24 de septiembre de 2017
24 de septiembre de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
A pedido de los fiscales Miguel Palazzani y José Nebbia
Bahía Blanca: detuvieron a cinco ex marinos por crímenes de lesa humanidad
La decisión fue adoptada por el juez López da Silva. Los imputados serán indagados en las próximas horas. Dos de ellos están en la cárcel de Bahía Blanca, otros dos en la Alcaidía de los tribunales porteños y el restante, detenido en su domicilio. Se les imputan secuestros, torturas, homicidios, desapariciones y asociación ilícita.

El juez federal de Bahía Blanca, Walter López da Silva, hizo lugar al pedido de la Unidad Fiscal que investiga el terrorismo de Estado en esa ciudad y ordenó y concretó ayer las detenciones de cinco ex oficiales de la Armada, imputados por crímenes  de lesa humanidad en el marco de una asociación ilícita.

Los ex marinos, detenidos por la Policía de Seguridad Aeroportuaria, serán indagados en las próximas horas. La resolución dio cauce a un pedido formulado el 11 de agosto de 2016 por el fiscal general Miguel Ángel Palazzani y el fiscal ad hoc José Nebbia.

El detenido con mayor rango durante la dictadura es el ex capitán de navío y jefe del Departamento de Operaciones del Comando de Operaciones Navales, Rodolfo Carmelo Francisco Luchetta, quien está acusado de secuestros y aplicación de tormentos en perjuicio de 25 víctimas, tres de las cuales fueron asesinadas y otras trece desaparecidas tras sus homicidios.

El Comando de Operaciones Navales donde se desempeñaba Lucheta tenía su sede en la Base Naval Puerto Belgrano y era la máxima autoridad operativa en la Armada, encargada de planear, conducir y supervisar todas las acciones. Esa unidad se hallaba subordinada al Comando en Jefe de la Armada, y tenía bajo su dependencia a los Comandos de las Fuerzas de Tareas, informó la Unidad Fiscal bahiense.

Luchetta es el único de los cinco detenidos que, en razón de su edad -tiene 90 años- y salud, quedó alojado en prisión domiciliaria.

Otro de los detenidos es el ex teniente de corbeta y ex jefe de Personal, jefe de Logística y Ayudante del Comandante del Batallón Comando de la Brigada de Infantería de Marina Nº1, Pedro Eduardo Giromini, imputado por el secuestro de una víctima, el secuestro y las torturas de otras 18 y el secuestro, tortura, asesinato y desaparición de otras seis.

La nómina se completa con el ex teniente de fragata y ex jefe de la Compañía Pitón de aquella unidad, Mario José Bilesio, el ex teniente de navío y ex jefe de la misma compañía, Heberto José Rubattino, y el ex suboficial mayor electricista Luis Oscar Conti, quien se desempeñó en el Centro de instrucción y Adiestramiento de Máquinas y Electricidad de la Base Naval Puerto Belgrano.

Los tres están imputados por los delitos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos en perjuicio de 27 víctimas.

Bilosio y Conti fueron alojados tras su detención en la Unidad Penal 4 de Villa Floresta, en Bahía Blanca, mientras que Rubattino y Giromini -cuyo nombre trascendió públicamente porque es uno de los gerentes de la empresa estatal Intercargo, que presta servicios en los aeropuertos- están privados de su libertad en la Alcaidía (Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal) de los tribunales porteños.

Ya fueron elevados a juicio dos tramos de la denominada "causa Armada". El último de ellos, conocido como "Armada II", aborda la responsabilidad de 19 acusados por secuestros, torturas y, en algunos supuestos, el asesinato, de las víctimas, un total de 68. En la primera causa juzgada, durante el debate oral de la causa finalizado en 2015, 65 de aquellos casos resultaron acreditados. En esa oportunidad el TOCF condenó a prisión perpetua a 18 ex militares y dictó penas de entre 8 y 18 años de prisión para otros cuatro.