25 de mayo de 2018
25 de mayo de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Federal N°1 de Morón y la UFESE
Piden procesar a cuatro hombres que integraban una banda dedicada a secuestros extorsivos y delitos contra la propiedad
Los imputados perpetraron distintos robos a locales comerciales, transportes de carga y privaron de la libertad a una mujer para exigir rescate por su liberación.

Los responsables de la Fiscalía Federal N°1 de Morón y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), Sebastián Lorenzo Basso y Santiago Marquevich, le solicitaron al titular del Juzgado Federal N°3 de esa jurisdicción, el procesamiento de cuatro hombres acusados de integrar una asociación ilícita que cometió un secuestro extorsivo y distintos delitos contra la propiedad, en la zona oeste del conurbano.

En su presentación, los representantes del Ministerio Público Fiscal establecieron –en base a tareas de campo, análisis de información obrante en bases de datos de acceso público, escuchas telefónicas y distintos procedimientos- que los cuatro imputados conformaron una asociación ilícita, la cual contaba con “un grado de organización y logística suficiente que les permitió realizar distintos tipos de atracos”. También destacaron “la capacidad de reclutamiento de personas dispuestas a participar en las fechorías que cometía la organización, la utilización de elementos sofisticados para perpetrar los robos que a diario cometían (entre ellos, un equipo apto para inhibirlos equipos de geolocalización, el empleo de armas de fuego de distintos tipo de calibre y vestimenta de personal policial)”.

De acuerdo a la fiscalía, la asociación habría operado entre principios del mes de abril de este año y hasta el día 24, cuando fueron detenidos. Tenía como objetivo principal cometer robos de camiones con mercadería en tránsito, aunque también perpetraron sustracciones a farmacias, personas y un secuestro extorsivo.

Robos, secuestro y detenciones

En la tarde del 17 de enero, tras cerrar su local comercial, un padre y su hija fueron interceptados por la banda –que circulaba en un Peugeot 2008- en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. Tres de los imputados amedrentaron con armas de fuego a las víctimas y las obligaron a entregarles sus pertenecías y a descender del Volkswagen Gol. Así, los delincuentes se apropiaron de una pistola semiautomática Bersa 9.mm, $75.000, 10.000 Euros, dos teléfonos celulares, documentación personal de las víctimas y el vehículo en el que circulaban, que fue encontrado abandonado en San Justo.

Alrededor de las 7 de la mañana del 12 de marzo la banda interceptó a una mujer cuando regresaba su domicilio en Isidro Casanova. Vestidos como policías y con portando armas, obligaron a la víctima a bajar de su auto y se la llevaron cautiva. Tras pedir inicialmente un rescate de $2.000.000, finalmente liberaron a la mujer a cambio de $400.000, unas horas después, en González Catán.

El raid delictivo continuó el 21 de abril de 2018, cuando uno de los integrantes de la organización se hizo pasar por un cliente de una farmacia que necesitaba ser inyectado por una dolencia. Una vez dentro del vacunatorio, el delincuente apuntó al empleado y lo redujo junto a sus compañeros, mientras un cómplice se apropiaba de los $8.000 que había en la caja registradora, remedios y los celulares de los empleados.

Dos días después, parte de la banda intentó apoderarse de la mercadería que era transportada por un camión Mercedes Benz, cuando circulaba por La Matanza. Sin embargo, desistieron del robo al ser sorprendidos por la Policía –que estaba al tanto de la maniobra, en virtud de las escuchas telefónicas que se practicaban sobre las comunicaciones de algunos de los integrantes de la banda-. Al día siguiente, el 24 de abril, los encausados fueron detenidos por personal policial, en el domicilio de uno de los integrantes de la banda, cuando se disponían a ir a cometer otro robo.

Reconocimientos y pedido de procesamientos

Luego de ser detenidos, se practicaron diversos allanamientos en las viviendas de los imputados, donde se secuestraron armas de fuego y algunos objetos que habían sido sustraídos durante los hechos denunciados. Además, las víctimas identificaron –a través de reconocimientos fotográficos y ruedas de personas- a dos de los implicados en los sucesos que los perjudicaron.

Así, en base a las pruebas colectadas durante la pesquisa, los fiscales Basso y Marquevich requirieron que uno de los imputados fuera procesado en orden al delito de asociación ilícita –en su calidad de jefe-, en concurso con dos hechos de robo agravado por la intervención de tres o más personas, por la utilización de armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada y por haberse cometido en poblado; robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado y por tratarse de mercaderías transportadas por cualquier medio, en grado de tentativa; robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada y por haberse cometido en poblado en grado de tentativa; y como coautor del secuestro extorsivo agravado por la intervención de tres o más personas y la obtención de rescate.

Se solicitó el procesamiento de otro de los imputados como jefe de asociación ilícita, en concurso real con el delito de robo agravado por la intervención de tres o más personas, por la utilización de armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada y por haberse cometido en poblado; robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado y por tratarse de mercaderías transportadas por cualquier medio, en grado de tentativa; robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado en grado de tentativa y autor de tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil condicional.

Asimismo, los representantes del Ministerio Público Fiscal pidieron el procesamiento con prisión del tercer imputado como colaborar de asociación ilícita, robo agravado por la intervención de tres o más personas, por la utilización de armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada y por haberse cometido en poblado y robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado en grado de tentativa, mientras que para el restante encausado se solicitó su procesamiento también como colaborar de asociación ilícita; ; robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado y por tratarse de mercaderías transportadas por cualquier medio, en grado de tentativa y robo agravado por la intervención de tres o más personas, por la utilización de armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada y por haberse cometido en poblado y robo agravado por la intervención de tres o más personas con la utilización de armas cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada, por haberse cometido en poblado en grado de tentativa.

Además, los fiscales Basso y Marquevich pidieron que los procesamientos fueran dictados con prisión preventiva, dado que aún restan medidas probatorias que permitan identificar y aprehender a otros delincuentes que protagonizaron los hechos, y por que “todos ellos poseen innumerables antecedentes y condenas anteriores por hechos graves” y dos de ellos, no podrían estar libres ya que uno se había fugado del Complejo Penitenciario de Ezeiza y el otro había sido expulsado del país por su historial criminal.