17 de abril de 2024
17 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho se produjo en mayo del año pasado
Córdoba: piden la elevación a juicio de cinco personas por un secuestro extorsivo y lesiones
El fiscal federal Enrique Senestrari consideró acreditada la participación de dos hombres y tres mujeres, quienes conocían el dinero y los bienes con los que podrían contar los familiares de la víctima. Fue liberada la mañana siguiente, tras permanecer en cautiverio varias horas, con lesiones por las que también deberán responder algunos de los imputados.

El fiscal federal Enrique Senestrari solicitó la elevación a juicio de una causa en la que cinco personas están acusadas por un secuestro extorsivo calificado cometido el 29 de mayo de 2014. El representante del Ministerio Público consideró acreditada la existencia del hecho y requirió que se envíe el expediente al debate oral y público.

Según reconstruyó la Fiscalía Federal N°1 de Córdoba, cerca de las 22:40 de ese día, dos hombres fueron hasta las cercanías del domicilio de la víctima y lo interceptaron cuando estaba llegando, en el cruce de las calles Sola y Mira de la capital provincial. Los secuestradores descendieron de la camioneta en la que se trasladaban “con pasamontañas en sus rostros y (…) esgrimiendo armas de fuego gritando ‘alto, policía’” y lo atraparon; luego lo ingresaron “bruscamente a la caja de la camioneta en la que se conducían, dándose a la fuga por calle Petirossi”, y finalmente lo mantuvieron en cautiverio en un lugar “posiblemente abandonado” y “hasta el momento no determinado”.

El fiscal coordinador del Distrito refirió que Rubén Carlos Minuet, Gustavo Leonardo Leguizamón, Sara Inés Patiño, Janet Eugenia Saba y Luciana Victoria Leguizamón “contaron con la información referida a la integración del núcleo familiar”, a saber el número de línea de teléfono instalado en el domicilio donde residía la víctima, y el dinero y bienes con los que podrían contar sus familiares “a fin de exigir el monto del rescate por su liberación”. La conducta de los dos primeros fue calificada como secuestro extorsivo y lesiones, en carácter de coautores, y la de las restantes como partícipes necesarios.

La investigación

El personal policial fue alertado una vez producida la interceptación, por lo que un agente se trasladó al domicilio de la víctima. La primera llamada se produjo a las 23:05: los captores exigieron “cincuenta mil pesos, algo de blanca, faso”, a cambio de la liberación del hombre secuestrado.  Tras varias comunicaciones telefónicas -realizadas desde diversas líneas y que se extendieron durante la madrugada-, como resultado de la negociación se acordó entregar catorce mil seiscientos pesos, una filmadora, una cámara digital y alhajas y dinero, entre otros elementos.

Finalmente, el hombre recuperó la libertad pasadas las 7 de la mañana. El informe médico dio cuenta de que tenía varias escoriaciones, edemas y traumatismos “causadas por los golpes que el grupo de personas masculinas, entre las que se encontraban Minuet y Gustavo Leguizamón, [le] propinaron (…) al momento de sustraerlo y durante el tiempo que estuvo retenido u ocultado”.

Senestrari consideró acreditada la existencia del hecho y la participación de los acusados -ya procesados- en atención “al complejo entrecruzamiento de equipos y líneas de telefonía móvil que se dieron entre los imputados, a los informes elaborados por personal del Departamento Antisecuestro, a las sábanas de llamadas entrantes y salientes y a las distintas testimoniales tomadas en la causa”.