23 de abril de 2024
23 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Las víctimas son la hijastra del ahora condenado y la hija de cinco años de ambos
Confirmaron la condena a un hombre que abusó de dos de sus hijas
Así lo dispuso la Sala II de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional, al confirmar la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal N°19, que condenó al acusado a 16 años de prisión.

Los jueces de la Sala II de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional rechazaron el recurso presentado por la defensa de un hombre acusado de abusar sexualmente de dos de sus hijas y confirmaron la condena a 16 años de prisión que el Tribunal Oral en lo Criminal N°19 había impuesto en coincidencia con el pedido el fiscal general Eduardo Marina.

Los camaristas desestimaron la presentación de los defensores, quienes habían cuestionado los testimonios de las víctimas. Los abogados habían tildado los dichos como mendaces y criticado a los jueces del TOC por, según su opinión, haber valorado arbitrariamente la prueba producida durante el debate, dado que tomaron por ciertos los relatos de las afectadas.

Durante el debate oral y público, el titular de la Fiscalía General N°19 ante los TOC, Eduardo Marina, había solicitado en su alegato una pena de 16 años de prisión, accesorias legales y costas por considerarlo autor de tres hechos de abuso sexual con acceso carnal agravados, los cuales concurren realmente entre sí, en perjuicio de su hijastra, y un hecho de abuso sexual agravado por el vínculo en perjuicio de su hija.

La sentencia fue recurrida por la defensa ante la Cámara Nacional de Casación.

En su fallo, Casación remarcó que los argumentos de la defensa oficial estaban orientados a desacreditar los dichos de las víctimas y las conclusiones de los peritos que los respaldaron. Los habían argumentado que el testimonio de la niña más pequeña no era creíble por tener solamente cinco años y que la madre denunció los hechos movida por cuestiones de "venganza personal" y "despecho".

“Carecemos de ‘moralómetro’ para establecer qué conducta o práctica sexual es más o menos adecuada a las costumbres sociales y a la moral media (…) En una sociedad plural y abierta, como la nuestra, lo determinante no es la conducta en sí sino la forma en que se lleva acabo, donde se quiere preservar la libertad en la decisión. (…) En materia de delitos sexuales, actualmente no se trata de un problema moral, se trata de establecer en qué medida se puede haber afectado la libertad, y por ello, el consentimiento”, sostuvieron los magistrados, quienes agregaron que “cuando se confrontan dichos contra dichos, frente a una versión acusatoria en boca de la víctima lineal y coherente y otra defensiva del acusado reñida con elementales criterios de la experiencia general, se impone el peso de los primeros”.

Asimismo, respecto al argumento de que los integrantes del TOC N°19 valoraron arbitrariamente la prueba, Casación sostuvo que los jueces tuvieron en cuenta los dichos de la hermana de la víctima “pero los descargaron frente a la contundencia de los de la denunciante; y los relativizaron por parciales y producto del drama familiar que vivieron frente a la personalidad” del acusado y concluyó que los abusos sufridos por la mujer “nunca fueron consentidos, ni antes ni después de que tuvo sus hijos con el acusado”.

El entramado de abusos

Según la sentencia, el hombre abusó tres veces de la hija de su pareja. Producto de dos de los hechos, la joven de 15 años quedó embarazada. En 2002, tuvo un niño y tres años después, en 2005, una niña.

Recién de adulta, la víctima le contó a su concubino que el padrastro (quien le había dado el apellido) era también el padre biológico de sus dos hijos. Posteriormente, los exámenes de filiación confirmaron el relato.

En 2010, la hija menor de la joven abusada le contó al novio de la madre que su abuelo la había manoseado mientras estaba a su cuidado. La víctima, en ese momento de cinco años, resultó ser hija y nieta del acusado, ahora condenado. Recién luego de la revelación de la niña, la madre decidió denuncias los hechos ante la justicia.