02 de marzo de 2024
02 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en abril de 2014
Comenzó el juicio contra un hombre acusado de arrojar a su esposa por el balcón
Eduardo Adrián Casaballe Colacho está acusado de arrojar a su esposa por el balcón del hotel donde vivían. Interviene la fiscal Diana Goral.

Ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°8 y con la intervención de la fiscal Diana Goral, comenzó hoy el juicio por femicidio contra Eduardo Adrián Casaballe Colacho, acusado de arrojar a su esposa por el balcón del hotel donde vivían, en Talcahuano 362 y en presencia del hijo de ambos, de tan sólo dos años. Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por Lucio Herrera con la asistencia del Programa de Género del Ministerio Público, el hecho ocurrido el 28 de abril de 2014 no se trató de una discusión sino de “una violencia polifacética sostenida en el tiempo”.

En el escrito, Herrera sostuvo que Casaballe Colacho presionó el cuello de la víctima para provocarle una leve inconsciencia y luego la arrojó, al contrario de lo que sostiene el acusado, que afirmó que se trató de un suicidio. El peritaje realizado por el Cuerpo Médico Forense determinó que la mujer tenía una lesión interna en el sector izquierdo del cuello y el mentón que no fue producto de la caída. También, determinó, a partir de la filmación de una cámara de seguridad de la zona, que la joven estaba inconsciente al caer, ya que no realizó ningún tipo de movimiento en sus brazos o piernas, algo que hacen las personas “instintivamente”, incluso en casos de suicidio.

El acusado permanece detenido desde hace un año y diez meses en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz. El delito que se le imputa (homicidio doblemente agravado por haber sido cometido contra su cónyuge, así como también por haber mediado violencia de género) prevé una pena de prisión perpetua.

En la causa, se recolectaron testimonios de familiares y de compañeros de trabajo de la mujer (que era azafata en la empresa Buquebús), que dieron cuenta de la violencia ejercida contra la víctima durante la relación. Incluso, se registraron dos denuncias por violencia doméstica realizadas por la mujer en Uruguay, país del que ambos son oriundos. “Hubo episodios comprobados de violencia verbal, psicológica, económica y física de parte del imputado hacia la víctima, lo que provocó la interrupción temporal de la pareja”, indicó Herrera en el requerimiento.

En el expediente, empleados del hotel describieron como trataba Casaballe Colacho a su esposa: controlaba sus movimientos, no la dejaba ir sola al baño e incluso en varios oportunidades se había dirigido con violencia hacia ellos.