23 de marzo de 2017
23 de marzo de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El debate oral y público ingresa en su quinto año de audiencias
Esma: en el tramo final, se renuevan los intentos de frustrar la culminación del juicio
Los fiscales Abel Córdoba y Ángeles Ramos señalaron que la nueva recusación "sin motivo" del juez Obligado impulsada por la defensa de casi la mitad de los acusados y la licencia por razones médicas de la jueza Palliotti ponen en peligro la finalización del debate.

La recusación del juez Daniel Obligado y la licencia por razones médicas de la jueza Adriana Palliotti paralizaron una vez más y por una semana el trámite del extenso debate oral y público por los crímenes en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), que se espera que retome las audiencias la próxima semana. "La causa empieza a atravesar dificultades que son capaces de desestabilizar la continuidad y culminación del juicio", advirtieron el fiscal general Abel Córdoba y la fiscal federal Ángeles Ramos.

"Están absolutamente dadas todas las condiciones procesales y materiales para la culminación del juicio en muy poco tiempo", remarcaron, y pusieron de relieve que "asegurar hoy que eso efectivamente ocurra y que el proceso tramite con los tiempos regulares de juicio está en manos del tribunal".

El juicio en la denominada causa ESMA Unificada es uno de los procesos más grandes de la historia judicial de nuestro país, con 54 acusados y 798 víctimas. Para la Fiscalía la situación podría convertirse en riesgosa para la continuidad del proceso que va a cumplir su quinto año de audiencias y que, según evalúan los representantes del Ministerio Público Fiscal, debería culminar en el primer semestre de este año si se asume seriamente un cronograma.

"Que el proceso tramite con los tiempos regulares de juicio está en manos del tribunal", señalaron los fiscales.

"Sabemos que es la última posibilidad que tienen los procesados de dar por tierra con el juicio y esto se confirma con maniobras para recusar a jueces sin motivo", señaló el fiscal Córdoba, tras conocerse la recusación que interpusieron los abogados particulares Guillermo Fanego y Sebastián Olmedo Barrios, que representan a casi la mitad de los acusados.

En efecto, los defensores reclamaron el apartamiento del juez Daniel Obligado. La incidencia aún no fue resuelta porque los otros dos jueces que debían abocarse a dar una respuesta, Palliotti y Leopoldo Bruglia, se excusaron de intervenir por "violencia moral". Por ese motivo, desde el 16 de febrero se aguarda el sorteo de los camaristas que tratarán la recusación.

Paralelamente a esta situación, la jueza Palliotti tomó licencia por una semana por razones médicas, hasta el 1° de marzo, y no puede descartarse que esa situación se prolongue. Entre las causas de nulidad de un debate oral y público está su paralización por más de diez días hábiles, según establece el Código Procesal Penal de la Nación.

En este contexto, si prospera el planteo insólito de la defensa, que coincide con la afección temporal a la salud de la magistrada, el único juez suplente, Pablo Bertuzzi, sería insuficiente para completar el tribunal que debe dictar sentencia en los próximos meses.

Una responsabilidad del tribunal

El alargamiento del trámite de este debate ha sido denunciado por el Ministerio Público Fiscal a lo largo de todo el proceso. La Fiscalía ha reclamado infructuosamente que se fijen y se respeten los cronogramas.

"La inminencia de la justicia es existencialmente relevante para las víctimas y familiares, y seguramente inquietante para los acusados. Por eso, la Fiscalía en todos estos años de juicio oral dispuso todos los medios y su actividad procesal constante para asegurar que este juicio tramite en su totalidad hasta su culminación, que no es meramente formal, ya que se espera hace muchos años que el Poder Judicial emita la sentencia por los crímenes en la Esma", señalaron Córdoba y Ramos.

Con el correr de los años, el juicio fue bajando la intensidad de trabajo: en 2012 se concretaron 15 audiencias (el juicio comenzó con audiencias periódicas recién en noviembre de ese año); en 2013 hubo 107; en 2014, 85; en 2015, 71. El año pasado se concretó la misma cantidad de audiencias que en 2015, pero menor cantidad de horas.

El paso del tiempo ya se llevó a 14 acusados del proceso, que había comenzado con 68. En diciembre de 2015 la Fiscalía completó su alegato y pidió la condena para los 56 acusados que estaban por entonces en juicio. A principios de 2016 alegaron las querellas y luego continuaron las defensas, que aún no culminaron sus intervenciones.