06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Se busca llegar ante la Cámara de Casación Penal
Apelan la absolución del funcionario que utilizó fondos públicos en juegos de azar
El fiscal general Diego Luciani apeló la absolución dictada por el tribunal oral a favor del funcionario del Ministerio de Salud de la Nación que había gastado fondos públicos en juegos de azar. Luciani sostuvo que la sentencia no justificó que al momento del hecho el imputado fuera incapaz de dirigir sus acciones.

El fiscal general, a cargo de la Fiscalía General N º 1 ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal, Diego Luciani, interpuso recurso de casación por considerar que la fundamentación en la que se basa la decisión absolutoria resulta de “afirmaciones dogmáticas y de una interpretación completamente sesgada de las pruebas producidas en el debate -y de aquellas que han sido incorporadas por lectura-“. Además, indicó que el fallo omitió elementos esenciales para la solución del caso.

El fiscal expresó que el imputado Ángel Esquivel, según se desprende de la indagatoria oportunamente realizada en el marco de un sumario administrativo, “no solo expuso que decidió gastar el dinero pensando que iba a poder devolverlo, sino que incluso barajó la posibilidad de emplearlo para realizar una reforma en su casa”.

Asimismo, el Cuerpo Médico Forense, al momento de brindar su opinión respecto de la salud mental de Esquivel, entendió que la conducta del funcionario pudo haber estado “facilitada” por su trastorno, pero no sería factible considerar que el acusado no haya tenido la capacidad para dirigir sus acciones.

El Tribunal Oral Criminal, para absolverlo, había sostenido que no se pudo “acreditar con plena certeza que, al momento de la perpetración del injusto que se le enrostra, el encausado Esquivel haya podido dirigir sus acciones de modo de ajustar su comportamiento a las exigencias del orden jurídico”.

Por su parte, el fiscal Diego Luciani había pedido una condena de dos años de prisión en suspenso e inhabilitación absoluta perpetua por el delito de peculado.

Los hechos

Ángel Esquivel había sustraído más de 37 mil pesos, correspondientes a una asignación de fondos dispuesta a su favor, por la Dirección Nacional de Administración del Ministerio de Salud de la Nación. El dinero debía ser utilizado, exclusivamente, para los gastos de reparación de una camioneta Ford Ranger del organismo.

El dinero fue recibido por Esquivel en agosto de 2006, cuando se encontraba a cargo del Departamento de Automotores de dicho ministerio. La suma de dinero nunca fue destinada al fin específico, ni tampoco reintegrado, a pesar de las continuas intimaciones cursadas.