03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Tras un mes y medio de debate oral y público
Bulacio: se esperan las últimas palabras del comisario acusado y, luego, la sentencia
Con las últimas palabras del ex comisario Miguel Ángel Espósito, acusado de privar ilegalmente de la libertad al joven de 17 años, se reanudará el debate oral. Asimismo, está previsto que el Tribunal resuelva las nulidades planteadas por la defensa y dicte sentencia.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°29 dictará sentencia mañana en el juicio que se le sigue al ex comisario Miguel Ángel Espósito por la privación ilegal de la libertad de Walter Bulacio, el joven que fue detenido en abril de 1991 en un recital de Patricio Rey y sus Rendoditos de Ricota y que luego murió a raíz de golpes que habría recibido en la seccional 35° de la Policía Federal.

Antes de la sentencia, el tribunal -presidido por Gustavo Rodolfo Goerner, e integrado por María Deluca Giaccobini y Alejandro Litvack- convocará al imputado para que -si lo desea- pronuncie sus últimas palabras en el marco del debate.

La semana pasada, el fiscal Horacio Fornaciari  y la querella, a cargo de María del Carmen Verdú e Ismael Jalil, contestaran los pedidos de nulidad efectuados por el defensor del ex comisario, Pablo Argibay Molina. La resolución de esos pedidos fue diferida por el tribunal para la misma jornada de la sentencia.

Antes de esa instancia, durante los alegatos, la querella solicitó seis años de prisión para Espósito, mientras que la fiscalía requirió una pena de dos años y la defensa pidió su absolución.

La detención de Bulacio –por la que Espósito está imputado en su calidad de titular de la seccional- ocurrió el 19 de abril de 1991, cuando el joven se encontraba –sin entradas- en las canchas de hockey del club Obras Sanitarias, en ocasión de un recital de la banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. El joven –de entonces 17 años- fue trasladado a la sede policial –sin que se comunicara tal circunstancia a sus padres o al juez de turno-, donde habría recibido golpes que, tras cinco días de agonía, le ocasionaron la muerte.