05 de octubre de 2022
05 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: “Era como que estábamos rompiendo papeles”
Un ex integrante del Juzgado que encabezaba Juan José Galeano se refirió así a la destrucción de videos que contenían declaraciones registradas con cámaras ocultas. La defensa de Rubén Beraja adelantó que el ex titular de la DAIA ampliará su indagatoria.

El juicio por el encubrimiento y la desviación de la investigación del atentado a la AMIA continuó hoy, con una audiencia en la que declaró otro ex integrante del Juzgado Federal N°9, quien intervino en la instrucción de la causa y era encabezado por Juan José Galeano. En representación del Ministerio Público Fiscal, intervinieron los co-titulares de la Unidad Fiscal AMIA Roberto Salum y Sabrina Namer, junto al fiscal ad-hoc Miguel Yivoff.

El testigo Agustín Gamboa relató que entró a trabajar en 1993, pero que no fue hasta 1995 cuando empezó a desempeñar tareas vinculadas a la pesquisa por el ataque terrorista cometido el 18 de julio de 1994. Al respecto, fue consultado por la “pista siria” que apuntaba contra Alberto Kanoore Edul hijo:, consideró que los elementos más importantes eran la conversación telefónica mantenida por el empresario con Carlos Telleldín “por la compra de una camioneta” y su agenda, entre cuyos contactos se encontraba Mohsen Rabbani, el ex Consejero Cultural de la embajada de Irán con pedido de captura internacional. Una de las hipótesis acusatorias en este debate es que existió una deliberada maniobra que tuvo como finalidad “proteger, encubrir y proveer” a la familia de origen sirio por una orden del entonces presidente Carlos Menem. Gamboa dijo que en las oficinas del Juzgado Federal se escucharon “rumores” sobre la relación entre la familia Menem-Yoma y Kanoore Edul, pero negó que hubieran existido llamados para desistir de esa línea investigativa. En ese sentido, aseguró que en ese legajo “se investigó considerablemente”.

Por otro lado, fue consultado por las partes respecto de los videos que se guardaban en el Juzgado. En primer lugar, reconoció la existencia de “dos equipos de filmación” para el repaso de las declaraciones, que supuso fueron instalados “por la SIDE”, aunque estimó que “no fueron muchas” las grabaciones que se hicieron. “La entrevista que salió en los medios” se filmó allí, confirmó respecto de los videos difundidos en 1997 en el que aparecen Galeano y Telleldín. Cuando notaron el faltante de un video -que originó un sumario administrativo y una causa penal- Galeano ordenó la destrucción de los restantes, que tenían “original y copia”. “Los cortamos, quemamos las cintas y tiramos a la basura”, explicó. Ante una pregunta, dijo que no le llamó la atención porque “era como que estábamos rompiendo papeles”.

Respecto del pago realizado al reducidor de autos para que en una ampliación de su declaración indagatoria involucre a los policías bonaerenses -como sostiene otra de las acusaciones-, refirió que se enteró durante el juicio oral, que culminó en 2004 con la absolución de todos los imputados. “Cuando me enteré del pago no hice nada, me sorprendí”, contestó. Y manifestó que entre los integrantes del juzgado “no hubo acción ni debate interno”.

Antes de que termine la audiencia, la abogada de Rubén Beraja, Valeria Corbacho, hizo saber al Tribunal la intención por parte del ex titular de la DAIA de ampliar la declaración indagatoria. El presidente del tribunal indicó que se programará una audiencia para que se lleve a cabo.

El juicio oral y público, que lleva adelante el Tribunal Oral Federal N°2 en el edificio de Comodoro Py 2002, se reanudará el jueves 22 de septiembre. Para esa jornada, se prevé la declaración de los testigos Gloria López y Jorge Damonte, quien llegara a ejercer como fiscal sin contar con el título de abogado y habría ayudado a Telleldín a escribir un manuscrito con su versión de los hechos, durante el tiempo que compartieron una celda de la cárcel de Devoto.