03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Es por estafa en concurso con el uso de documento público falso
A juicio por celebrabar alquileres con garante falso
El fiscal Federico Delgado solicitó elevar a juicio una causa en la que se acusa a los imputados de estafar a una mujer al celebrar un contrato de alquiler utilizando un garante que tenía un documento de Identidad falso.

El hecho se inició en abril de 2006, cuando uno de los imputados, Hugo Cipolatti, suscribió un contrato de alquiler con María José Lizzi, por el inmueble ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen 2313/5 piso 7 A de esta ciudad. En el documento se propuso como garante a Gabriel Berenstein, quién ofreció un inmueble en la calle Jorge Newbery.

Cuando, producto de la falta de pago del alquiler, servicios y expensas por parte de Cipolatti, la propietaria hizo valer la garantía propuesta, descubrió que “el verdadero Gabriel Berenstein nunca había participado de dicho acto, sino que en verdad, el coimputado Gustavo Ángel Fiaschi simuló ser Berenstein mediante un Documento Nacional de Identidad falso que llevaba estampada su fotografía”.

Quien había proporcionado la garantía falsa era Juan Antonio LLanes, sobreseído en la causa el 10 de enero de 2007. Llanes, destacó Delgado en el escrito, era una “persona que se dedicaba a contactar a propietarios interesados en ofrecer garantías, y personas, que carecen de ese requisito, a cambio de una comisión”. Dicha garantía fue acercada a la inmobiliaria por Jorge Zimmerman, quien posteriormente fue identificado como Jorge Godoy.

En esta historia también está imputado Guillermo Donnola, agente inmobiliario, quien llevó adelante la operación de alquiler.

La denuncia ante la fiscalía de Federico Delgado fue realizada por el verdadero Gabriel Berenstein, quien en cada declaración explicó “que personas desconocidas estarían utilizando una copia del título de su propiedad en la calle Jorge Newbery y un DNI falso a su nombre como garantía para diversos actos de comercio”.

Para el fiscal Federico Delgado quedó demostrada la materialidad, autoría y responsabilidad de los hechos que se le atribuyen a los imputados Cipolatti, Donnola, Fiaschi y Godoy. Por lo que el delito que el fiscal considera se les debe imputar es “el delito de estafa en concurso ideal con el uso de documento público falso agravado", ya que "se corroboró el despliegue de una actividad engañosa por parte de los imputados, dado que todos ellos formaron parte del plan a través del cual se introdujo un falso garante en un contrato de locación que permitió a Cipolatti ingresar como inquilino en la propiedad de María José Lizzi, y al resto de los imputados obtener un beneficio patrimonial concreto por esa operación”.