29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
ATAJO de la villa 31: taller de reciclado
La necesidad de tener conciencia ecológica
Se realizó en el Jardín “Sueños Bajitos”, del Barrio Carlos Mugica. La actividad estuvo a cargo del colegio Piaget, de San Isidro. Entre niños, padres y docentes convirtieron botellas plásticas en mobiliario para el jardín.

El pasado miércoles 6 de mayo, el equipo del Programa de Acceso Comunitario a la Justicia del Barrio Carlos Mugica, de Retiro, realizó un taller de reciclado en el Jardín de Infantes “Sueños Bajitos”, junto a docentes del colegio Piaget, de San Isidro.

Desde el comienzo de la actividad las docentes del jardín se entusiasmaron con la posibilidad de transformar material de descarte en algo útil y de esa manera reducir las cantidades de residuos. Divididos en tres grupos, compuestos por 80 chicos de ambas escuelas (salitas de 4 y 5 años del Sueños Bajitos, y chicos de 5º grado y primer año del colegio Piaget), los padres, docentes y niños reciclaron botellas de plástico para crear sillitas y mesas para niños, que ahora forman parte del mobiliario del jardín.  Al frente de la actividad y coordinando las tareas estuvo la docente del Piaget, Patricia Fernández Luna.

El taller fue parte del proyecto “En Red Darnos”, una propuesta del colegio de San Isidro, entre cuyos objetivos se encuentra la realización de acciones colaborativas y para la expansión de una conciencia ecológica, según lo explicó la directora de esa institución, Marta Benito de López.

Atajo y el problema de la basura

El taller, y otras actividades similares, son parte de la respuesta que el Programa ATAJO brinda a la comunidad del barrio, ante una demanda creciente: la recolección defectuosa de residuos y la proliferación de autos abandonados, que acumulan alrededor toneladas de desperdicios y contaminan espacios donde los niños juegan diariamente.

La directora del Jardín Sueños Bajitos, Valeria Monteverdi, y la vice directora, Eugenia Laise, fueron algunas de las personas que se acercaron a la agencia ATAJO, para iniciar el reclamo. Ese jardín es parte de una Asociación Civil que recibe donaciones y aportes estatales, y constituye el único jardín ubicado en la parte del fondo de la villa, la más alejada de Retiro. Allí la presencia de representaciones estatales y hasta de organizaciones no gubernamentales que trabajen junto a la población más postergada de la ciudad es escasa.

En virtud de esta grave afectación al derecho a vivir en un ambiente sano, el equipo ATAJO realizó un plan de trabajo que incluye un relevamiento sobre el estado de la basura en todos los sectores de la villa (barrios Güemes, Cristo Obrero, Ferroviario, Playón, San Martín, Bajo Autopista, YPF y Comunicaciones), a partir de un modelo de encuestas a los vecinos.

El propósito es doble: por un lado abordar de manera colectiva los reclamos, generando una articulación entre vecinos, organizaciones sociales, responsables del Ejecutivo porteño y la Unidad Fiscal de medio ambiente; y por otro, efectuar actividades y talleres en relación a los derechos ambientales, como el realizado con el colegio de San Isidro.