29 de mayo de 2024
29 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en septiembre de 2014
Condenaron a siete años de prisión a un hombre que intentó matar a su ex pareja
Lo estableció el Tribunal Oral en lo Criminal Nº5. El fiscal Ariel Yapur había solicitado 14 años de cárcel.

Los jueces Rafael Alejandro Oliden, Adrián Perez Lance y Fátima Ruiz López condenaron a siete años de prisión a un hombre que intentó matar a su ex pareja, en septiembre de 2014. Durante su alegato, el fiscal Ariel Yapur había pedido 14 años de prisión por considerar que el hecho había ocurrido “en un contexto de violencia de género”. Los fundamentos se conocerán el próximo 23 de septiembre.

Ariel Mossuto fue condenado por los delitos de “tentativa de homicidio en concurso ideal con lesiones leves agravadas por haber sido cometidas para facilitar o ejecutar otro delito” y se encuentra actualmente detenido en el Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires.

El 13 de septiembre de 2014, Mossuto se dirigió a la casa de su ex pareja, con quién tenía un hija, en el barrio Zavaleta. La mujer estaba acompañada por una amiga y también se encontraban sus dos hijos, de cuatro años y dos meses respectivamente. Según relató el fiscal durante su alegato, el hombre le exigió volver con ella por lo que comenzaron a discutir.

En ese momento, el ahora condenado sacó un cuchillo y, a pesar de que la mujer tenía a la hija de ambos en brazos, comenzó a agredirla, lo que le produjo varios cortes en la cabeza. La amiga de la damnificada intentó frenar la agresión pero fue también atacada por Mossuto, quién la empujó, la tiró al piso y le provocó varias lesiones con el cuchillo en las piernas.

Luego, agredió nuevamente a su ex: cuando la víctima estaba por salir de la casa para buscar ayuda, la apuñaló en el tórax, a la altura del tercer espacio intercostal. Esto le produjo una perforación en su pleura y un neumotórax, además de una importante hemorragia. Fue trasladada al Hospital Penna, donde permaneció internada varios días.

El fiscal repasó durante su exposición la declaración de un miembro de Gendarmería Nacional, quién relató que aquél día se encontró con dos mujeres que le pedían ayuda. Detrás de ellas, estaba Mossuto, al que describió como “violento, agresivo y exaltado”. Con ayuda de otros efectivos, logró detenerlo, así como también secuestró el cuchillo utilizado en el ataque.

El representante del Ministerio Público consideró que los testimonios de las dos mujeres  narraron los hechos “de modo concordante y preciso frente a un episodio traumático y tumultuoso como el que vivieron”. Recordó que ninguna quería venir a declarar pero, a pesar de ello, las dos dieron versiones coincidentes del ataque.

El ahora condenado aseguró en su indagatoria que había otro vivienda y que fue él quién atacó a las mujeres. Para el fiscal, esa versión no coincidió con ninguna de las pruebas que constan en la causa. Tuvo en cuenta, además, la declaración del testigo que firmó las actas de detención, quién vio a Mossuto minutos después del ataque con las manos llenas de sangre.

Yapur sostuvo que, pese a que el informe médico aseguró que las lesiones no le provocaron riesgo de vida a la mujer, eso se debió a la rápida atención que recibió del SAME y en el Hospital Penna. Aseguró que el hombre era consciente del peligro para la vida que conlleva clavarle un cuchillo en esa zona del cuerpo. “¿Qué otra cosa que la muerte puede querer alguien que se comporta de esta manera?”, se preguntó.

La Fiscalía de Distrito de los barrios Nueva Pompeya y Parque Patricios, a cargo de Adrián Giménez, había planteado en el requerimiento de elevación a juicio que la calificación de “tentativa de homicidio” debía agravarse pues Mossuto había mantenido una relación de pareja con la víctima.

En esa misma línea, Yapur tuvo en cuenta esa relación y consideró que el ataque se había dado en un contexto de violencia de género. Puntualizó que antes de las lesiones, el hombre había discutido con su ex ya que él quería retomar la relación y ella se negaba. “Mossuto demostró, más allá de su acción, los patrones culturales de superioridad del hombre para doblegar la voluntad de una mujer que hay en la sociedad”, recalcó. Citó la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer de la ONU (CEDAW) y la ley 26485 de “Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres”, sancionada en 2009 en nuestro país.