26 de noviembre de 2021
26 de noviembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General N°5 ante el TOCF de San Martín
Condenaron a penas de entre 5 y 17 años de prisión a cinco hombres por tres secuestros extorsivos
Así lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5 de San Martín. Tres de los acusados tenían condenas previas y deberán cumplir penas unificadas de entre 17 y 24 años de prisión. Los hechos juzgados tuvieron lugar entre enero y abril de 2019, en distintas localidades del conurbano bonaerense.

En línea con el requerimiento del titular de la Fiscalía General N°5 ante el TOCF de San Martín, Carlos Cearras, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5 de esa jurisdicción condenó este miércoles a Matías Gabriel Pereyra, Eduardo Oscar Carbajal, Alan Pablo Mayorano, Braian Esteban Aquino y Juan Eduardo Oroná a penas de entre 5 y 17 años de prisión, por integrar una asociación ilícita, denominada “La banda del Focus”, que realizó tres secuestros extorsivos, cuatro robos con armas y otros delitos, entre enero y abril de 2019, en distintas localidades del conurbano bonaerense.

Los hechos

En el requerimiento de elevación a juicio elaborado por el fiscal Santiago Marquevich, a cargo de la Fiscalía Federal de Hurlingham y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), junto al fiscal auxiliar Ignacio Rueda, les imputaron a distintos integrantes de la organización su participación en distintos hechos acaecidos en las localidades bonaerenses de Castelar, Ituzaingó, Marcos Paz, Merlo y San Antonio de Padua.

El primero de los hechos tuvo lugar en el mediodía del 16 de enero de 2019, cuando Pereyra y otro hombre secuestraron a una mujer que acababa de subir a su Fiat 500, en la localidad de Ituzaingó. Tras acordar con sus familiares el pago de un rescate de 45 mil dólares, la víctima fue liberada en San Antonio de Padua, luego de devolverle su teléfono celular y las llaves de su vehículo, el cual habían abandonado a pocos metros del lugar de liberación.

El segundo secuestro tuvo lugar el 5 de febrero de 2019, cuando Pereyra y Carabajal -junto a otras personas no identificadas- abordaron a una pareja que salía de visitar a su contador, en la localidad de Ituzaingó, y la obligaron a reingresar al domicilio, donde le exigieron al hombre dinero en efectivo. Como este no tenía el monto solicitado, les ofreció buscar una suma en su vivienda, por lo que lo trasladaron en su Mercedes Benz C250 hacia su domicilio de la localidad bonaerense de Marcos Paz, donde tras obtener el dinero, lo tomaron cautivo junto a su hijo, para luego liberarlos junto al vehículo a pocas cuadras.

Los condenados integraban una asociación ilícita denominada “La banda del Focus”, que realizó tres secuestros extorsivos, cuatro robos con armas y otros delitos en Castelar, Ituzaingó, Marcos Paz, Merlo y San Antonio de Padua.

El tercer secuestro acaeció en la mañana del 27 de febrero de 2019, cuando se retiraba de su inmobiliaria en la localidad bonaerense de Marcos Paz, un hombre fue interceptado por Pereyra, Carbajal y Aquino, quienes tras amenazarlo con armas de fuego lo obligaron a subirse a la parte trasera del Ford Focus en el que habían llegado. Un motociclista advirtió lo que ocurría y avisó a la policía, lo que generó una persecución de la que los imputados pudieron librarse. Por su parte, Mayorano huyó del lugar con la camioneta de la víctima, que fue trasladada a una propiedad facilitada por Oroná. Los captores se comunicaron con familiares del hombre a quienes le exigieron rescate por su liberación, el cual consistió en el pago de 130 mil pesos y 35 mil dólares que fueron entregados en la localidad de Pontevedra. La víctima fue liberada en Merlo, luego de que la despojaran de una mochila con dinero, ropa y otros objetos de valor que estaban en su interior y en el de la camioneta que le sustrajeron.

En tanto, en la mañana del 29 de marzo de 2019, Pereyra y Mayorano, tras amenazar con armas a una mujer, le sustrajeron su vehículo Toyota Corolla en la localidad de Castelar. También en la tarde de aquel día, mientras descargaba el baúl de su Ford Focus, frente al domicilio de sus padres, en la localidad de Merlo, un hombre fue abordado por Aquino y Mayorano quienes, tras amenazarlo con armas de fuego, le sustrajeron el automóvil y se dieron a la fuga. Días después, el 2 de abril, Pereyra volvió al lugar y se hizo pasar por policía, por lo que tocó timbre en el domicilio, donde lo atendió la empleada doméstica, a quien amenazó con un arma, la maniató, le robó su celular, el teléfono inalámbrico de la vivienda y 20 mil pesos.

Asimismo, el 8 de abril de 2019, Pereyra y otro hombre amenazaron con un destornillador a una mujer y su nieto, y le robaron 12 mil pesos. Minutos antes, el imputado -que vestía ropa de fajina- se había hecho pasar por un empleado de una empresa de electricidad, para poder acceder a la vivienda, donde redujo a las víctimas junto a su cómplice y les sustrajo el dinero.

Finalmente, el 9 de abril de 2019, Pereyra, fue apresado en el marco del allanamiento a su domicilio, en la localidad de Merlo. El imputado se resistió a su detención y se le incautó una pistola calibre 45, para la cual no tenía autorización legal de portación, con la que intentó agredir a la policía. Asimismo, la fiscalía también le imputó a Pereyra -en su calidad de líder-, Aquino, Mayorano y Carabajal los delitos de asociación ilícita y encubrimiento, por haber recibido -a sabiendas de su origen ilícito y con ánimo de lucro- el Ford Focus blanco que le fuera robado a un hombre el 25 de aquél año, y que fuera usado en el secuestro cometido dos días después.

El juicio

En línea con los pedidos de pena efectuados por el fiscal general Carlos Cearras, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5 de San Martín, Matías Alejandro Mancini, Esteban C. Rodríguez Eggers y María Claudia Morgese Martín, condenaron a Pereyra a la pena de 10 años de prisión, al pago de una multa de 90 mil pesos y accesorias legales como autor de tres secuestros extorsivos agravados por haberse cobrado el rescate exigido y por haberse cometido con la intervención de tres o más personas, cuatro robos agravados por haberse cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada, en poblado y en banda, un robo agravado por haberse cometido con arma impropia, tenencia ilegítima de arma de guerra, resistencia a la autoridad, encubrimiento agravado por su procedencia ilícita y ánimo de lucro, y como jefe de una asociación ilícita. Asimismo, como registraba antecedentes y dos condenas previas -impuestas por el TOF N°2 de San Martín y el TOC N°2 de Mercedes- se lo declaró reincidente y se le unificó la pena en una única de 24 años de prisión.

Por su parte, se le impuso a Eduardo Oscar Carabajal una pena de 15 años y seis meses de prisión, el pago de una multa de 90 mil pesos y accesorias legales como coautor de dos secuestros extorsivos agravados por haberse cobrado el rescate exigido y por haberse cometido con la intervención de tres o más personas, dos robos agravados por haberse cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada, en poblado y en banda, encubrimiento agravado y asociación ilícita. Asimismo, esa condena se unificó con la dispuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal N°2 de Morón, en una pena única de 17 años de prisión.

Alan Pablo Mayorano recibió 17 años de prisión, accesorias legales y multa de 90 mil pesos -que se unificó en 21 años de prisión con la condena previa del TOC N°2 de Morón- como coautor de un secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado el rescate exigido y por haberse cometido con la intervención de tres o más personas dos robos agravados por haberse cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada, en poblado y en banda; un robo con armas, encubrimiento agravado y asociación ilícita.

También, Braian Esteban Aquino recibió 13 años y seis meses de prisión, multa de 90 mil pesos y accesorias legales, como coautor de un secuestro extorsivo agravado por el cobro del rescate y la intervención de tres o más personas en su comisión, dos robos agravados por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse -uno de ellos además por ser en poblado y en banda-, encubrimiento agravado y asociación ilícita.

Finalmente, el tribunal condenó a Juan Eduardo Oroná a cinco años de prisión, multa de 45 mil pesos y accesorias legales, como partícipe secundario de secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado el rescate exigido y por la intervención de tres o más personas.

Además, el Tribunal Oral Criminal Federal N°5 dispuso el decomiso de un vehículo y otros bienes, al tiempo que fijó audiencia para el miércoles 8 de septiembre a las 13.30 horas, a fin de dar a conocer los fundamentos de la sentencia.