31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los hechos ocurrieron entre el 27 y el 29 de julio de 2013
Condenaron a un hombre acusado de participar de un raid delictivo
El tribunal condenó a cinco años y ocho meses de prisión a Horacio Armas por el delito de robo agravado. El ahora condenado ingresó junto a otras personas todavía no identificadas a una vivienda y mantuvieron privada de la libertad de una familia. La fiscal Cuñarro había pedido una pena de siete años y ocho meses de prisión.

Los jueces del Tribunal Oral Criminal Nº 1 condenaron a Horacio Sebastián Armas a cinco años y ocho meses de prisión por ser autor del delito de robo agravado por su comisión con armas en concurso real con el resistencia a la autoridad. En tanto, los jueces absolvieron al acusado de encubrimiento. Armas, junto a otras personas que no fueron identificados, llevaron adelante un raid delictivo que culminó con la privación ilegal de la libertad de una familia. La serie de robos en las que participó el ahora condenado fueron cometidos entre la tarde del 27 de julio y el 29 de julio de 2013.

La fiscal del juicio Mónica Cuñarro, quien trabajó el caso en coordinación con el magistrado de instrucción Patricio Lugones, había solicitado al tribunal una pena de siete años y ocho meses.

Los hechos

Durante el alegato, Cuñarro relató que Armas esperó junto a los integrantes de la banda dentro de un Renault Sandero que había sido sustraído días antes, a que un matrimonio llegue a su domicilio sobre la calle Corrales. Mientras la pareja descendía de su auto, aprovecharon para ingresar a la vivienda y recorrieron el lugar apuntando con un arma a la cabeza de la mujer, e incluso tomaron cuchillos de la cocina para atemorizar aún más a las víctimas, entre las que se encontraba el hijo y una amiga. Los ladrones cargaron rápidamente todos los elementos -dinero, computadoras y joyas, entre otros- al Renault Sandero y se fueron.

La partida se produjo abruptamente porque pasaba por el lugar una unidad de la Gendarmería que alertó que el vehículo se desplazaba a gran velocidad. Fue entonces cuando se produjo un tiroteo que culminó cuando el patrullero y el Sandero robado chocaron. Los uniformados detuvieron a Armas, pero los demás integrantes del grupo se dieron a la fuga.

Los otros dos hechos que se le imputan al ahora condenado se produjeron casi de igual manera. Uno tiene que ver con el robo de un auto y varias pertenencias a una mujer que interceptaron cuando salía de su domicilio y el otro ocurrió días después, cuando abordaron a un joven mientras estacionaba su Peugeot 206 sobre la Avenida Escalada. En esta oportunidad, Armas habría amenazado con un pistola y exigido la entrega del automóvil.