18 de mayo de 2024
18 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Abel Córdoba y Gabriela Baigún representan al Ministerio Público Fiscal
Continúa el juicio contra una organización narcocriminal que actuaba junto a un policía
Nueve personas están acusadas de comercialización de estupefacientes en la Ciudad de Buenos Aires. Según las escuchas telefónicas que figuran en la causa, el ex principal Fernando Bravo anunció a uno de los imputados sobre la investigación en la que se buscaba interceptar un cargamento de 500 kilos de cocaína.

"Cuidado". La advertencia la hizo el ex principal de la División Operaciones Federales de la Policía Federal Fernando Bravo a Gabriel Pressavento, sindicado como uno de los integrantes de una organización narcocriminal con conexiones internacionales. El ex uniformado es uno de los nueve imputados, tres de ellos con prisión preventiva, que son juzgados por el Tribunal Oral Federal N°6 por comercializar estupefacientes. Según la investigación, Bravo le avisó a Pressavento sobre las tareas de inteligencia por el posible tráfico de 500 kilos de cocaína que se seguía contra Juan Luis Yazbek, otro de los acusados. En la jornada de hoy, declaró Gustavo Russo, integrante del Departamento de Drogas Peligrosas de la PFA, quien explicó que la pesquisa quedó trunca luego del anuncio de Bravo que fue registrado en las escuchas telefónicas. "La idea era llegar al cargamento, pero hubo frutración", detalló. Durante la ampliación de la indagatoria, Bravo admitió los hechos.

El comisario y jefe de Precursores Químicos y Drogas Emergentes, Marcelo Farías, declaró la semana pasada apuntó contra él: “Me llamó poderosamente la atención, lo teníamos como un buen oficial hubiese sido más vivo”. Además, repasó los detalles de la investigación en la que se intentaba determinar la participación de personas de origen ruso y ucraniano en la organización. “Si el personal de drogas está en la calle, está la moto, quiere decir que hay una causa. Con su actitud desleal produjo lo que se produjo, él fue desleal”, agregó.

La causa se inició a partir de una denuncia formal brindada por un representante de las fuerzas especiales de Ucrania, lo que motivó que la investigación recayera en una presunta organización criminal integrada por personas de nacionalidad rusa y ucraniana, dedicada al tráfico de estupefacientes en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

El fiscal federal de instrucción Federico Delgado explicó en su requerimiento de elevación a juicio que una vez chequeados como “veraces” los hechos denunciados, se propuso la intervención de las líneas telefónicas. De las escuchas, surgió que la banda estaba integrada “por una gran cantidad de miembros y una estructura compleja con ramificaciones de alcance internacional (España, Holanda, Ucrania y Rusia)”.

Los integrantes de la banda están acusados de comercialización de estupefacientes, entre otros delitos, desde octubre de 2011 hasta fines de octubre de 2012. Durante los allanamientos a diferentes domicilios en los que vivían los acusados, se secuestró cocaína, marihuana -capullos, flores y plantas-, hongos psolocibe, pastillas de LSD, y dinero en pesos, dólares, reales y euros.