05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La chica padece un retraso madurativo
Apelaron en Casación el sobreseimiento de dos hombres acusados de abusar sexualmente de una niña
La resolución fue tomada por el juez de instrucción y confirmada por sus colegas de la Cámara de Apelaciones. El fiscal ante el tribunal Joaquín Ramón Gaset señaló la arbitrariedad del fallo, que soslayó el testimonio de la víctima -de 14 años de edad- y de los peritajes psiquiátricos y psicológicos que destacaron la verosimilitud de la denuncia.

La Fiscalía General N°1 ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, a cargo de Joaquín Ramón Gaset, presentó un recurso de casación contra el sobreseimiento confirmado por la Sala I de ese tribunal, respecto de dos hombres acusados de abusar sexualmente de una niña de 14 años que padece un retraso madurativo.

Gaset indicó que en el fallo que confirmó el sobreseimiento dictado por el juez de Instrucción Manuel Gorostiaga sólo se evalúa el informe médico realizado sobre el cuerpo de la adolescente “y se da absoluta preponderancia al peritaje psicológico emitido por el perito propuesto por la defensa, dejando de lado toda la prueba de cargo que existe en las actuaciones y que evidencia la necesidad de avanzar”, con la imputación. El fiscal de Instrucción, Martín Mainardi, interpuso en su momento un recurso de apelación, que fue respondido por el tribunal de alzada el 18 de marzo.

De acuerdo a los elementos probatorios incorporados a la causa -y no tenidos en cuenta por los magistrados de la Cámara del Crimen, para el fiscal hay “un relato categórico efectuado por la víctima, que además ha sido catalogado como verosímil por la (…) psicóloga miembro del Cuerpo Médico Forense, quien analizó el testimonio con el rigor científico del caso”.

Los abusos denunciados

La pequeña contó que la abusaron dos hombres en dos ocasiones distintas, “uno el martes y otro el domingo”. En la primera, un vecino llamado Jorge se puso a conversar con ella y la hizo a pasar a su casa; detalló que mientras era violada pensaba que le estaban haciendo daño y que se “sentía obligada”. Al terminar, el hombre la amenazó para que no cuente nada. En cuanto al hecho del martes, narró que ‘Miguel’ -un inquilino que vive en otra pieza- abusó de ella y le pidió que tampoco diga nada. “Pero yo le dije a mis hermanos… me regaló un disco de música… capaz eso lo hizo para callarme”, precisó. Esa noche, mientras cenaba en su casa, le preguntaron por qué lloraba. “Tuve que decirlo y lo del domingo”, respondió.

“Este cuadro se ve robustecido por las conclusiones de los dos peritajes psiquiátricos agregados al sumario, y que también fueron confeccionados por un profesional miembro del Cuerpo Médico Forense”, continuó Gaset. Uno de estos últimos establece que de los dichos de la nena, “como también de la integridad del examen pericial ordenado”, surgen signos de que fue víctima de delitos contra la integridad sexual “de modo compatible con lo expresado en su relato”.

Pruebas "desoídas"
“Sólo desoyendo la contundencia de estas pruebas es que pudo arribarse a una solución como la cuestionada”, aseveró el fiscal, y añadió que ni el juez de instrucción ni los camaristas valoraron esos informes. Por el contrario, se “limitaron a mencionar su existencia y a desecharlos en virtud del modo de inicio que tuvo el sumario”, en referencia a que el segundo hecho fue el primero revelado a la familia. Cuando la niña, su madre y la Gendarmería  se presentaron en el lugar buscando a Miguel -responsable del segundo abuso-, apareció Jorge, quien fue reconocido por la víctima como la persona que la agredió sexualmente. La espontaneidad de esa reacción fue valorada por el representante del Ministerio Público Fiscal como un hecho con un fuerte valor incriminante, “contrariamente a lo afirmado en el fallo”.

“Entiendo que el fallo debe ser descalificado como pronunciamiento pues está sustentado en una manifiesta arbitrariedad al haber ignorado sin fundamento los dichos de la víctima, las conclusiones de los informes practicados por el Cuerpo Médico Forense, y leído sesgadamente el presentado por el perito de la defensa, aspectos que, de haberse ponderado, hubieran conducido a una decisión diferente”, sintetizó el fiscal. Por esos motivos, consideró que la Cámara Nacional de Casación Penal debe hacer lugar al recurso y anular la resolución cuestionada.