23 de junio de 2024
23 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el debate intervino la Fiscalía General ante los TOC N°28
Condenaron a cuatro integrantes de una asociación ilícita que robaba perfumerías y locales de tecnología
El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°27 les impuso penas de entre seis y nueve años de prisión, a pesar que la fiscalía había pedido penas más graves.

El 30 de junio pasado, con la intervención del titular de la Fiscalía General ante los TOC N°28, Guillermo Pérez de la Fuente, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°27, integrado por Federico Salvá, Jorge Romeo y Javier de la Fuente, condenó a cuatro hombres a penas de entre seis y nueve años de prisión, como integrantes de una asociación ilícita que cometió doce robos con armas a perfumerías y locales de venta de tecnología, en distintos barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los hechos

En el año 2018, luego de que el fiscal José María Campagoli asumiera al frente de la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación Criminal Compleja (UFECRI), personal de la Secretaría de Investigaciones Penales (SIPE) que funciona en dicho ámbito, entrecruzó la información de las distintas denuncias por robos a comercios de la perfumería Crayón y los locales de tecnología Compumundo, Frávega, Garbarino y Samsung, cometidos bajo la misma modalidad, entre el 21 de diciembre de 2013 y el 30 de enero de 2016, y que eran investigados por distintas fiscalías de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Al poco tiempo de eso, representantes de las firmas asaltadas se presentaron en la SIPE que, gracias al análisis de las imágenes obtenidas de distintas cámaras de seguridad, pudo individualizar a Alejandro Acosta, Christian Alejandro Sanzón, Ramón Aníbal Sánchez y Gian Lucas Tapia, como los responsables de los atracos junto a otras personas que aún no fueron identificadas.

En los doce sucesos investigados, los condenados ingresaban armados a los locales, reducían a los empleados y clientes, los encerraban en los depósitos atados de manos con precintos, para luego sustraer perfumes, equipos informáticos y teléfonos celulares, que luego cargaban en distintos vehículos en los que huían.

El debate

En su alegato, el fiscal Guillermo Pérez de la Fuente sostuvo la acusación formulada en el requerimiento de elevación a juicio por el fiscal José María Campagnoli. Así, tuvo por acreditado que los imputados, junto a otras personas, integraron una organización criminal destinada a cometer un indeterminado número de delitos.

Asimismo, tuvo por probado que, en la mañana del 21 de diciembre de 2013, Sánzón y Sánchez ingresaron armados a la sucursal de la perfumería Crayón, en la Avenida Santa Fe al 5000 y, tras reducir al personal y los clientes, sustrajeron $1.350 y 315 frascos de perfume exhibidos en el lugar, valuados en $21.000.  Horas más tarde, con la misma modalidad, robaron en la sucursal de la misma firma, en la Avenida Scalabrini Ortíz, y se llevaron $925 y perfumes por $42.000.

En la tarde del 12 de enero de 2014, Sanzón, Acosta, Sánchez y Tapia ingresaron a la sucursal de la firma Compumundo, ubicada en la Avenida Rivadavia al 6700, y sustrajeron $2.070 y dispositivos electrónicos. Una semana después, robaron en la sucursal de la Avenida Rivadavia a 5100, donde huyeron con $9.800 y objetos electrónicos que estaban exhibidos en el salón de ventas.

El 2 de abril de 2014, Sánzon, Acosta y Sánchez volvieron a robar una sucursal de la perfumería Crayón, en Scalabrini Ortíz al 2400, y tres días después, asaltaron otra sucursal de Compumundo en Rivadavia al 6700, pero personal de seguridad del local dio aviso a la policía, que se tiroteó con los delincuentes, cuando estos huían.

El 24 de mayo de 2014, Acosta robó en celulares, computadoras portátiles y cámaras fotográficas del local de Samsung de la Avenida Cabildo al 2000. Dos días antes, Sánchez y otras personas robaron en la sucursal de Garbarino en la Av. Santa Fe al 3200.  El 15 de noviembre de 2015 y el 30 de enero de 2016, Tapia robó los respectivos locales de la firma Frávega las avenidas Cabildo al 2200 y Rivadavia al 6400.

En virtud de todo ello, el representante del Ministerio Público Fiscal pidió que fueran condenados a penas de entre 7 años y 8 años y seis meses de prisión por considerarlos coautores de asociación ilícita. Asimismo, respecto de Acosta y Tapia, señaló que era coautores de cuatro hechos de robo doblemente agravado por ser cometido en poblado y en banda y por el uso de armas de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse. Pidió que Acosta también fuera condenado por tentativa de robo con arma de fuego, mientras que Sánzón debía responder por cinco robos agravado por ser cometido en poblado y en banda y por el uso de armas de fuego, pero no por la tentativa, dado que el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°21 ya lo había condenado por ese hecho a 20 años de prisión. Finalmente, pidió condenar a Sánchez por cinco de los robos consumados y uno en tentativa. También pidió la declaración de reincidencia para Sánzon, Sánchez y Tapia.

Finalmente, los jueces Federico Salvá, Jorge Romeo y Javier de la Fuente condenaron a Acosta y Tapia a la pena de 6 años de prisión, mientras que Sanzón recibió seis años y seis meses que se unificaron con condenas anteriores en una de 24 años de prisión, al igual que ocurrió con Sánchez, a quien le impusieron 7 años de prisión que se unificándose con sus anteriores penas en una de 9 años de prisión.