26 de mayo de 2024
26 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el proceso, interviene el fiscal general Diego Velasco
Acordaron 22 condenas por tráfico de estupefacientes en la Capital Federal
Es por la comercialización de cocaína y marihuana en diversos barrios de la Ciudad de Buenos Aires. En algunos casos, las penas -17 de la cuales serán de cumplimiento efectivo- ascienden a seis años de prisión porque el delito se cometió en un club social y deportivo. El representante del MPF también solicitó el decomiso de cuatro vehículos y más de 200 mil pesos y 17 mil dólares.

El titular de la Fiscalía General N°6 ante los Tribunales Orales Federales de la Capital Federal, Diego Velasco, acordó condenas de cumplimiento efectivo con las defensas de 17 acusados de comercializar estupefacientes en los barrios de Almagro, Balvanera y San Cristóbal. Además, otras cinco deberán cumplir penas de ejecución en suspenso por facilitar el lugar para la guarda de los estupefacientes, entre otros delitos.

Tras el acuerdo, el Tribunal Oral Federal N°1 tiene un plazo de diez días para dictar la sentencia. De acuerdo a lo previsto en el artículo 431 bis del Código Procesal Penal, todos los imputados dieron su conformidad respecto a la existencia, participación y la calificación legal de los hechos investigados, que tuvieron lugar al menos entre diciembre de 2012 y marzo de 2014, cuando se produjeron varias detenciones. Las penas van desde los tres años de prisión en suspenso, en el caso de las más bajas, hasta seis en las conductas agravadas por haberse realizado al interior del “Toabas Club Social y Deportivo”. Entre medio, hay condenas de cuatro años, cuatro años y medio, cuatro años y diez meses, cinco años y cinco años y medio, por ejemplo.

La pesquisa comenzó en diciembre de 2012, cuando a través de un llamado anónimo se informó a la Seccional N°5 de la Policía Federal Argentina que en un edificio de la calle Perón al 2000 se comercializaban estupefacientes. Días después, la persona denunciante aportó más datos sobre las personas que vivían allí y estaban vinculadas con el tráfico. Durante la instrucción del caso, en la que intervinieron la Fiscalía Federal N°2, a cargo de Carlos Rívolo, y el Juzgado Federal N°2, de Sebastián Ramos -Secretaría N°4-, se constató que en el juzgado tramitaba otra causa por la que había sido detenido uno de los acusados. Por ese motivo se dispusieron más tareas de inteligencia, que estuvieron a cargo de la División Operaciones Metropolitanas de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA y la Policía Metropolitana.

La investigación llevó a la identificación de cuatro grupos, que concretaban sus ventas por separado. Para llevar el producto a distintas zonas de la ciudad, uno de los grupos utilizaba una camioneta Ford EcoSport, un Fiat Siena, un Chevrolet Corsa y una Renault Duster.

Entre las pruebas incorporadas durante la etapa de instrucción se encuentran las transcripciones de las escuchas telefónicas -que el fiscal general calificó como “conversaciones elocuentes”- y casi cuatro kilos de cocaína, marihuana fraccionada en envoltorios de nylon, balanzas, elementos de corte, una prensadora, 209.309 pesos y más de 17 mil dólares, entre otros elementos secuestrados al cabo de una serie de allanamientos.

Venta de estupefacientes en el Club Social

La condena acordada respecto a José Carmelo Ocrospoma y Edwin Vivanco Rojas es de seis años de prisión, porque la conducta fue agravada al comercializarse la droga en el Toabas Club Social y Deportivo.  En ese sentido, Velasco destacó que a través de “la pesquisa realizada el 20 de febrero de 2014” se pudo “observar el ingreso y egreso de distintos sujetos que permanecían en el interior del predio por escasos instantes, lo que llamaba la atención al ser un club donde se realizan actividades deportivas”.

Lo advertido en esa ocasión concordó con las transcripciones de las escuchas, de las que “surge claramente que en el club se realizaban actos de comercio ya que una vez por semana, generalmente los jueves a la noche, los nombrados concurrían a jugar al fútbol y cuando alguien los llamaba pidiéndoles droga, ellos le decían que concurrieran allí, para realizar la compraventa”. En el kiosco del lugar, que también fue allanado, “se secuestró una gran cantidad de material estupefaciente, envoltorios y elementos que dan cuenta del fraccionamiento”. Asimismo, al encargado del club, Víctor Ángel Batalla, se le imputa la participación en calidad de partícipe secundario del delito de tráfico ilícito de estupefacientes.

La nómina de los acusados se completa con Daniel Artica Vega, Jim Davis Enriques Molina, Hans Guzmán Alvarado, Jacqueline Mónica Huaranca León, Lidia Martha Mayta Santana, Rossana Elizabeth Montoya Namoc, Santos Alberto Murga Olivares, César Enrique Saldaña Alayo, Jorge Javier Vivanco Rojas, Edwin Milton Vivanco Rojas, Juan Carlos Nieva, Leandro Arturo Gaspar Zavaleta, Karen Estefany Andagua Quispe, Caridad Milagros Chávez Vera, Luz Haydee Ladera Trujillo, Katia Palomino Mesta,  Johny Max Romisoncco Huauya, María Herminia Vásquez Pérez y Susana Zelaya Liñan.

El representante del Ministerio Público Fiscal señaló que, además de la destrucción del remanente de la droga incautada, corresponde también el decomiso de los cuatro vehículos, el dinero, las balanzas, los aparatos de telefonía celular “y demás efectos” secuestrados en la causa.