18 de agosto de 2019
18 de agosto de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General Nº 10 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional
Condenaron a prisión perpetua a un joven por el crimen de una mujer de 91 años
El hecho ocurrió en Barracas en diciembre de 2017. La víctima vivía en un tercer piso: dos hombres subieron hasta allí, la atacaron y se llevaron dinero y objetos de valor. El resto de los imputados estaba en la calle, haciendo de “campana”.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°10 condenó a un joven a prisión perpetua al considerarlo responsable del homicidio de Élida Perasso, una mujer de 91 años, durante un robo, en diciembre de 2017.  A otros tres involucrados en el asalto les fijaron una pena de entre tres y seis años de prisión. El fiscal Oscar Ciruzzi había pedido perpetua para todos los involucrados en el hecho.

Los jueces Alejandro Noceti Achával, Silvia Mora y Alejandro Becerra condenaron a Alexis López por el delito de "homicidio criminis causa". A Darío Arena le fijaron una pena de seis años de prisión por “robo doblemente agravado por haber sido cometido en poblado y en banda y por escalamiento”. Por el mismo delito, a Ignacio Segovia le dieron cuatro años y seis meses de cárcel y a Micaela Miranda, tres años en suspenso. Los fundamentos se conocerán la próxima semana.

Los cuatro, junto con otros dos hombres que permanecen prófugos, fueron la madrugada del 23 de diciembre de 2017 hasta el edificio de la avenida Montes de Oca al 300 y repartieron los roles. Dos subirían hasta el departamento del piso 3, el primero que estaba sin rejas de protección. El resto se quedarían como “campana” abajo, para avisar si algo pasaba.

López y uno de los prófugos subieron entonces por el frente del edificio con la ayuda de Arena, quien “les hizo pie”. Escalaron por los balcones (en uno de ellos, la reja quedó un tanto doblada) y entraron por la ventana, ya que la persiana estaba medio levantada y una de sus hojas estaba abierta.

Ya dentro del lugar, fueron hasta el dormitorio, donde la mujer estaba durmiendo. No tenía ni su audífono (tenía problemas de audición) ni sus lentes. Su bastón fue encontrado donde solía dejarlo, junto a la cama. En esta situación, fue atacada: de acuerdo a la autopsia, Élida falleció por “asfixia mecánica por compresión extrínseca cervical”. “Fue estrangulada y tenía más de 16 lesiones en su cabeza y sus brazos: trasladen esto al sufrimiento de una señora de 91 años, los agresores actuaron con un desprecio por la vida realmente llamativo”, consideró el fiscal durante su alegato.

"Los agresores actuaron con un desprecio por la vida realmente llamativo”, consideró el fiscal durante su alegato.

Luego de matar a la víctima, recorrieron el departamento en búsqueda de objetos para robar. Se llevaron una alianza de casamientos, varias joyas y el dinero que la señora tenía en la cocina y que usaba para pagar los gastos diarios. Intentaron también abrir una caja de seguridad que estaba en el dormitorio pero sin éxito. Para salir, utilizaron el juego de llaves de la puerta de servicio.

Mientras todo esto sucedía, en la calle, Arena se mantenía en permanente contacto telefónico. Miranda, por su parte, se encargaba de “entretener” a un guardia de seguridad de un edificio lindero mientras que Segovia y el segundo hombre que permanece prófugo fueron hasta la esquina de Montes de Oca e Ituzaingó y otro a la intersección de esa avenida con la calle Uspallata a modo de “campana”.

El fiscal hizo hincapié en las once llamadas que realizó Miranda al 911 el 1 de febrero de 2018. Esa madrugada, la joven le dijo al operador en reiteradas ocasiones que había sido “cómplice” del homicidio de Perasso. “Fui culpable de lo que pasó”, repitió varias veces. Ejemplificó, además, con los videos y las fotos que hay en el expediente sobre la participación de todos en el hecho y la presencia en el lugar.

Además, el Tribunal condenó a Montero por tres años de prisión en suspenso por un hecho de características similares donde también participaron Segovia y Arena, quién junto a López también fueron condenados por otra situación pero en Recoleta. La causa continúa en la instrucción por las dos personas que siguen prófugas, a cargo del fiscal Marcelo Martínez Burgos.