16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El incidente de tránsito ocurrió en Honduras y Scalabrini Ortíz
Comenzó el juicio contra un chofer de colectivos que atropelló a una familia y mató a un nene
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº4 inició el debate en el que se juzga a Carlos Verón por los delitos de “homicidio culposo agravado por conducción imprudente y lesiones culposas graves”. El acusado afirmó que no vio a la familia.

Los jueces Julio Báez, Ivana Bloch y Armando Chamot iniciaron ayer el juicio contra Carlos Verón, chofer de la línea 15 de colectivos que atropelló a una familia y mató a un nene de cinco años. Los magistrados escucharon a cinco testigos y adelantaron que se realizará una inspección ocular en el lugar del incidente el próximo miércoles 28 de octubre.

El hecho ocurrió el 20 de julio de 2010 cuando Cecilia García Otero junto con sus hijos Facundo y Eugenia se dirigía a buscar a su marido en Palermo. Al cruzar la calle Honduras, en la intersección con la avenida Scalabrini Ortiz, los tres fueron arrollados por el interno 58 de línea 15, que manejaba Verón. El conductor había decidido desviarse del recorrido habitual y doblar por la calle en lugar de continuar por la avenida. El nene murió instantáneamente. García Otero tuvo una fractura en su pierna y la beba estuvo internada durante más de una semana.

Durante esta primera audiencia, Verón habló ante los jueces y afirmó que no vio a la familia cuando dobló por Honduras. Luego, declararon varias personas que estaban a bordo del colectivo ese día. El fiscal Marcelo Saint Jean les preguntó sobre la forma de manejo del chofer previo al incidente. Todas coincidieron en que Verón “estaba nervioso” y relataron varias discusiones entre el chofer y los pasajeros por la velocidad a la que iba el colectivo y por utilizar el celular mientras manejaba.

Con respecto al momento del impacto, una de las testigos dijo que se sintió un ruido “como si hubiese pasado arriba de algo” y otra lo comparó con “pasar por un lomo de burro”. Indicaron, también, que luego del incidente y desde afuera del vehículo varias personas le pidieron a Verón que no moviera el colectivo por los heridos y que, sin embargo, el imputado dio marcha atrás. Además, declaró un representante de la empresa de colectivos, a quién se le exhibió una carta documento enviada por la empresa a Verón por una infracción. Afirmó, además, que los choferes tienen prohibido cambiar el recorrido, a menos que un inspector se los indique personalmente.

El delito de “homicidio culposo agravado por conducción imprudente” prevé una pena de dos a cinco años de prisión. El Tribunal anticipó que, luego de escuchar a los testigos que faltan y de realizar la inspección ocular, se realizará una audiencia a principios de noviembre, en la que tendrán lugar los alegatos de la querella, la Fiscalía y la defensa de Verón.