01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino el fiscal General ante el Tribunal Oral Federal Nº2 de Córdoba, Facundo Trotta
Córdoba: condenaron a 10 años a un hombre por promoción y facilitación de la prostitución
El acusado fue encontrado culpable de explotar sexualmente al menos a dos mujeres, una de ellas menor de edad. Además, las golpeaba, las amenazaba y las obligaba a tatuarse su nombre en alguna parte del cuerpo.

Ayer, el Tribunal Oral Federal N°2 de Córdoba condenó a Omar Marcelo Gauna por el delito de promoción y facilitación de la prostitución de dos mujeres, una de ellas menor de edad en ese momento. El hombre aprovechó la situación de vulnerabilidad económica en que se encontraban y la relación sentimental que entabló con ambas para captarlas, trasladarlas y explotarlas sexualmente y amenazarlas de muerte con armas de fuego, golpes y maltratos. Durante la investigación, intervino el fiscal federal de instrucción de San Francisco, Luis Maria Viaut.

En sus alegatos, el fiscal general ante el Tribunal Oral Federal Nº2 de Córdoba, Facundo Trotta, había acusado al imputado por el delito de trata de personas y solicitó una condena de 12 años de prisión. Aunque los jueces sentenciaron a Gauna por promoción y facilitación de la prostitución, el representante del Ministerio Público se mostró conforme.

Gauna, a su vez, enfrentaba otra causa en el mismo Tribunal por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización por la cual se firmó un juicio abreviado previo a este último debate oral.

Origen de la causa

Los jueces dieron por probado que el acusado conoció a una de las víctimas en 2007, cuando tenía apenas 15 años, en un boliche denominado “Cinema”. El hombre la sedujo, inició una relación sentimental con ella y luego de dos meses se fueron a vivir juntos a la localidad cordobesa de Morteros, donde con amenazas y golpes, la obligó a ejercer la prostitución. En 2008, la adolescente quedó embarazada debido a que el Gauna le prohibía el uso de anticonceptivos.

Al año siguiente, con un DNI falso, el ahora condenado la trasladó y la ofreció a una whiskería ubicada en La Selvia , provincia de Santiago del Estero. La víctima solamente contaba con un teléfono celular sin crédito con el que recibía los llamados de Gauna, quien iba periódicamente a verla y a buscar la recaudación. Trece días después, el hombre la trasladó a otra whiskería ubicada sobre el acceso a la ciudad de Santa Fe, llamada “Resistiré”. En ese lugar permaneció dos días ya que el dueño advirtió que el documento de la joven era irregular. Luego, Gauna la llevó a Morteros para continuar con la explotación y el sometimiento, incluso estando embarazada.

En su declaración, la joven señaló que el hombre obligaba a las mujeres que trabajaban para él a tatuarse su nombre en alguna parte del cuerpo. Además, indicó que mientras convivían debió cuidar a cuatro chicos más de otras víctimas.

En diciembre de 2010, la adolescente logró escapar. De todas maneras, Gauna continuó con las amenazas y la obligaba a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero para atender una enfermedad de la hija. Como resultado de esos encuentros, quedó nuevamente embarazada.

El otro hecho que el Tribunal dio por acreditado fue el de promoción y facilitación de prostitución de otra mujer entre 2007 y 2012. Otra vez, con golpes y amenazas de muerte con armas de fuego.

Según declaraciones de la víctima, Gauna la conoció en el boliche “Cinema” cuando tenía 18 años. Iniciaron una relación sentimental y a los tres días comenzó a obligarla a ejercer la prostitución en la ruta camino a la localidad de Suardi, provincia de Santa Fe. La joven indicó que cuando se resistía, la golpeaba y la dejaba encerrada hasta que desaparecieran las marcas en el cuerpo.

En su declaración, la mujer también afirmó que Gauna la obligó a tatuarse y que le debía entregar la recaudación. Indicó también que debía mantener relaciones sexuales aún estando embarazada y que tenía otras chicas trabajando para él.