allegadas a la víctima, sumado a “que en el domicilio de Sequeira se encontró su cartera con documentación personal, no se verificó faltante de ropa ni elementos de aseo que permitan suponer que abandonó su vivienda, no mantuvo contactos personales con su familia ni amistades, su teléfono permaneció inactivo, no se llevó el vehículo que habitualmente conducía y se encontraron residuos de sangre en al menos dos lugares de la vivienda, todo lo cual abona a que la ausencia de la víctima desde el día 29 de diciembre del año 2016 hasta la fecha se produjo con violencia sobre su persona o contra su voluntad, pudiéndose tratar de un femicidio o de una privación ilegal de la libertad con la duración mayor a un mes”.

Por otra parte, se siguió la pista del origen de las llamadas extorsivas. Así, la División de Tecnologías Aplicadas en Función Judicial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires analizó las comunicaciones recibidas en el celular de Carrazone, lo que permitió llegar hasta Miguel Ángel Franco, un ex convicto que colaboraba con el abogado.

El pasado 10 de enero se allanó la vivienda de Franco y se procedió a su detención. En su indagatoria, el imputado sostuvo que había realizado los llamados a pedido del abogado, quien prometió abonarle $20.000 a cambio del favor. Asimismo, el hombre refirió que la primera llamada la efectuó un conocido del barrio donde vive su hija, a través de un teléfono público –cercano a la intersección de las Rutas N°8 y N°23- mientras que la otra comunicación la efectuó él mismo, para lo cual utilizó un chip que le brindó Carrazone.

A fines de enero, la defensa de Franco solicitó al juez Santa Marina su excarcelación, pero el magistrado se la denegó, en consonancia con lo dictaminado por el fiscal Gomez Barbella, quien había entendido que el otorgamiento del beneficio podría entorpecer el avance de la investigación y colaborar para que otros partícipes del hecho pudiesen eludir el accionar de la justicia. Oportunamente, la sala 3 de la Cámara Federal de La Plata había confirmado el procesamiento en los términos solicitados por la Fiscalía Federal n°1.

En su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Gómez Barbella consideró que “el avanzar de la investigación ha logrado conmover la hipótesis primigenia del delito de secuestro extorsivo del que habría sido víctima Sequeira –dado que desde el 1° de enero no se volvió a formular exigencia dineraria alguna- y las pruebas colectadas indican con el grado de certeza exigido en esta etapa procesal, que Franco ha prestado ayuda a eludir las investigaciones a los presuntos autores de la conducta grave que tuviera como víctima a Stella Sequeira, mediante llamados telefónicos con interpósita persona, incluso desde su aparato celular hacia el abonado de Carrazone, pareja de la víctima, el día 1° de enero del año en curso”.

En tal sentido, el representante del Ministerio Público Fiscal señaló que “los sucesivos cambios en las exposiciones defensivas de Franco permiten sostener su conocimiento en la colaboración de los presuntos autores materiales de la desaparición de Sequeira, ya que el propio imputado reconoció finalmente haber realizado los llamados cuestionados por interpósita persona bajo la promesa de recibir suma dineraria de veinte mil pesos”, en virtud de lo cual solicitó que sea enjuiciado como autor penalmente responsable del delito de encubrimiento agravado por ser el hecho precedente especialmente grave y por haberse cometido con ánimo de lucro.