19 de julio de 2024
19 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Oscar Ciruzzi
Comenzó el juicio contra un hombre acusado de intentar asesinar a un policía
El hecho ocurrió en marzo de 2013, días después de que el efectivo de la Policía Federal detuviera a Alonzo Aramonti por un robo dentro de un local.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº17 comenzó con el debate contra un hombre acusado de intentar asesinar con un cuchillo a un policía en marzo de 2013. A Alonzo Aramonti, se le imputa, además, dos robos. En el debate, interviene el fiscal Oscar Ciruzzi. Los jueces Pablo Vega, Juan Giudice Bravo y Alejandro Nocetti Achaval adelantaron que los alegatos serán el próximo jueves 7 de julio.

El 5 de marzo de 2013, Aramonti utilizó una barreta de hierro para ingresar a un local ubicado en Larraya y Dellepiane, en Villa Lugano. El agente de la Policia Federal Claudio Quintana cumplía una consigna a pocos metros y, al ver que la puerta del lugar estaba forzada, ingresó y detuvo al acusado.

Dos días después, cerca de las 21:00, Aramonti fue a buscar al policía a un locutorio ubicado de Murguiondo y La Rosa, también en Villa Lugano. Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por el fiscal Marcelo Retes, el acusado comenzó a golpear en la calle a Quintana con un rama de árbol de gran tamaño mientras le decía: “¿Viste que no llegué ni al juzgado? Te dije que te iba a matar”. En ese momento, sacó un cuchillo “tipo carnicero” y le dio tres puntadas en el abdomen pero que no llegaron a herirlo porque tenía puesto el chaleco antibalas.

Ante los jueces, Aramonti afirmó que ingresó a una parrilla abandonada porque juntaba chatarra y aseguró que el policía “le tenía bronca porque lo conocía del barrio”. Negó haberlo agredido con un cuchillo e indicó que Quintana podría haberse hecho él mismo los tajos en el chaleco para incriminarlo. Aseguró que sólo agarró la rama para pegarle porque “se reía de él”.

En la audiencia, declaró la dueña del locutorio. Recordó que el día anterior al hecho, el acusado fue al local porque estaba buscando a Quintana y que le dijo que cuando lo encontrara “le iba a partir la cabeza”. Indicó que la agresión ocurrió cuando ella ya tenía cerrado y se estaba por ir. “Se agarraron y vi que Aramonti se levantó la remera y sacó algo brilloso, por lo que fui adentro del local a llamar al 911 porque pensé que se iban a matar”. También, declararon los dos policías que llegaron primero al lugar, luego de ser alertados por un vecino. Ambos dijeron que ese día estaba presente la familia del acusado y que tanto Aramonti como su padre fueron violentos con ellos.