24 de febrero de 2024
24 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el debate, intervino el fiscal Fernando Fiszer
Angeles Rawson: un oficial del Servicio Penitenciario declaró que Mangeri admitió haberse autoinfligido sus heridas
El subadjuntor Alejandro Murdoch explicó lo sucedido el 15 de junio de 2013, cuando el acusado por el crimen de la adolescente ingresó a la Unidad 28. En un acta de aquél día, el acusado escribió que las heridas que tenía se las había hecho él mismo.

Los jueces Fernando Ramírez, Ana Dieta de Herrero y Jorge Gettas realizaron hoy una nueva audiencia donde escucharon a tres testigos. El primero de ellos fue Pedro Emilio Durán, el médico de la Delegación San Martín de la Policía Científica bonaerense que el 11 de junio de 2013 examinó el cuerpo de la víctima e hizo el informe médico en la planta de Ceamse de José León Suárez.
Durán relató que cuando llegó al lugar, encontró el cadáver de espaldas y que, al darlo vuelta, vio el escudo del colegio que tenía en el buzo la víctima, lo que le permitió identificarla. Dijo que era “complicado” trabajar ahí por la basura pero destacó que las manos (que estaban atadas) fueron perfectamente conservadas.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°9 le tomó declaración al subadjuntor Alejandro Murdoch, jefe de turno de la Unidad 28, a donde que Mangeri llegó el mediodía del sábado 15 de junio. Este testigo había sido solicitado por la querella que representa a la familia de la víctima, que el mes pasado había presentado un acta del Servicio Penitenciario donde el acusado se autoinculpaba por sus lesiones.

Murdoch explicó el procedimiento que se lleva a cabo cuando ingresan detenidos y cómo se los entrevista sobre su situación (por qué están detenidos, si tuvieron alguna otra causa, etc). Previa entrevista con el jefe de turno, Mangeri fue revisado en un control médico. Allí, se dejaron asentadas las lesiones con las que ingresaba a la unidad. “Esto se hace para resguardar la integridad de la persona” dijo. Recordó que, mientras le hacían la requisa médica, el encargado repetía: “fue un accidente”. “Vi una persona en estado de shock, muy pálido” indicó.

Con respecto al acta de lesión, detalló que es un formulario pre-impreso, que tiene un espacio en blanco para que el detenido manifieste lo que desee. El procedimiento se realiza en la oficina del jefe de turno, que la rubrica con su firma. En este caso caso, Murdoch ratificó que efectivamente fue Mangeri quien escribió en ese documento que las heridas se las había realizado él mismo. Aclaró que a todos los internos se les pregunta sobre las heridas que son visibles y que es para saber en que parte de la cárcel deben ser ubicados. A preguntas de la Fiscalía, explicó que no es obligatorio que el interno escriba algo en el acta y que puede negarse a hacerlo.

También, prestó testimonio Noemí Ruth Ghirardi, una integrante del Cuerpo Médico Forense, quien examinó las lesiones que presentaba Mangeri cuando fue detenido. Lo hizo dentro de la U28, aunque admitió que las condiciones de luz no eran las mejores para realizar la inspección. En un informe que redactó a pedido del juez de instrucción, Ghirardi había expresado que las lesiones podían ser autoinfligidas aunque en la audiencia no descartó que pudieran haber sido provocadas por terceros.

Además, indicó que no vio en su inspección lesiones “que pudieran haberse asentado” sobre otras. Hacia el final del testimonio, le exhibieron una serie de fotografías que sacó la Policía Federal Argentina de las heridas la madrugada del 15 de junio. Ghirardi indicó que algunas de esas lesiones no estaban especificadas en su informe y admitió que hubo heridas que no observó.

Por otra parte, el Tribunal aceptó el pedido de la fiscalía de solicitar el listado de colectivos, con su número de interno y línea correspondientes, para corroborar los viajes realizados por Mangeri la semana del 10 al 14 de junio. El debate continuará el próximo miércoles 27 de mayo.