18 de julio de 2024
18 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió el 4 de junio de 2014
Corrientes: comenzó el juicio contra los acusados por el secuestro de una niña de dos años
Se trata de Fabricio Solari y Liz Martínez, quienes comenzaron a ser juzgados por el secuestro de la nieta de un empresario. El fiscal general ante el Tribunal Oral Federal, Carlos Schaefer, señaló que se trata de “una causa muy importante por la gravedad del hecho y por el perjuicio que le ocasionó a la familia de la niña y a la sociedad entera”.

Ayer, ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Corrientes, comenzó el juicio contra Fabricio Solari y Liz Martínez, acusados del secuestro de una niña de 2 años el 4 de junio de 2014. La menor de edad, nieta de un empresario correntino, estuvo cuatro horas en cautiverio, en las cuales sus captores llegaron a exigir 6 millones de pesos para su liberación. Finalmente, fue liberada en un barrio de la capital provincial llamado San Gerónimo, frente a una escuela.

En representación del MPF interviene el fiscal general Carlos Schaefer, quien señaló que para fines de mes habría un veredicto del tribunal. En cuanto a los imputados, Solari llega al proceso detenido, mientras que Martínez -sospechada de retirar a la niña del jardín haciéndose pasar por una niñera-, si bien estuvo presa en el Instituto Pelletier, a comienzos de septiembre fue beneficiada con la prisión domiciliaria por estar a cargo de un hija menor de edad.

El debate comenzó con la lectura del requerimiento de elevación a juicio, tras lo cual la defensa de Solari planteó la nulidad del proceso por violación del principio de congruencia. El fiscal Schaefer se opuso al planteo por considerar extemporánea la cuestión, y agregó que el tema ya había sido resuelto en la etapa instructoria. La querella, a su vez, coincidió con el Ministerio Público Fiscal. El tribunal, finalmente, decidió resolver la cuestión cuando finalice el debate.

Luego, ambos imputados hicieron uso de su derecho constitucional de no declarar por el momento. Por su parte, los jueces Víctor Alonso, Lucrecia Rojas de Badaró y Fermín Ceroleni ordenaron por secretaría la lectura de los descargos que realizaron los imputados en la etapa de investigación preparatoria.

De esa manera, se pudo tomar conocimiento de que la imputada Martínez mantenía una relación amorosa con Solari. Producto de eso, un día antes del secuestro, la mujer había declarado que Solari “me busca y nos vamos a su departamento de la calle San Luis (barrio Camba Cuá) y tomamos una Coca. Me dijo para hacer un trabajo para su hermana que era llevar y traer a su hija del jardín, y me iban a pagar 100 pesos por día. Ahí me dijo que estaba enamorado de mí y tuvimos relaciones. Después me llevó a mi casa”.

“El día 4 de junio, Fabricio me mandó un mensaje a las 8 más o menos [y a] las 10 me buscó por mi casa. […] Me dijo que busque a su sobrina en remís y me dice [el nombre de la niña] y me dio 100 pesos. […] La busco a [la niña] y me subí de vuelta al mismo remís […]. Llegué al lugar y me buscó Fabricio en su auto y subo atrás con la nena. Él me dejó a mí en mi casa. Me pagó 100 pesos y él se fue con la nena”, indicó Martínez. A continuación, agregó que “Fabricio ese día me llamó varias veces para preguntarme cómo estaba. A las 15.30 me fui a la casa de mi novio y después recibí un mensaje de mi mamá que me dijo ‘vení urgente’. Cuando llegué me dice mamá: ‘Fabricio secuestró a la nena’”.

Por su parte, Solari se desligó de lo ocurrido, e indicó que Martínez había cometido el secuestro, amenazándolo con contarle acerca de su infidelidad a su esposa si no la ayudaba.

Concluida la lectura de esas declaraciones, la primera testigo en comparecer fue la madre de la víctima, quien, en un relato plagado de angustia, recompuso la manera en que se enteró del secuestro y lo ocurrido en las horas posteriores. Entre otras cosas, detalló el miedo que le quedó a su hija producto de ese hecho, la asistencia psicológica que recibió el hermano por la ausencia de la víctima y la desesperación de los padres y el ACV del abuelo, que lo dejó hemipléjico. A continuación, el padre de la víctima coincidió con el relato de su esposa.

El fiscal general, al finalizar la primera audiencia, indicó que se estaba ante “una causa muy importante por la gravedad del hecho que se investigaba y por el perjuicio que se le ocasionó a la familia de la niña y a la sociedad entera”, y destacó como positivo lo sucedido en la primera jornada del juicio.

Asimismo, resaltó lo importante de que tras un hecho ocurrido poco más de un año atrás ya se esté en la etapa oral y pública “en un caso tan grave”. En este sentido, subrayó la actuación de la justicia federal de Corrientes, tanto del fiscal federal de primera instancia Flavio Ferrini como del juez. También elogió la labor de la policía provincial.

El debate se reanudará el próximo 20 de octubre con el testimonio de siete personas.