27 de febrero de 2024
27 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en mayo de 2015
Condenaron a tres años de prisión en suspenso a un joven que asesinó a su padre
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº15 consideró que Julián Albino Saldivia actuó con “exceso en la legítima defensa”. La fiscal Dafne Palópoli había solicitado la misma pena pero de cumplimiento efectivo.

Los jueces María Cristina Bértola y Hugo Decaria (con la disidencia de Adrián Martín) condenaron a tres años de prisión en suspenso a un joven que asesinó a su padre en mayo del año pasado. Para los magistrados, el homicidio agravado por el vínculo fue cometido “con exceso en la legítima defensa”. En el debate intervino la fiscal Dafne Palópoli, quién había solicitado también tres años de cárcel pero de cumplimiento efectivo.

Los magistrados le impusieron una serie de reglas que debe cumplir en los próximos tres años, entre las que se encuentra terminar el colegio secundario y abstenerse de “abusar de bebidas alcohólicas”. Por su parte, el juez Martín había propuesto la absolución de Julián Saldivia, tal como había solicitado la defensa del joven.

El 3 de mayo de 2015, alrededor de las 05:30, Julián Saldivia, en aquél momento de 18 años, discutió con su padre, dentro de la casa donde ambos vivían, en Constitución. La víctima le reprochó a su hijo haber llegado tarde luego de una salida con sus amigos y comenzó a insultarlo y golpearlo. Tras no poder frenar las agresiones, el joven intentó refugiarse en el baño y luego en la cocina. Allí, tomó un cuchillo que había en la mesada y tras girar, se encontró con su padre, quién se le abalanzó para seguir golpeándolo. En ese momento, Julián Saldivia le produjo una herida en el pecho a su padre, quién pocos minutos después falleció.

La madre del acusado y pareja de la víctima fue testigo de los hechos y le relató a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Nº15 que aquella madrugada, el hombre había bebido y que cuando su hijo llegó a su casa, fue directamente a golpearlo. “No hubo manera de que lo pudiese parar”, indicó, y dijo que cuando bebía se ponía “molesto y a veces agresivo”. Recordó, además, que esto había sucedido en otras oportunidades.

En su alegato, la fiscal Dafne Palópoli consideró que hubo una “agresión ilegítima de la víctima y que en el fragor de la discusión, Julián se defendió” pero que el método para repeler la agresión fue excesivo. Además, tuvo en cuenta el arrepentimiento demostrado, la “pena natural” que acarreará el joven por haber matado a su padre y las situaciones previas de violencia.

Los jueces tuvieron en cuenta los argumentos de la fiscalía y sostuvieron que quedó acreditada la agresión de la víctima, su intensidad y duración, así como también “los vanos intentos del imputado de evitarla y su consiguiente temor”.