20 de mayo de 2024
20 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio por la represión policial que dejó 5 muertos en el centro de Buenos Aires
19 y 20 de diciembre: De la Rúa está citado para declarar como testigo el 24 de junio
Se lo comunicó el Tribunal Oral Federal N°6 a las partes en la audiencia celebrada hoy, en la que continuaron los testimonios. Un funcionario del gobierno porteño dijo que el acusado ex jefe de la Policía Federal, Rubén Santos, le informó que “había orden de mantener la Plaza de Mayo despejada”.

El juicio por la represión policial que el 20 de diciembre de 2001 provocó cinco muertes en la zona céntrica de la Ciudad de Buenos Aires continuó hoy con la declaración de cuatro testigos. Además, el Tribunal Oral Federal N°6 dio a conocer que el ex presidente Fernando De la Rúa -cuyo sobreseimiento fue confirmado recientemente por la Corte Suprema de Justicia de la Nación- está citado para el miércoles 24 de junio.

El primero en declarar fue Norberto Teisseire, a propuesta de la defensa del acusado ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos. Durante el interrogatorio refirió que aquél día estuvo a cargo de entre dos y tres grupos de combate del Cuerpo de Operaciones Federales (COF) y de un camión hidrante, para lo que fue convocado en su calidad de subcomisario para reemplazar a un superior que había resultado lesionado. En las primeras horas de la mañana, estuvo apostado sobre la calle Balcarce, de espaldas a la Casa Rosada, donde había poca gente manifestándose. Aseguró que “al no haber reacciones del personal policial se fueron yendo solos”.

Después, se mantuvo sobre el sector izquierdo de la Plaza, sobre Hipólito Irigoyen a la altura del Banco Hipotecario. Al respecto, mencionó que “cuando empieza a llegar más gente tirando cosas” ordenó avanzar hasta la calle Bolívar. En ese sentido, expresó que “la función de un grupo de combate es dispersar, no detener o golpear”, por lo que hacía trabajar a los hombres bajo su mando “a 50 o 60 metros de distancia”.

Su servicio culminó ya de noche en el cruce de Avenida de Mayo con la Avenida 9 de julio, “cuando llegó el rumor de que el presidente se había ido en helicóptero”. Por otra parte, consideró que los manifestantes “estaban organizados, por cómo atacaban y por dónde aparecían”: “Animales eran”, calificó sobre un grupo que, según vio por televisión, le habría pegado a un policía con uniforme de comisaría.

En otro tramo de la declaración, fue preguntado por las partes sobre su función como segundo jefe en la División de Seguridad y Enlace de la Secretaría de Seguridad Interior de la Nación, que tuvo lugar entre 1994 y 2003 a excepción del período en el que estuvo en el COF. Ante una consulta de los representantes del Ministerio Público Fiscal Mauricio Viera, Mariano Domínguez y José Piombo, señaló que era habitual que en esa dependencia se entregasen partes sobre hechos. Asimismo, narró que al final del día pasó por esa oficina a recoger una carpeta que se había olvidado.

Luego, fue el turno de Enrique Carelli, que por entonces se desempeñaba como subsecretario de Seguridad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y hoy declaró por primera vez en la causa. Contó que el 20 de diciembre por la mañana mantuvo una conversación telefónica con el jefe de la Policía Federal, Santos, quien le comunicó que “había orden de mantener la Plaza de Mayo despejada” y que, como iba a tener una reunión, podía comunicarse con el superintendente de Seguridad Metropolitana de la fuerza Raúl Andreozzi, otro de los acusados en el juicio.

En esa línea, describió que se reunió con Andreozzi en el departamento de Policía alrededor de las 11 de la mañana. En el encuentro le “transmitió la preocupación del gobierno” porteño porque “no estábamos de acuerdo con el estado de sitio” y si había algún instructivo al respecto. La respuesta fue, indicó, que no lo había. También le criticó “un episodio con las Madres de Plaza de Mayo, una situación tan innecesaria” que había generado enojo en los funcionarios del jefe de gobierno Aníbal Ibarra. “Nos preocupaba la represión y la seguridad de los ciudadanos de Buenos Aires”, sostuvo.

Para horas de la tarde, se esperaba que declarasen Amadeo D’ Angelo, jefe de la Policía Bonaerense al momento de los hechos- y Diego Céliz, cabo de la Guardia de Infantería.