08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
ATAJO en Jujuy: taller de capacitación a maestros
Participación en un encuentro provincial sobre intervención educativa en situaciones complejas
Organizadas por los ministerios de educación nacional y de la provincia, las jornadas tuvieron lugar en San Salvador de Jujuy, el 16 y el 17 de abril. El equipo ATAJO brindó un taller sobre acceso a la Justicia a un centenar de docentes provenientes de todas las regiones de la provincia.

El jueves 16 y el viernes 17 de abril pasados se llevó a cabo en San Salvador de Jujuy el Encentro Provincial “Guía Federal de Orientaciones para la intervención educativa en situaciones complejas”. En representación del Programa de Acceso a la Justicia del MPF, participaron Laura Duarte, coordinadora de área de Psicología de ATAJO, y la licenciada en letras Trinidad Baruf, del área de formación en derechos.

Al encuentro, inaugurado por la ministra de Educación de Jujuy, Florencia Gelmetti, junto al responsable de Coordinación de Programas para la Inclusión Democrática en las Escuelas, Gustavo Galli, del Ministerio de Educación de la Nación, asistieron 600 personas entre directores y vice directores de escuelas, supervisores e integrantes de los equipos de orientación escolar de escuelas públicas de todos los niveles de la provincia, además de trabajadores del ministerio de educación de Jujuy.

Durante las jornadas, a las que el Programa ATAJO fue invitado especialmente a participar, Laura Duarte y Trinidad Baruf coordinaron un taller sobre Acceso a la Justicia y promoción de Derechos, en el que intervinieron un centenar de personas, provenientes de las tres regiones de Jujuy: Quebrada, Puna y Yungas, repartidas en las ciudades San Pedro (centro y barrios La Esperanza y Roderito); Ledesma, Abrapampa, San Salvador (centro, y barrios Alto Comedero, Malvinas, San Martin y Los Perales); La Quiaca, Yavi, Humahuaca (centro y Champi Rodeo); Cusi Cusi (Santa Catalina); Escuela Minera de minera Aguilar (campamento minero de Humahuaca); Escuela de cañaveral (Santa Bárbara), Escuela de ingenio (del Ingenio La Mendieta), Santa Bárbara (Libertador General San Martín), Tilcara (La Calera, Molulo), San Antonio, Santo Domingo (Perico), Palma Sola y Unquía.

Según refirieron los participantes, algunos de ellos deben caminar hasta 16 horas para llegar a la escuela. En caso de no querer hacerlo, pueden arrendar una mula por $ 800 ida y vuelta, pero el plus salarial por zona desfavorable no alcanza para cubrir el gasto, debido a lo cual se quedan en la escuela hasta 20 días con sus estudiantes y un maestro, y regresan por 10 días a sus casas.

Otros docentes contaron que tienen domicilio a 400 kilómetros de las instituciones escolares en las que trabajan, y que debido a esas distancias viven en las escuelas durante toda la semana, junto a los estudiantes, y regresan los viernes. Algunas maestras, con hijos y esposos, narraron historias que contrastan con el imaginario de tranquilidad y paisajes maravillosos que las rodean, al tiempo que detallaron los pormenores de realidades muy distintas entre sí y por demás complejas.

La modalidad del taller

El disparador para comenzar la charla fue una ronda en la que cada participante debía contar dónde trabajaba y qué distancia había entre el trabajo y su casa. La intimidad alcanzada permitió desplegar una participación sostenida y atenta durante todo el encuentro. Asimismo, a los maestros y operadores educativos les resultó especialmente interesante conocer los alcances del Programa Comunitario de Acceso a la Justicia, en la perspectiva de sus propios relatos, teñidos de aislamiento producto de las distancias geográficas, económicas y las relaciones de poder existentes en las sociedades y las instituciones donde cumplen sus tareas.

Las palabras e ideas asociadas al Acceso a la Justicia fueron: puerta de entrada, escalonada, puente, solución, camino, derechos, protección, garantía, burocracia, indiferencia, camino difícil, desconocimiento, utopía, organización, conflicto, discriminación.

Según expresaron los maestros, la policía es la representación más cercana de la administración de justicia. Algunos dijeron desconocer dónde había una fiscalía cercana, ni sabían que allí podían hacer las denuncias que, creían, sólo podían realizar en sede policial. Según refirieron otros docentes, ante una denuncia la policía se comunicaba con el juez de turno, y éste, luego de hablar con el informante, decidía en función de la versión policial del hecho, transmitida por teléfono.

A su vez, los operadores de ATAJO explicaron que en los relatos escuchados en Jujuy, se repiten casos de abuso sexual intrafamiliar, y el temor a denunciarlos, sobre todo en pueblos chicos, ya que el denunciado vive a pocos metros del denunciante. Una maestra confió su miedo a exponer situaciones de abuso ya que debe caminar muchos kilómetros por campos muy desolados donde se cruza con varios hombres que trabajan y viven en los campos aledaños.

En las pequeñas comunidades de la provincia la escuela aparece como la única institución de referencia y espacio de Justicia. Además del dictado de clases, allí se celebran reuniones comunitarias, cumpleaños, casamientos y velorios.

Entre las demandas urgentes expuestas por los docentes se encuentran: teléfonos que no funcionan; falta de información sobre asesoramiento judicial; señal telefónica y de internet deficiente; desconocimiento del rol de la policía sobre sus funciones y responsabilidades; escasez de profesionales en áreas clave como psicología y asistencia social; obstáculo geográfico; y aislamiento en las comunicaciones, accesos y transportes.