04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en junio de 2013
Convalidan que un policía actuó en legítima defensa al abatir a un hombre que lo baleó
El fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Javier De Luca, desistió de un recurso interpuesto contra el sobreseimiento de un agente de la Policía Federal, resolución que había sido confirmada por la Cámara del Crimen porteña.

El fiscal general ante la Cámara Federal de Casación Penal, Javier De Luca, desistió del recurso interpuesto contra el sobreseimiento de un agente de la Policía Federal que le produjo la muerte a un hombre que lo había baleado.

El hecho ocurrió el 16 de junio de 2013, cuando el agente de la PFA Miguel Ángel Heffele fue anoticiado por dos personas de que otros dos sujetos les habían sustraído sus pertenencias utilizando armas de fuego y dado a la fuga. Al comenzar la persecución a bordo del patrullero, observó que uno de los sospechosos estaba oculto detrás de un árbol, por lo que detuvo el vehículo, le dio la voz de alto y le ordenó que se entregue. Aquél contestó “no tengo nada”, pero inmediatamente efectuó un disparo que ingresó por la ventanilla del lado del conductor y le provocó al uniformado una lesión en el brazo derecho. Cuando el hombre comenzó a desplazarse desde el lateral hacia la parte posterior del vehículo, Heffele efectuó tres disparos, de los cuales dos impactaron en el atacante y le provocaron la muerte.
En su dictamen, De Luca señaló que con los peritajes llevados a cabo y las demás pruebas concordantes “quedó demostrado que no había cesado completamente la situación de agresión ilegítima por parte de quien resultara muerto por los disparos de arma de fuego del policía”.
“La situación que la ley llama agresión ilegítima, se encontraba latente -continuó el titular de la Fiscalía General N°4-, lo cual significa que en cualquier momento” el hombre “podía volver a disparar, aunque lo hiciera caminando en sentido contrario al que disparaba. Esto me lleva a descartar tanto el supuesto estado de indefensión del occiso como así también, cualquier argumento tendiente a calificar de ilegítimo o excesivo el accionar del agente policial”. De esa forma coincidió con el sobreseimiento resuelto por lo el magistrado de primera instancia, que fue confirmado por la Cámara del Crimen.