24 de julio de 2024
24 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Diego Luciani intervino en el juicio llevado a cabo en 2014
Casación confirmó las condenas de hasta 11 años de prisión por comercio ilegal de efedrina
El máximo tribunal penal hizo lugar al recurso interpuesto por el MPF e incluyó operaciones por las que los imputados Alfredo Abraham y Alberto Salvador López habían sido absueltos. Los magistrados, asimismo, rechazaron los recursos presentados por los acusados.

La Cámara Federal de Casación Penal hizo lugar al recurso interpuesto por el Ministerio Público Fiscal y confirmó las condenas por la importación y adquisición en el mercado interno de casi 17 mil kilos de clorhidrato de efedrina, que habrían sido desviados para ser utilizados en la producción de drogas sintéticas. La resolución de la Sala I del máximo tribunal penal se produjo luego del debate oral en el que intervino el fiscal general Diego Luciani durante 2014 y culminó con la imposición de penas de once años de prisión para Alfredo Abraham, seis años para Alberto Salvador López, cinco al dueño de farmacias Víctor Wendring Duarte y dos -de ejecución condicional- a Raúl Cores.

Los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Ana María Figueroa rechazaron los recursos interpuestos por las defensas de los condenados y, en cambio, hicieron lugar a los presentados por Luciani y la AFIP-DGI, que intervino como querellante en el debate oral sustanciado por el Tribunal Oral Federal Nro. 4. De esa forma, el tribunal revisor condenó a López y Abraham por otras tres operaciones de importación -por un total de 1.900 kilos- y una compra en el mercado local por las que habían sido absueltos. Los magistrados coincidieron con el MPF en que las operaciones con una empresa de la India sí se realizaron, pero por una persona distinta a Prefarm S.A: Guillermo Ascona, quien fuera condenado en un juicio abreviado.

Por otra parte, la Sala I confirmó la pena dictada respecto de Wendring Duarte por ser coautor del delito de comercio de materias primas para la producción o fabricación de estupefacientes y de adulteración de documento destinado a acreditar identidad. En igual sentido se resolvió respecto del partícipe secundario Raúl Cores.

Los hechos investigados en el juicio

La primera de las causas comprendió a dos droguerías: Prefarm y Fasa. La primera era propiedad, en los papeles, del fallecido José Otero Rey aunque para el fiscal fue sólo un "prestanombre". En julio de 2006, Otero Rey firmó un poder de administración a favor de López y Abraham, que les permitía manejar la empresa. Meses antes, la firma se había inscripto en el Registro de Precursores Químicos. Entre Prefarm y Fasa importaron 9800 kilos de efedrina (y habían solicitado unos 10 mil kilos más), más 370 kilos comprados en el mercado interno.

La otra investigación es la que se siguió contra los dos dueños de tres farmacias. Entre el 18 de octubre de 2005 y hasta el 8 de julio de 2008, Wendring Duarte y Cores comercializaron 4.400 kilos de efedrina para la elaboración de estupefacientes. Ambos se encargaron de desviarla hacia el circuito ilegal e invocaron falsamente la representación de las farmacias para "eludir el debido control de la autoridad de aplicación".