03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el juicio, intervino el fiscal Fernando Fiszer
Condenaron al padre y al padrastro por abusar de una niña con discapacidad
Tal como lo requirió el representante del Ministerio Público, el Tribunal Oral en lo Criminal N°16 los sentenció a 11 y 16 años de prisión. Asimismo, ambos hombres son investigados por la posible comisión de otros abusos en perjuicio de sus demás hijos.

Conforme lo solicitado por Fernando Fiszer, interinamente a cargo de la Fiscalía General N°16 ante los T.O.C., el Tribunal Oral en lo Criminal N°16 condenó al padrastro y al padre de una niña que padece leve retraso madurativo, a penas de 11 y 16 años de prisión respectivamente por el abuso sexual de la víctima.

En su alegato, el representante del Ministerio Público Fiscal de la Nación sostuvo que entre 2009 y julio de 2013, el padrastro de la niña abusó sexualmente de ella al menos una vez por semana, cuando la madre de la chica se ausentaba del hogar para hacer compras o ir a la escuela. En relación al padre biológico, Fiszer consideró probado que en tres oportunidades, entre el año 2010 y junio de 2013, abusó de ella con acceso carnal.

En virtud de las pruebas surgidas del debate oral, el fiscal requirió que se condene al padrastro a la pena de 16 años por considerarlo autor del delito de abuso sexual agravado por ser gravemente ultrajante, por haber sido cometido con acceso carnal y por aprovecharse de la relación de convivencia con la víctima. Respecto al padre, el representante del MPF pidió una condena de 11 años de prisión por considerarlo responsable del delito de abuso sexual agravado por haber mediado acceso carnal reiterado, en tres oportunidades, y por resultar ascendiente de la víctima.

Por su parte, los abogados defensores solicitaron la absolución de sus asistidos, por existir duda respecto a la participación en los hechos que se les imputan.

El caso

Debido a su retraso madurativo, la pequeña debía asistir a clases de apoyo, y fue a las docentes con las que tomó confianza a quienes les confesó lo que le ocurría con su padre y su padrastro. Ante ello, la directora de la escuela, presentó la denuncia y la chiquita fue trasladada a un refugio para víctimas de trata del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

A lo largo de varias entrevistas con psicólogos, la niña relató las distintas situaciones a las que era sometida desde los 8 años de edad. Su padre le hacía tomar alcohol y aprovechando que la niña se adormecía, abusaba de ella. En tanto que el padrastro, con quien convivía, aprovechaba las ausencias de la madre y hacía lo mismo, o la iba a buscar a las clases de apoyo en el colegio, y la entregaba a otros hombres, para que abusaran de ella, por lo que recibía dinero a cambio.

El debate

Durante el juicio, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°16, presidido por María Cristina Bértola e integrado por Inés Cantisani y Gustavo González Ferrari, escucharon los testimonios de distintos psicólogos y especialistas, que dieron cuenta de la situación física y mental de la pequeña. En base a ello, condenaron a ambos hombres, a las penas requeridas por la fiscalía.

Asimismo, la Fiscalía había pedido la imposición de una caución real para el padre de la chica, dado que no se podía precisar su domicilio. En tal sentido, y en virtud de que también se desconocía donde vivía el padrastro, quien tras la denuncia fue excluido del hogar, los jueces consideraron pertinente detener a los condenados para que sean alojados en una Unidad Carcelaria del Servicio Penitenciario Federal, hasta tanto quede firme la condena dispuesta.