14 de junio de 2024
14 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Organizado por la Dirección General de Capacitación y Escuela del MPF
Curso intensivo sobre técnicas de litigación en audiencias de flagrancia
Durante dos días, el fiscal de caso de la provincia de Neuquén Maximiliano Breide Obeid y la integrante de la DAC Tamara Peñalver participaron de la actividad teórico práctica orientada a funcionarios que se desempeñarán como auxiliares fiscales en la justicia penal nacional.

“La nueva ley de flagrancia abre un nuevo paradigma, un nuevo rumbo en la estrategia de política criminal y un cambio de cabeza para todos los actores de la administración de justicia”. Así, comenzaron su exposición Maximiliano Breide Obeid, fiscal del caso de la provincia de Neuquén, y Tamara Peñalver, integrante de la Dirección de Análisis Criminal de la Procuración General de la Nación (DAC).

Fue en el marco de un nuevo curso intensivo de “Técnicas de litigación en audiencias de flagrancia” que organizó la Dirección General de Capacitación y Escuela del MPF destinado a todos los funcionarios que ejercerán la función de auxiliar fiscal de la justicia penal nacional, en la primera etapa de implementación, de acuerdo a la resolución general de la PGN  3777/2016.

El objetivo de las jornadas fue, además de un marco teórico, brindar una intensa preparación a través de talleres prácticos destinados a reforzar destrezas en cuanto a la toma de decisiones y en el plano de las técnicas de oralidad.

La actividad se realizó el martes y miércoles pasado en el salón Nelly Ortiz de la sede  Avenida de Mayo 760: hubo dos comisiones, una por día, que trabajaron en doble turno en las generalidades y aspectos controvertidos sobre el nuevo procedimiento de la ley 27.272 y sobre las prácticas de litigación en audiencias.

Ambos docentes señalaron que el sistema de flagrancia “reduce los plazos procesales” y que los casos “son para hacer acuerdos y no para ira a juicio”. Como contrapartida,  resumieron los aspectos más polémicos que plantea el sistema procesal mixto como la burocratización de casos simples, la excesiva duración del trámite, falta de transparencia en las decisiones, confusión de roles procesales, elevados costos y desperdicio de recursos y el limitado acceso de las partes al proceso, entre otros.

El desafío, continuaron, es aprender a tomar decisiones. “Hay que buscar certezas en la acusación, pensar con la lógica hecho, evidencia y derecho, en ese orden. Pensar así nos facilita la toma de decisiones”, afirmaron.

“Es el mejor sistema de entrenamiento para el sistema adversarial”, concluyeron los docentes.

Cabe destacar que los funcionarios tuvieron el espacio idóneo en el marco de la capacitación para plantear distintas dudas que hacen al quehacer laboral cotidiano en materia de flagrancia,  lo que implica un cambio de mentalidad de la lógica del sistema mixto con el que se venían manejando en la totalidad de los trámites de las causas hasta antes de la implementación de la ley 27.272.

Audiencias y práctica

Por la tarde, luego de un receso, las jornadas continuaron con un taller práctico: en primer término, con la proyección de dos audiencias reales de flagrancia que abordaron distintos planteos.

Luego, continuó con el debate de cuatro casos prácticos con denuncias en el que los asistentes debían tomar la decisión, de acuerdo a los hechos relatados para cada caso, de archivar el caso por falta de pruebas, desestimar el caso por que no es delito, porque no encuadra en figura penal,  aplicar un criterio de oportunidad, de  insignificancia, entre otras decisiones.