31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Taller sobre “Noviazgos violentos” con jóvenes de la villa 31
“Está bueno que te cuide, pero no que sea re cuida”
Se realizó en el Colegio Nº 2, "Domingo F. Sarmiento", una institución pública situada en La Recoleta, cuya población se compone en un 60 % por jóvenes que viven en el barrio Carlos Mugica. Sobre un total de cinco encuentros programados, ya se realizaron dos.

En la calle Libertad al 1200 se levanta una inmensa estructura edilicia, propia del esplendor oligárquico del primer centenario: bustos de próceres, escalinatas de mármol, enormes patios centrales con galerías que favorecen el panóptico, varios pisos. Se trata del Colegio Nº 2 “Domingo Faustino Sarmiento”, que no es otro que el viejo y tradicional Nacional Sarmiento, fundado en 1892, como un anexo del Colegio Nacional Buenos Aires, y que desde 1928 ocupa el majestuoso edificio de la calle Libertad. Lo magnánimo de la construcción de estilo clásico, situada en el corazón del barrio de La Recoleta contrasta con el gran deterioro interno del edificio, que a su vez contrasta con el despliegue humano del cuerpo docente a cargo de la institución.

De los 500 estudiantes del turno mañana, los 300 que asisten por la tarde, y los 200 del turno noche, alrededor del 60 % vive en la villa 31 de Retiro. La mayoría de los y las jóvenes que viven en el Barrio Carlos Mugica debe recorrer un largo y sinuoso camino para llegar a la escuela. Si bien existen algunas instituciones educativas dentro del barrio y otras ubicadas a pocas cuadras de la villa, la realidad es que considerando la matrícula de jóvenes en edad escolar, la oferta educativa pública es más que escasa. A raíz de esta contingencia, existen micros escolares que salen de la entrada de la villa hacia los diferentes colegios estatales ubicados, en su mayoría, en Recoleta y Barrio Norte.

Dentro de la villa 31 hay una escuela de gestión privada que tiene nivel inicial, primario y secundario llamada “Filii Dei”. En las inmediaciones, existe una escuela pública que también tiene los tres niveles, llamada "Bandera Argentina". Hay dos jardines de infantes, “Sueños Bajitos”, que pertenece a una Asociación Civil; y “Bichito de Luz”, que funciona en un Centro de Atención Familiar (CAF). Por otro lado, dentro del barrio hay dos bachilleratos populares, “Casa Abierta” y "Alberto Chejolán- Huellas del Barrio 31".  Dentro de este entramado educativo está ubicado el colegio secundario N° 2 "Domingo Faustino Sarmiento".

Fue el conocimiento que las autoridades de esta escuela tienen sobre la existencia de una Agencia del Ministerio Público Fiscal de la Nación dentro de la villa 31, lo que los motivó a acercarse al ATAJO. La primera intención de Verónica Ríos, coordinadora del Área de Bachillerato Superior, y del Equipo de Apoyo del colegio -cuya coordinación del turno tarde ejerce Verónica Fulco-, fue pensar estrategias de intervención jurídica con los y las adolescentes para, a través del equipo profesional de ATAJO, dirigido por las abogadas Lucía Battistuzzi y Carolina Maniowicz, acercarles información legal a los jóvenes y sus familias. En el camino surgieron otras ideas.

Acercándose el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a celebrarse mundialmente el próximo 25 de noviembre, las autoridades educativas del colegio analizaron con el equipo ATAJO la posibilidad de realizar en conjunto talleres sobre la problemática de género.

Primer taller

Desde el miércoles 29 de octubre, el equipo del Programa de Acceso Comunitario a la Justicia de la villa 31 viene desarrollando encuentros semanales. Sobre un total de 5 encuentros programados, ya se realizaron 2: el primero, sobre “esterotipos y roles de género”; y el segundo sobre “noviazgos violentos”.

El primer taller estuvo destinado a estudiantes de 1º y 2º año, que luego fue replicado con jóvenes de 4º y 5º. La dinámica estuvo armada en base a disparadores (letras de canciones, videos, obras de arte, poemas) a partir de los cuales pensar y diferenciar algunos conceptos como la diferencia entre sexo y género, estereotipos y roles de género, etc. El taller cobró intensidad cuando los y las jóvenes advirtieron que las profesionales del ATAJO trabajan diariamente en la villa 31, y conocen de cerca su barrio, sus vivencias y hasta determinados personajes y situaciones.

Segundo taller

El segundo encuentro se realizó el miércoles 5 de noviembre, con los cursos más avanzados del turno mañana. En la oportunidad, la docente de sociología, Victoria Ríos, propuso juntar dos cursos (4to y 5to año orientación informática) en la primera hora de taller. En la actividad había varias alumnas madres y una joven cursando un embarazo de seis meses de gestación.

La charla se inició con una serie de movimientos corporales, a fin de generar un espacio distendido y de mutua confianza. Uno de esos movimientos consistía en dejar que una persona avance hacia otra hasta que esta última le ordene detenerse. Las situaciones producidas en el juego (abrazos, por ejemplo), potenciaron el trabajo colectivo.

Divididos en grupos, los y las jóvenes debían escribir sobre las situaciones que les resultaban agradables y otras que no tanto, en las relaciones de pareja. Al momento de poner en común los debates, fueron desglosadas palabras como “respeto”, “violencia”, “celos”, “infidelidad”, y la importancia del “no” en una relación.

También surgieron preguntas, que dejaron ideas inconclusas: “Los celos a veces están bien”; “está bueno que te cuide, pero no que sea re cuida”; “no está bueno que te haga regalos porque parece que te está comprando”; “si te dice que sale con sus amigos pero se va con unas amigas no es celos, es mentira”, entre otras.

Por último, fueron analizados tres avisos comerciales en los que los roles de género, según lo establece el decálogo de la sociedad patriarcal, están muy exagerados. “Yo nunca me había puesto a pensar en que la mujer siempre limpia en la publicidad”, reflexionó una joven. “Son todos estereotipos, no se puede luchar con eso. Están desde que sos chiquito, a las nenas les ponen la cocinita”, correspondió otra. Otros comentarios giraron en torno al determinismo biológico que tendrían las mujeres “porque tienen caderas anchas, entonces tienen más capacidad para cuidar a los hijos”, ideas muy polémicas que generaron contrapuntos y réplicas.

El último momento de taller correspondió a un video sobre piropos en la calle, que sirvió para debatir más específicamente sobre la violencia de género y sus variadas manifestaciones.

Informe: Trinidad Baruf