01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La maniobra tuvo como víctimas a dos jóvenes
Confirman procesamiento a un comisario por fraguar testimonios en un sumario policial
La Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones hizo lugar a la apelación del fiscal. El policía estaba acusado de incorporar testimonios falsos en un caso de privación ilegitima de la libertad. Además, se le trabó un embargo a sus bienes por más de 20 mil pesos.

Sobre la base de lo solicitado por la fiscalía, la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional dispuso procesar sin prisión preventiva al comisario Miguel Ángel Torres, por considerarlo responsable del delito de falsedad ideológica de instrumento público.

El comisario es investigado, junto a otros efectivos policiales, por incorporar declaraciones testimoniales apócrifas en un sumario policial labrado en virtud de la detención de dos personas en la vía pública, que habrían forcejeado con un oficial de la comisaría a cargo de Torres.

La investigación llegó a conocimiento de la Sala V, a raíz de la apelación efectuada por la representante del Ministerio Público Fiscal, respecto al sobreseimiento de Torres, dictado en primera instancia.

Esa Sala -integrada por Mirta López González, Gustavo Bruzzone y Rodolfo Pociello Argerich- entendió que la conducta del comisario era reprochable por considerárselo autor del delito de falsedad ideológica de instrumento público. Por ese motivo, rechazó lo dispuesto en primera instancia y dispuso que fuera procesado sin prisión preventiva, al tiempo que le trabó un embargo por la suma de poco más de 20 mil pesos sobre sus bienes.

Para llegar a esa conclusión, los jueces consideraron, entre otras cosas, que "existió una grave denuncia contra el personal a su cargo [de Torres] de la cual personalmente tomó conocimiento por la entrevista que mantuvo con el padre de uno de los detenidos, por lo que la alegada ligereza con la que tramitó los expedientes, de la que surge que omitió todo tipo de control, de momento no resulta creíble". Y agregaron que "el hecho de que con su silencio convalidó las anomalías expuestas, justifican en esta etapa del proceso las sospechas que existen en su contra".

Finalmente, consideraron que Torres habría insertado en un documento público declaraciones falsas vinculadas con los hechos que debía probar en la investigación. Esto es, inventar afirmaciones que indicaban que dos jóvenes habrían agredido a un oficial a su cargo, cuando, como muchos otros testigos señalaron, el oficial habría sido el verdadero agresor.