25 de julio de 2024
25 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino el fiscal general Rafael Vehils Ruiz
Bariloche: condenaron a un año de prisión en suspenso a tres integrantes de la comunidad mapuche por atacar la sede judicial en el 2018
El Juzgado Federal dictó sentencia en un proceso correccional y fijó medidas de conducta por dos años para los condenados. Decretó además la rebeldía de otro imputado y ordenó su captura. El hecho ocurrió después de la lectura de la sentencia que ordenó la extradición a la República de Chile de Francisco Facundo Jones Huala. Aquél día hubo lesiones en miembros de fuerzas de seguridad y daños materiales.

En el marco de un proceso correccional, el Juzgado Federal de San Carlos de Bariloche condenó a tres integrantes de la comunidad mapuche por atacar al juzgado y al personal policial en 2018, luego que se diera a conocer la sentencia de extradición de Francisco Facundo Jones Huala a la República de Chile. En representación del Ministerio Público Fiscal intervino el fiscal general Rafael Vehils Ruiz.

El juez federal Hugo Horacio Greca consideró a los imputados como coautores penalmente responsables del delito de atentado a la autoridad, doblemente agravado por haber sido cometido a mano armada y por la reunión de tres o más personas.

Asimismo, les impuso por dos años el cumplimiento de las siguientes reglas de conducta: fijación de un domicilio y notificación de cualquier cambio de residencia; abstenerse de cometer delitos; someterse al cuidado de la Dirección de Control y Asistencia de Ejecución Penal; y realizar trabajos no remunerados en favor del Estado o de instituciones de bien público.

Por otra parte, el juez decretó la rebeldía y ordenó la captura de otro imputado, quien una vez encontrado deberá quedar detenido en carácter de comunicado a exclusiva disposición del tribunal.

El caso

El 5 de marzo del 2018 un grupo de aproximadamente cincuenta personas se congregó desde la mañana en las afueras del Juzgado Federal de Bariloche para manifestarse, en un primer momento, contra la posible extradición de Facundo Jones Huala a la República de Chile.

Para garantizar la seguridad del personal del juzgado, así como la del público en general, el entonces juez federal convocó con fines de custodia a la Policía de Seguridad Aeroportuaria y a la Gendarmería Nacional para que se apostaran en el frente del edificio, con fines de custodia. En ese contexto, las fuerzas de seguridad instalaron vallas de contención en el perímetro.

Alrededor de las 13.0o, tras la lectura de la decisión judicial, el grupo comenzó a agredir en forma verbal al personal policial y al juez. La situación se transformó, inmediatamente después, en un abierto ataque a los efectivos, a quienes les fueron arrojadas piedras, mientras que algunos de los participantes golpeaban los escudos de seguridad que portaban mediante la utilización de largos palos. En ese marco, se provocaron roturas de los vidrios de la puerta de acceso del frente del edificio judicial y lesiones en los miembros de las fuerzas de seguridad.

En efecto, el juez Greca sostuvo en la sentencia que por medio de las filmaciones se determinó que dos de los imputados empujaron las vallas de contención hasta vencerlas y que, tras ello, se acercaron hasta los efectivos, oportunidad en la cual, mediante la utilización de grandes palos, comenzaron a golpearlos. Al tiempo que ello ocurría, el tercer imputado arrojó piedras hacia la sede judicial, con las cuales provocó lesiones a los miembros de las fuerzas de seguridad y daños en la edificación.