25 de mayo de 2024
25 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los hechos ocurrieron cuando ambas tenían menos de 18 años
Condenaron a 24 años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de sus dos hijas
La Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC) acompañó a ambas víctimas durante la instrucción y el juicio.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº6 condenó a 24 años de prisión a un hombre que abusó sexualmente de dos de sus hijas cuando ambas eras menores de 18 años. En la causa, intervino la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC), que acompañó a las jóvenes durante las distintas etapas del proceso judicial.

Los jueces Alejandro Martín Becerra, Ricardo Manuel Rojas y Guillermo Jorge Yacobucci condenaron al hombre por los delitos de “abuso sexual doblemente calificado por resultar un sometimiento gravemente ultrajante y haber mediado acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra su descendiente que concurren materialmente entre sí en concurso real con abuso sexual calificado por haber mediado acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra su descendiente”.

Debido a la complejidad de la causa, las profesionales del Programa Especial para la Atención a Víctimas de Violencia de Género realizaron varias intervenciones para abordar el caso de manera integral. La joven fue asistida en un Centro Integral de la Mujer, que se encarga de contener emocionalmente a víctimas de abusos y de violencia de género. Durante la instrucción, profesionales de la DOVIC sostuvieron entrevistas y comunicaciones telefónicas semanales tanto con la damnificada como con su grupo familiar.

Durante el juicio, que comenzó en julio pasado, las jóvenes fueron acompañadas por las profesionales de la Dirección tanto en su declaración como en las siguientes audiencias. Ante los jueces y el fiscal Diego Nicholson, una de las víctimas contó nuevamente las situaciones abusivas que sufrió durante su adolescencia. A pesar de la afectación que significó para su desarrollo psico-emocional lo sucedido, la DOVIC destacó que la joven siempre se mostró dispuesta a avanzar con el proceso judicial.

Las articulaciones realizadas por la DOVIC, tanto intra como interinstitucionales permitieron que la damnificada se afianzara como sujeto de derechos. Se hizo hincapié no sólo en el derecho a la información, es decir, a estar al tanto del proceso judicial sino también a su derecho de recibir asistencia y contención por parte de los agentes judiciales.

En 2008, una de las víctimas, en ese momento de 21 años, se presentó en la Oficina de Asistencia Integral a la Víctima del Delito (OFAVI), actualmente absorbida por la DOVIC, para relatar los abusos a los cuales había sido sometida por su padre. Contó que había sufrido diferentes episodios que involucraban violencia física, emocional y sexual  que comenzaron cuando se mudó a vivir con él, a sus 14 años y que se prolongaron hasta sus 18. Como producto de los abusos, la joven tuvo un hijo. También, aseguró que su media hermana, siete años menor que ella, padecía lo mismo.

Luego de esta presentación, la joven se fue a vivir a otra provincia, para evitar las intimidaciones que sufría por parte de su padre. Regresó a mediados de 2015 y acudió a la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Allí, relató que el hombre había comenzado a hostigarla nuevamente y que reclamaba tener contacto con el nene.

La Fiscalía de Instrucción Nº8, a cargo de Fernando Fiszer, tomó intervención en el expediente y solicitó un examen de ADN al Juzgado de Instrucción Nº37, donde se corroboró que el nene era hijo del ahora condenado. En ese momento, se ordenó la detención del imputado, quién actualmente se encuentra detenido.

En el requerimiento de elevación a juicio, el fiscal consideró que los relatos de ambas damnificadas fueron claros, firmes y contundentes y brindaron un detalle pormenorizado de la violencia que vivieron. Tomó en cuenta el informe elaborado en la OVD, que calificaba la situación como de “altísimo riesgo” y las presentaciones realizadas por la DOVIC en cuanto al acompañamiento que realizaron a las denunciantes.

Todo el devenir del proceso judicial, y la condena dictada en el presente, permitió que la víctima pudiera reposicionarse ante la problemática que vivió y también, atravesar los requerimientos de la causa penal. Permitió, además, que ambas víctimas se reencontraran y afianzaran su relación. Desde el Programa de atención a Víctima de Violencia de Género de la DOVIC se continuará con la contención y acompañamiento durante la ejecución de la sentencia condenatoria.