17 de diciembre de 2017
17 de diciembre de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervendrá el fiscal general Diego Velasco
Un ex director ejecutivo del PAMI será juzgado por defraudación a la administración pública desde el 20 de diciembre
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 fijó la fecha de inicio del juicio. Se investiga el presunto desvío de dinero a través de la adquisición de letras del Tesoro, fondos que se hacían pasar como excedentes. Según la acusación, la maniobra atribuida a Luciano Di Cesare fue en perjuicio de la calidad de los servicios prestados por la obra social.

El ex director ejecutivo del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP – PAMI), Luciano Di Cesare, será juzgado desde el 20 de diciembre por el delito de defraudación a la administración pública por el presunto desvío de fondos desde el organismo para la compra de letras del Tesoro Nacional. Así lo dispuso el Tribunal Oral Federal N°2, que estará a cargo del debate en el que el fiscal general Diego Velasco intervendrá en representación del Ministerio Público Fiscal.

Al término de la etapa de instrucción de la causa, el fiscal federal Franco Picardi había considerado que la maniobra habría tenido lugar entre los meses de diciembre de 2008 y 2012 por un monto cercano a los 15 mil millones de pesos y se originó “en ocasión en la que quien fuera Secretario de Finanzas de la Nación, Hernán Gaspar Lorenzino”, invitara mediante oficio dirigido al entonces director ejecutivo del Instituto, Di Cesare, “a evaluar la posibilidad de suscribir ‘Letras de la Tesorería Nacional’, a noventa (90) días con los excedentes financieros que poseyera el organismo a su cargo”. Según el requerimiento de elevación a juicio, la inversión financiera “ha resultado perjudicial para el cumplimiento de los fines prestacionales y asistenciales del organismo”. Al respecto, se remarcó que ello pudo realizarse “durante el prolongado período de cinco años”, como consecuencia de las “sucesivas renovaciones y superposición de suscripciones”, las “deficiencias en el registro de contabilidad” del INSSJP-Pami, la “laxitud de los controles internos” y la “imposibilidad de control de las cuentas por parte de organismos externos”.

La pesquisa concluyó que el desvío se produjo a partir de un “presunto excedente de recursos en las arcas del instituto prestacional”, construido “a partir de injustificadas demoras en los pagos a los proveedores, en la inversión y mantenimiento de las instalaciones, en la disminución de la calidad de los servicios prestados y en la tolerancia de las situaciones de déficit prestacional, económico y financiero”. De ello dieron cuenta informes elaborados por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la Auditoría General de la Nación (AGN).

Las sumas de dinero identificadas que se destinaron a la inversión en letras  fueron: del 17/12/2008 al 23/12/2008: $ 880.000.000; del 23/12/2008 al 17/09/2009: $ 1.000.000.000; del 17/09/2009 al 26/10/2009: $ 1.630.000.000; del 26/10/2009 al 23/12/2009: $ 2.130.000.000; del 23/12/2009 al 23/04/2012: $ 2.830.000.000; del 23/04/2012 al 19/06/2012: $ 2.330.000.000; del 19/06/2012 al 10/09/2012: $ 1.630.000.000; del 10/09/2012 al 10/10/2012: $ 1.230.000.000; del 10/10/2012 al 10/11/2012: $ 820.000.000; y del 10/11/2012 al 10/12/2012: $ 410.000.000.

Una vez radicada la causa ante el Tribunal de juicio, se dispuso la realización de medidas suplementarias. Ahora, se fijó la fecha de inicio del debate oral y público en el que Di Cesare será el único acusado.