15 de septiembre de 2019
15 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio por la represión policial del 19 y 20 de diciembre de 2001
Chrystian Colombo: “A lo mejor, hubo ineptitud en el Poder Ejecutivo para cambiar de rumbo"
El jefe de Gabinete de Fernando De la Rúa declaró como testigo y señaló que no supo de instrucciones a las fuerzas de seguridad sobre cómo implantar o controlar el estado de sitio. “Hasta el cacerolazo, no había elementos para suponer que iba a haber acontecimientos de esa naturaleza en Capital Federal”, consideró.

El ex jefe de Gabinete de la Alianza, Chrystian Colombo, declaró ayer en el juicio sobre la represión policial desatada en las inmediaciones de la Plaza de Mayo entre el 19 y 20 de diciembre de 2001, que dejó un saldo de cinco muertos. Durante el interrogatorio, negó haber conocido las decisiones que adoptaron los entonces secretario de seguridad, Enrique Mathov, y el jefe de la Policía Federal Argentina, Rubén Santos, quienes en el debate oral y público están acusados del delito de abuso de autoridad, violación de deberes de funcionario público y homicidio culposo. Las respuestas del ex funcionario versaron sobre su actividad y la del ex presidente Fernando De la Rúa durante los últimos días del gobierno de la Alianza, además de verter apreciaciones de índole política.

19 de diciembre

Colombo dijo durante su exposición que el 19 de diciembre participó de la reunión realizada en el hotel Elevage, que tuvo lugar entre las 20:30 y la medianoche, “sobre el cambio de Gabinete” con la “instrucción de lograr un acuerdo político”. “Durante el transcurso de la reunión, fue el ‘cacerolazo’, mientras el ministro del Interior estaba en la mesa”; se refirió así a Ramón Mestre, procesado hasta su fallecimiento en 2003. “Había un gran enojo con el gobierno porque no había podido llevar adelante las políticas prometidas”, evaluó.

Luego del encuentro, fue hacia la Quinta de Olivos a ver al presidente porque le había pedido que lo ponga al corriente de lo que sucediera, pero “estaba descansando”.

Más temprano, había estado en otra reunión en CARITAS junto a gobernadores, la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA), entre otros actores. Allí, instaron al gobierno a “cambiar el rumbo económico” y pidieron la renuncia del ministro de Economía Domingo Cavallo.

Estado de sitio

Por otra parte, refirió que el entonces gobernador Carlos Ruckauf y el senador Ramón Puerta le dijeron que la situación era grave y le transmitieron la necesidad de implantar el estado de sitio. Sin embargo, adujo que su Gabinete no sabía con precisión lo que pasaba en la provincia de Buenos Aires. “Sé lo que sabían los diarios y lo que transmitían los gobernadores”, justificó.

Asimismo, señaló que no hubo instrucciones a las fuerzas de seguridad sobre cómo implantar o controlar el estado de sitio. Tampoco, supo qué hicieron Mathov y Santos ni de la existencia de una reunión sobre cómo tratar las manifestaciones. “Hubo mezquindades políticas, pero ningún hecho objetivo de conspiración o complot”, sostuvo el también ex presidente del Banco Nación.

20 de diciembre

Al continuar respondiendo las preguntas de las partes, expresó que cuando llegó a la Casa Rosada al mediodía siguiente “ya había gente” en la Plaza de Mayo y alrededores. El ministro del Interior Mestre, continuó, le informó “que el operativo estaba a cargo de [la jueza federal María Romilda] Servini de Cubría”, y que De la Rúa presenció en ese momento. Esa jornada permaneció “hasta las 23 o 24” y estuvo “abocado a tratar de resolver la crisis política”. Si bien expresó que sabía que había incidentes a través de directores periodísticos y muchos legisladores, ninguno le habló de “hechos fatales” y se enteró de la gravedad de los hechos “después de la renuncia”.

“Hasta el cacerolazo no había elementos para suponer que iba a haber acontecimientos de esa naturaleza en Capital Federal”, adujo sobre lo ocurrido en el microcentro porteño. Colombo añadió: “Era algo absolutamente imprevisto”. “A lo mejor hubo ineptitud en el poder ejecutivo para cambiar de rumbo”, dijo en una especie de autocrítica.

Finalmente, narró que por la tarde, después del mensaje por cadena nacional, fueron a pedirle la renuncia a De la Rúa “porque habían fracasado las gestiones para lograr apoyo”.

El testimonio de Lombardi

Tras el extenso interrogatorio, fue el turno de declarar del jefe de la Policía Federal hasta septiembre de 1997 Adrián Pelacchi. Tras él y ya entrada la noche en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, hizo lo propio el actual ministro de Cultura de la Ciudad Buenos Aires Hernán Lombardi, quien también se desempeñaba como ministro de Turismo, Cultura y Deportes de la Alianza. Durante su declaración, contó que el 19 de diciembre por la noche estuvo en la quinta presidencial, donde cenó, y no vio al presidente hasta las 6 de la mañana siguiente. Su relato dio un panorama de la caótica situación vivida en la localidad bonaerense, adonde llegó el reclamo popular.