05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Articulación en el territorio
Cooperativas de trabajo: una experiencia compartida entre la OFINEC y ATAJO
Esta semana, funcionarios de la Oficina de Investigación Económica y Análisis Financiero asistieron a la Agencia Territorial ubicada en la Villa 21-24 para colaborar con la problemática que habían manifestado algunos vecinos en torno al funcionamiento de una cooperativa. Además, acordaron en seguir trabajando en programas de capacitación.

Alrededor de las 15:30, llegan Estela, Mario y Omar. Sus nombres reales son otros, pero darlos a conocer podría perjudicarlos. Aún más. Desde hacía una hora, Eleonora, Macarena y Andrés, funcionarios de la Oficina de Investigación Económica y Análisis Financiero (OFINEC), los esperaban en la oficina de ATAJO ubicada en la Villa 21-24 conversando con el personal del Ministerio Público. Entre otras cosas, se interiorizaron sobre el trabajo que realizan a diario allí, las necesidades de la gente, la forma que tienen de vincularse con los vecinos del barrio. “El trabajo es mucho, pero reconfortante”, dijo una de las chicas de ATAJO.

En la forma en la que se recibe a una persona que hasta el momento no se conoce, probablemente se anticipe el resto de la relación con ella. O al menos eso parecen tener en cuenta tanto los chicos de la OFINEC como Estela, Mario y Omar, quienes coinciden en ignorar cualquier tipo de protocolo desarrollado por el imaginario judicial. Mientras toman asiento en el “auditorio” improvisado para la ocasión, Estela pide disculpas, dice que había tenido que hacer algunos trámites personales y que a los hombres les habían salido algunas “changas”. Desde luego, no hay nada que disculpar. Hace varios meses que la cooperativa de trabajo de la que forman parte no les da, justamente, espacio para trabajar y, por consiguiente, no les paga. Por ese motivo habían concurrido al ATAJO días atrás.

El director del Programa de Acceso a la Justicia, Julián Axat, y la titular de la OFINEC, Judith König, venían entablando contacto para empezar ver de qué manera podían colaborar mutuamente con problemáticas vinculadas a las cooperativas. En concreto, desde que los ATAJO se fueron abriendo en distintos puntos de la ciudad, algunas de las consultas que recibieron tuvieron que ver con la posibilidad de armar cooperativas de trabajo, así como también con problemas que se suscitaron en organizaciones ya conformadas. Es por esto que la primera experiencia de trabajo territorial se concretó para este día, con vecinas y vecinos de la Villa 21-24/NHT Zavaleta.

Los chicos de la OFINEC que asisten al encuentro son Eleonora Feser, Macarena Bertran y Andrés Alvez, quienes cuentan con amplia experiencia en el desarrollo de estas figuras de autogestión. Por eso, lo primero que hacen es escuchar a los tres que pudieron estar presentes esa tarde. “Somos varios más”, dice Estela, “alrededor de diez en la misma situación, pero muchos tuvieron que trabajar y por eso hoy no pudieron venir”.

El cooperativismo, una forma de progreso

Se sabe que las cooperativas de trabajo aparecieron en el país como respuesta a un sistema económico injusto. En cierta medida, fue la solución que encontraron ciertos sectores de trabajadores para recuperar el empleo, el lugar de labor y la producción. En ese sentido, las cooperativas se conformaron como estructuras en las que todos sus integrantes pasan a ser socios y socias que, mediante su trabajo en común, realizan cualquier actividad económica de producción de bienes o servicios para terceros.

A medida que fueron creciendo en número y relevancia social, también empezaron a tejer relaciones tanto con el Estado nacional como los provinciales y el de la Ciudad de Buenos Aires. Por lo general, lo hacían mediante programas sociales que contemplaban al cooperativismo como herramienta eficaz para favorecer la creación de empleo y estimular la participación colectiva.

Sin embargo, dentro de esta herramienta que ha logrado un importante empoderamiento de los sectores más vulnerables del entramado social, a veces se han detectado casos irregulares, en los que las cooperativas se conformaron como instrumentos de precarización laboral, o bien, de aprovechamiento de la vulnerabilidad de aquellos hombres y mujeres que se acercaban a esos espacios en busca no sólo de trabajo sino de una puerta que les permitiera transitar el camino hacia una vida más digna.

Una respuesta al problema

Estela, Mario y Omar plantearon lo que les había sucedido durante el último tiempo con la mujer que hacía pasarse como “jefa” de la cooperativa, y no como una socia más. Contaron cómo era el régimen laboral, de qué manera se les pagaba, el dinero que les descontaban sin causa, y las “sanciones” que recibían, que por lo general consistían en doblegar la esencia de toda cooperativa: apartar a la gente, quitarle el trabajo.

A partir de ello, los chicos de la OFINEC comenzaron a desmembrar y esclarecer el panorama sobre cómo funciona y para qué sirve una cooperativa. Luego, Eleonora les preguntó qué deseaban lograr. “Volver a trabajar”, “que se nos respete”, “que se reconozcan nuestros derechos”, son algunas de las frases que responden Estela, Mario y Omar. Sobre esa base, Eleonora pasa a explicar cuáles son los pasos a seguir. “Averiguar la situación legal de la cooperativa”, “analizar su situación económico-financiera”, “llamar a asamblea”, cada uno de estos ítems deberán desarrollarse de manera cronológica y cumpliendo ciertos pasos. Eleonora los explica y junto con ello, tanto Estela como Mario y Oscar empiezan a vislumbrar un panorama mucho más claro para su problema.

“Nos sentíamos como si no existiéramos. Anímicamente, la moral la teníamos por el piso”, dice Estela cuando finaliza el encuentro. Después agradece la ayuda y junto con Mario y Omar se despiden de todos. Ahora, incluso, con más afecto.

Pero el trabajo de los chicos de la OFINEC no termina allí. Ya en la oficina, Eleonora, Macarena y Andrés empiezan a explicarle a quienes trabajan en ATAJO cómo hacer para averiguar los distintos puntos que habían conversado en la reunión con los trabajadores y de qué manera articular los pasos a seguir. Comienza, de esta manera, otra tarea central del vínculo que se generó entre los miembros de ambas dependencias de la Procuración General: la capacitación. Una puerta que recién se abre y que se desarrollará a lo largo de todas las Agencias Territoriales para que cada vez tengan más herramientas con las que se ayude a la gente.