03 de octubre de 2022
03 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: "Me dijeron que si no accedía, mi hijo no la iba a pasar bien"
El padre y el ex abogado defensor del policía Diego Barreda señalaron haber recibido una “propuesta avalada por la gobernación, el juzgado y la jefatura policial” para que el agente de la Bonaerense declare en contra de Juan José Ribelli. A cambio, mejorarían su situación, cuando ambos se encontraban detenidos por la falsa pista que introdujo la “conexión local”.

Dos nuevos testimonios apuntaron hoy contra el ex juez federal  Juan José Galeano, en el marco del juicio por encubrimiento y desviación de la investigación del atentado a la AMIA que se desarrolla en los tribunales federales de Retiro.  Alberto Barreda y Miguel Ángel Gargano Mendoza, padre y abogado de uno de los policías involucrado falsamente en la pista que se conoció como “conexión local” del ataque a la mutual, sostuvieron que el comisario inspector Luis Vicat les ofreció mejorar la situación procesal, el estado de detención y el trasladado a los Estados Unidos del integrante de la policía bonaerense a cambio de que “formule acusaciones” contra Juan José Ribelli.

El primero en declarar fue Barreda, padre de Diego y retirado de la Policía de la provincia de Buenos Aires con el rango de comisario. El testigo narró que el contacto fue realizado a través de Miguel Ángel Márquez, quien le comentó que tenía “una solución” para su hijo, por entonces detenido en la alcaidía del Departamento Central de la Policía Federal. Señaló que junto con Aldo Spicacci lo llevaron a encontrarse con Luis Vicat en un hotel del microcentro porteño, quien se presentó como abogado y luego le reveló ser comisario. Allí, Vicat le habría dicho que tenía “una propuesta avalada por la gobernación, el juzgado y la jefatura policial”: que “vea a su hijo para que formule acusaciones contra Ribelli”. En ese sentido, indicó que se dio cuenta que era un “apriete” cuando la misma persona le manifestó que de no acceder, su hijo no la iba a “pasar bien”. Barreda estuvo detenido varios años y fue absuelto en 2004, al término del primer debate oral y público.

Ante las preguntas de los representantes del Ministerio Público Fiscal -los fiscales Roberto Salum y Sabrina Namer y los fiscales ad hoc Miguel Yivoff y Fernando Comparato-, Barreda consideró que las personas que identificó “actuaron pensando que iban a hacer un bien al país u obtener algún beneficio”. “Espero que la resolución de esta causa me traiga paz”, completó. El mes pasado, la Cámara Federal de Apelaciones confirmó el procesamiento de Vicat, Federico Domínguez y Marta Parascándalo al considerar acreditada la intervención directa, el conocimiento de la maniobra global de desvío de la investigación y la responsabilidad penal de los imputados, que continúa en trámite en la etapa de instrucción.

Luego brindó su testimonio Gargano Mendoza, quien al inicio de la audiencia fue relevado del secreto profesional por el propio Barreda, de quien se desempeñó como defensor particular en 1996. El abogado dijo que participó de otra reunión y coincidió en que la propuesta era que su defendido “cambie la declaración” en una nueva indagatoria. “Si están de acuerdo, yo les diría qué decir”, le habría expresado Vicat.

Para la jornada de hoy estaba prevista la declaración del testigo Hugo Pérez, que fue desistida por la querella de Memoria Activa y del Ministerio de Justicia, a lo que se opusieron varias de las defensas. El Tribunal Oral Federal N°2 resolverá el planteo la semana próxima. La siguiente audiencia tendrá lugar el jueves 5 de mayo.