02 de febrero de 2023
02 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Un año de gestión del Programa ATAJO
En un año, ATAJO recibió casi tres mil consultas
Seis agencias ATAJO en la Ciudad de Buenos Aires y tres en el interior. Cerca de 3000 intervenciones. Múltiples talleres de formación y promoción de derechos, para prevenir conflictividades. Vinculación con otras áreas estatales. Primeros datos de gestión en el desafío de acercar la Justicia a la población más vulnerable.

A un año de su presentación oficial en la Casa de la Cultura Popular de la villa 21-24, de Barracas, el Programa de Acceso Comunitario a la Justicia exhibe sus primeros datos de gestión.

Creado mediante resolución de la procuradora general de la Nación en junio de 2014, el Programa ATAJO (Agencias Territoriales de Acceso comunitario a la Justicia) tiene como objetivo principal facilitar el acceso a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad y su participación en el sistema de administración de Justicia.

El Programa tiene su origen en la Resolución PGN N°58/09, mediante la cual el Ministerio Público Fiscal adhiere a las 100 Reglas de Brasilia sobre acceso a la Justicia de las personas en condición de vulnerabilidad, que las definen como aquellas que “por razón de su edad, género, estado físico o mental, o por circunstancias sociales, económicas, étnicas y/o culturales, encuentran especiales dificultades para ejercitar con plenitud ante el sistema de justicia los derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico” (art. 3). En base a esta caracterización, el Programa define el acceso a la Justicia como un concepto y un proyecto, vinculados a la creación de dispositivos estatales en los territorios.

Algunos datos 

Entre junio de 2014 y fines de junio de este año, ATAJO recibió 2848 consultas. Con 800 casos registrados, la agencia ubicada en la villa 21-24 de Barracas es la que más intervenciones realizó, seguida por los ATAJOS de las villas 1-11-14, del Bajo Flores (725 casos); 31 y 31 Bis (642); 20 (423); Barrio Mitre (115); villa 15, Mataderos (73); Constitución (41) y Villa Rodrigo Bueno (28).

Las diferencias en los registros se deben a que las oficinas fueron abiertas en distintos momentos.

Respecto de la identidad de género de los consultantes, una amplia mayoría son mujeres, aunque en el último tiempo se advierte un incremento entre los varones. En cuanto a las nacionalidades, más de la mitad son argentinos y el resto, personas provenientes de Bolivia, Paraguay y Perú, en ese orden.

Problemáticas

Las principales demandas fueron, en orden decreciente: conflictos familiares, información judicial, violencia de género, consultas sobre seguridad social, documentación, problemas habitacionales, conflictos entre vecinos, y violencia institucional.

Sin embargo, una de las marcas de gestión del Programa es el seguimiento de los casos así como el trabajo de incidencia judicial y de protocolización de prácticas jurídicas desde la perspectiva territorial.

Actualmente, el equipo ATAJO se encuentra enfocado en ampliar su red de relaciones y acuerdos interinstitucionales en vistas a mejorar la red de cooperación entre las agencias en los barrios vulnerables y potenciar las respuestas.

Tipos de intervención

De las casi 3000 consultas, casi la mitad corresponde a asesoramiento jurídico. Esa cifra da cuenta de los obstáculos subjetivos, la falta de información judicial, la inaccesibilidad que la población más vulnerable tiene respecto del lenguaje técnico de la Justicia, y la ajenidad que siente ante las redes y los procedimientos del sistema tribunalicio.

Sobre la solicitud de información judicial, los vecinos plantean la dificultad en recibir a tiempo las notificaciones procesales, muchas veces producto de la estigmatización y prejuicio que se genera en torno a estos barrios.

ATAJO en el interior

En marzo de este año, comenzó a trabajar el equipo de Mar del Plata dependiente del Programa Acceso a la Justicia y en coordinación con la Fiscalía distrital. Durante el verano, se hicieron actividades de promoción en las zonas céntricas y las playas. Luego, se instalaron tres oficinas en barrios donde existe alto nivel de conflictividad: El Martillo, Las Heras y Malvinas Argentinas. Todos ellos se encuentran ubicados en el cordón oeste de la ciudad.

Desde la fecha de inicio hasta la actualidad, se han atendido 327 casos, de los cuales los temas relativos a seguridad social; familia y  problemas habitacionales constituyeron las principales demandas.

En Rosario, en tanto, el pasado miércoles 8 de julio fue inaugurado el ATAJO ubicado en el barrio Las Flores Sur. Hasta la apertura de esta agencia, el Programa venía trabajando en el Centro de Salud del mismo barrio. En cuanto a la cantidad de intervenciones, la oficina registra 363 casos atendidos, de los cuales las principales cuestiones están relacionadas a la seguridad social y laboral. Le sigue la problemática de familia, que al igual que en Capital Federal y Mar del Plata constituye una de las más frecuentes solicitudes: reconocimiento de hijos, tenencia de niños, regímenes de visitas y alimentos resultan una problemática constante, que en ocasiones no se observa como un derecho para ser ejercido. En esta dirección se trabaja en la difusión de derechos como herramienta de empoderamiento de las mujeres.

Además, recientemente fue instalada una nueva oficina en Mendoza, en dos barrios que presentan niveles importantes de conflictividad social: Borbollón y Triple Frontera. En los casos gestionados se advierte una similitud con las problemáticas abordadas en el resto de los Atajos.

Encuestas 

Asimismo, el área de Gestión de la Información del Programa ATAJO trabaja desde comienzos de este año en la elaboración de una encuesta sobre el acceso al Sistema de Administración de Justicia en algunos barrios donde se encuentran ubicadas sus agencias territoriales.

La intención de la encuesta es medir a partir de una metodología cuantitativa, la percepción que tienen los vecinos y vecinas sobre la Justicia, el nivel de confianza y de información que tienen sobre sus funciones y dependencias. A la vez, indaga sobre los problemas que afectan la vida cotidiana de los habitantes, tanto a nivel estructural (hábitat y vivienda) como relativas a la familia y personales para poder indagar, luego, si han hecho algo para resolver los conflictos y en caso afirmativo, si encontraron en la Justicia un actor válido. El cuestionario también indaga sobre aspectos sociodemográficos.

Hasta la fecha, han sido relevadas las villas 31 y 31 bis en Retiro y 20, en Lugano. Próximamente será encuestada la población del Bajo Flores. Para cada barrio, se realizaron muestras poblacionales que fueron elaboradas de acuerdo al sexo y la franja etaria de la población, a fin de alcanzar la mayor representatividad posible. Para la confección de la muestra fue utilizada la información del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010, realizado en octubre de ese año por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de la República Argentina.

Las encuestas son administradas por estudiantes del Instituto Universitario Nacional de los Derechos Humanos “Madres de Plaza de Mayo”, a partir de un convenio suscripto entre esa casa de altos estudios y la Procuración General de la Nación, en septiembre del año pasado.

Promoción y difusión de derechos

El Programa de Acceso Comunitario a la Justicia desarrolla la promoción y difusión de derechos como una de sus líneas fundamentales de abordaje territorial. En este marco, el proceso de inserción del Programa en los barrios implicó la tarea de decodificación de las lógicas comunitarias particulares que se desarrollan en cada territorio, a fin de comprender las dinámicas barriales, y en particular, de los conflictos que emergen para instrumentar otras vías de gestión. De esta forma, la propuesta ha consistido en desarrollar mecanismos para la prevención social del delito y la promoción de derechos como herramientas de acceso a la justicia, cumpliendo el rol de facilitador para la construcción colectiva de respuestas a las problemáticas que atraviesan cotidianamente las comunidades en las que se inserta.

Durante el primer año, se realizaron un total de 138 talleres y charlas. El trabajo específico tanto de charlas como de talleres se coordina fundamentalmente con organizaciones sociales e instituciones barriales, actores fundamentales con los que articula ATAJO cotidianamente, en tanto resultan importantes gestores de las conflictividades que atraviesan a la comunidad, como así también agentes que propician la construcción y sostenimiento de lazos comunitarios. A lo largo de este primer año se han realizado un total de 88 encuentros con organizaciones e instituciones barriales.

Asimismo, otro de los espacios con los que habitualmente se desarrollan actividades de este tipo son las instituciones educativas cercanas a los barrios en los que se insertan los ATAJOs; entendiendo que las escuelas son espacios propicios para reflexionar y desarrollar un pensamiento crítico que interrogue los supuestos subyacentes en los discursos y prácticas sociales relacionadas con el mundo judicial de los y las jóvenes. En este primer año de ATAJO se han realizado 50 encuentros en escuelas con estudiantes de 3°, 4° y 5° años del nivel secundario y también con docentes de nivel inicial, primario y secundario.

Temáticas abordadas

A partir de la estadística de casos registrados en las oficinas de ATAJO y de los datos aportados por las organizaciones sociales e instituciones, se relevaron diversas problemáticas que atraviesan a las comunidades barriales y que resulta imprescindible abordarlos desde una perspectiva de derechos. En este sentido, a lo largo de este primer año se ha trabajado en torno a tres tipos de actividades: Prevención de las violencias, Derechos y acceso al sistema de administración de Justicia y Festivales de difusión de derechos.

Además de los talleres en escuelas e instituciones intermedias, se realizaron 10 grandes encuentros artísticos, con el objetivo de llevar adelante campañas de difusión masiva del Programa ATAJO y de las distintas herramientas con las que cuenta el Ministerio Público Fiscal en su conjunto para la defensa de los derechos. En estas actividades se abordaron principalmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes y los derechos de las mujeres.