25 de junio de 2024
25 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La causa tuvo repercusión internacional
El femicidio de Celia Rivas, un caso emblemático
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 condenó en octubre del año pasado a Francisco Cardozo a prisión perpetua, tal como había pedido la fiscal Mónica Cuñarro.

El 15 de noviembre de 2015 cerca de las nueve de la mañana, Francisco Cardozo asesinó a su pareja Celia Rivas con un cuchillo de cocina. La agresión fue dentro del departamento donde ambos convivían juntos a sus hijos de 14 y 8 años, sobre la calle Pedernera 65, en Flores. En octubre del año pasado, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 condenó a Cardozo a prisión perpetua por “homicidio agravado por haber mediado violencia de género, en concurso ideal con homicidio agravado por tratarse la víctima de una persona con la que el acusado mantenía una relación de pareja”.

En noviembre de 2012, el Congreso Nacional sancionó la ley 26791, donde se reformó el artículo 80 del Código Penal para criminalizar de modo agravado ciertos homicidios relacionados con la violencia de género. Se amplió la figura del homicidio calificado por el vínculo (inciso 1°); los crímenes de odio (inciso 4°), e incorporó las figuras de femicidio (inciso 11°) y “femicidio vinculado” (inciso 12°).

El femicidio de Celia fue la segunda condena en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires desde la sanción de la ley que presenta los dos agravantes: haber mantenido una relación de pareja y haber mediado violencia de género. En el juicio, además de la fiscal Cuñarro, intervinieron la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), a cargo de Mariela Labozzetta y La Dirección General de Políticas de Género, cuya titular es Romina Pzellinsky.

La causa tuvo repercusión no sólo en el país sino también en el exterior. En el marco del Día Internacional de la Mujer, el canal alemán “Das Erste”, que está dentro del grupo de radiodifusión pública en aquél país, repetirá el informe realizado sobre violencia de género en Argentina y donde Cuñarro relató el femicidio de Celia.

También, el sistema de radios públicas de Alemania realizó un informe sobre la situación de violencia y femicidios en nuestro país y utilizó este caso como emblema de lo que sucede.

El caso

Celia Rivas tenía 36 años. Había conocido a Cardozo en un boliche y se habían puesto de novios. Al poco tiempo, nació el primer hijo de la pareja. En los 15 años de relación se separaron varias veces, de acuerdo a lo que contó la hermana de Celia en el juicio. María Cecilia Rivas, entre lágrimas, recordó los episodios de violencia que la víctima le había contado.

Fue ella también quién dijo que Celia no pasaba ninguna fiesta ni cumpleaños con su familia porque a Cardozo no le gustaba y que ni siquiera tenía amigas .“Mi hermana me decía que la celaba mucho: le revisaba el teléfono, la espiaba, iba a buscarla de sorpresa al trabajo”, afirmó en el debate y recordó que incluso cuando Celia se anotó en un gimnasio cerca de su casa, el acusado también se inscribió para poder controlarla.

El 15 de noviembre de 2015, dentro del departamento donde vivían con sus dos hijos, Cardozo la mató. El más chico de los hijos de la pareja observó el ataque y que fue él quién alertó a su hermano. El adolescente salió del departamento para buscar ayuda y se encontró con un barrendero, que llamó a la policía. Antes, el chico había intentado llamar al 911. Minutos después, los médicos constataron la muerte de la víctima en el lugar mientras que el imputado fue trasladado al Hospital Parmenio Piñero. Así lo decibió la fiscal Estela Andrades en su requerimiento de elevación a juicio y luego fue ratificado en el juicio y la sentencia.

Con un plano del lugar, fotos de la víctima y un esquema de las heridas que recibió, la fiscal Cuñarro detalló como fue el ataque, descripción que luego fue retomada en la sentencia realizada por los jueces Alberto Huarte Petite, Martín Vázquez Acuña y Sergio Paduczak. De las cinco heridas, dos le perforaron la pleura, hicieron que colapse su pulmón derecho y le seccionaron la carótida. Esto le produjo una gran hemorragia interna y externa. Celia murió en menos de cinco minutos. La víctima tenía también una lesión en la mano, que fue catalogada como “defensiva”, ya que se habría producido cuando la mujer intentó agarrar el cuchillo y detener la agresión.

Otro de los puntos que destacó el Tribunal de la exposición de la fiscalía fue el repaso sobre las leyes y tratados internacionales sobre violencia de género. Destacaron la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW); y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer “Belém do Pará”. También, se hizo hincapié en la ley 26485, sancionada en 2009 en nuestro país, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

Tanto Cuñarro como los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 fueron recientemente amenazados por cuestiones de género. En su alegato, la fiscal había argumentado en su alegato que no había dudas de que el caso de Celia fuera un femicidio. Sobre Cardozo, recalcó: “La vida de su pareja nunca valió nada, siempre estuvo condicionada a sus pretensiones; cuando él quería la humillaba, la consideraba parte de su patrimonio”. “La protección social debe ser enérgica para que no haya ni una menos”, manifestó el día de la condena.