23 de febrero de 2024
23 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el titular de la Unidad Fiscal de Litigio Oral Estratégico, Abel Córdoba
Comenzó un juicio por tráfico de estupefacientes
Los imputados están acusados de comercializar diversas sustancias ilícitas y formarían parte de una organización que opera a nivel internacional. La investigación tuvo inicio con motivo de una denuncia brindada por un representante de las fuerzas especiales de Ucrania.

La semana pasada, comenzó ante el Tribunal Oral Federal Nº 6 a cargo de José Martínez Sobrino, Julio Panelo y María del Carmen Roqueta, un juicio por tráfico de estupefacientes en los Tribunales de Comodoro Py contra nueve imputados, de los cuales tres se encuentran detenidos en el penal de Devoto. La causa se había iniciado a raíz de una comunicación brindada por un representante de las fuerzas especiales de Ucrania. Por el Ministerio Público, intervienen los fiscales Abel Córdoba y Gabriela Baigun.

En la audiencia de ayer Abel Córdoba rechazó todas las nulidades planteadas por las defensas, de las cuales algunas ya habían sido expuestas y resueltas oportunamente y otras estuvieron relacionadas con la actuación del titular de la Unidad Fiscal de Litigio Oral Estratégico, quien había ejercido funciones como representante de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin). Los abogados entendieron que se veía afectado el principio de objetividad de la función del fiscal. Sin embargo, los jueces TOF N°6 rechazaron todas las nulidades y continuó el debate.

Luego, fue el turno de las indagatorias. La mayoría de los imputados no declararon por lo que se procedió a la lectura de las de las declaraciones realizadas durante la etapa de instrucción. Solamente, uno de los imputados solicitó declarar, pero debido al horario, el Tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el lunes próximo a las 11:00, cuando podrá hacer uso de la palabra.

En el requerimiento de elevación, el fiscal Federico Delgado subrayó que “la gran cantidad de material estupefaciente incautado, el modo en que se encontraba fraccionado y la existencia de balanzas de precisión, todo lo cual sumado a las averiguaciones realizadas por el personal policial y el contenido de las escuchas telefónicas, integran un cuadro probatorio que permite aseverar el destino que darían a la droga: su comercialización”.

La causa se inició a partir de la noticia formal brindada por un representante de las fuerzas especiales de Ucrania, que motivó que la investigación recayera en una presunta organización criminal integrada por personas de nacionalidad rusa y ucraniana que se dedicarían al tráfico de estupefacientes en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Delgado explicó que una vez chequeados como “veraces” los hechos denunciados, se propuso la intervención de las líneas telefónicas, de lo que surgió que la banda estaba integrada “por una gran cantidad de miembros y una estructura compleja con ramificaciones de alcance internacional (España, Holanda, Ucrania y Rusia)”.

Se trata de una organización narcocriminal que se habría dedicado a la comercialización de estupefacientes y otras conductas desde octubre de 2011 hasta fines de octubre de 2012. Para llevar adelante la actividad, habría desplegado un mecanismo complejo que implicó la utilización de medios económicos, sustancias estupefacientes, teléfonos celulares y elementos necesarios para el tráfico y acondicionado de la droga – balanzas de precisión, bolsas de nylon, selladores, documentación falsa, armas-.

Durante los allanamientos a diferentes domicilios en los que vivían los acusados, se secuestraron cocaína, marihuana -capullos, flores y plantas-, hongos psolocibe, pastillas de LSD, y dinero en pesos, dólares, reales y euros.