27 de mayo de 2024
27 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Investigación de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°41 y la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja
Detuvieron a dos hombres imputados por estafar a una mujer mayor bajo la modalidad “cuento del tío”
Los imputados se hicieron pasar por un familiar de la víctima, de 94 años, y la llevaron hasta una entidad bancaria donde retiró casi 300 mil dólares y joyas, que les entregó bajo engaño.

Dos hombres fueron detenidos, acusados de estafar a una mujer de 94 años bajo la modalidad “cuento del tío” en el marco de una investigación desarrollada por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°41, a cargo de Silvana Russi, asistida por la Secretaría de Investigaciones Penales (SIPE) de la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), que encabeza el fiscal José María Campagnoli, .

El caso

La investigación se inició el 11 de octubre de 2022 por la denuncia de la víctima. La mujer refirió que en la mañana de 21 de septiembre había recibido un llamado en su casa de una persona que dijo ser su nieto y que estaba "resfriado”. Luego, el hombre le pidió que fuera al banco a retirar su dinero, ya que habría un “corralito similar al del año 2001”, al tiempo que le dijo que enviaría a alguien de su confianza para acompañarla. Ante ello, la mujer le pidió que llamara a su hija, pero el supuesto nieto le dijo que no podía comunicarse con ella pues “estaba haciendo trámites”.

Alrededor de las 12.30, sonó el portero eléctrico de la vivienda y la mujer atendió a quien dijo ser “amigo de su nieto”. Diez minutos después, la víctima bajó con un bolso gris y se encontró con el hombre -que usaba barbijo y vestía un pantalón de jean con roturas y un buzo con capucha azul-, quien la saludó afectuosamente. La secuencia quedó registrada en la cámara de seguridad del edificio.

La mujer y el hombre abordaron un vehículo y se dirigieron hasta la sucursal del Banco Provincia, ubicada en el microcentro porteño, donde la víctima retiró 287 mil dólares y las joyas que tenía en su caja de seguridad, mientras el supuesto amigo de su nieto la esperaba fuera.

Tras efectuar el retiro, la víctima y el hombre subieron a un taxi, para -supuestamente- ir al encuentro del nieto de la mujer en una pizzería donde comerían juntos. Al llegar al lugar, el hombre tomó el bolso y le dijo a la mujer que iría a buscar a su nieto, que estaba estacionado en las inmediaciones. Tras esperar cerca de una hora sin que el hombre o su nieto aparecieran, la mujer volvió a su domicilio y llamó a su hija. Fue allí cuando se percató que había sido víctima de una estafa.

Al efectuar la denuncia, la víctima describió al supuesto amigo de su nieto como un hombre de cabello oscuro, de 30 años de edad, y que, como usaba barbijo, no podía describir su rostro completo.

La mujer refirió que en la mañana de 21 de septiembre había recibido un llamado en su casa de una persona que dijo ser su nieto y que estaba "resfriado”. El hombre le pidió que fuera al banco a retirar su dinero, ya que habría un “corralito similar al del año 2001”, al tiempo que le dijo que enviaría a alguien de su confianza para acompañarla.

La investigación

La denuncia de la mujer recayó en la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°41, quien solicitó una serie de medidas de investigación para esclarecer el suceso. Así se analizaron las cámaras de seguridad de la zona y las comunicaciones recibidas al teléfono de la víctima.

Asimismo, dio intervención a la UFECRI que, con colaboración de la  División Extracción y Análisis de Imágenes del Departamento de Monitoreo de la Policía de la Ciudad, individualizaron un Volkswagen Gol Trend como aquel vehículo en el que se desplazaron los perpetradores. También se analizó el recorrido del vehículo antes y después del hecho y se corroboró con la base de datos de la Dirección Nacional de Registros Nacionales de la Propiedad Automotor (DNRPA) la titularidad del vehículo, que contaba con dos personas autorizadas para su conducción y que estaba asegurado a nombre de uno de los imputados, pero que la póliza había sido dada de baja el 29 de septiembre.

Por otra parte, se obtuvieron los datos de la madre del sospechoso, lo que permitió a la SIPE analizar el perfil en redes sociales de la mujer, del cual se obtuvieron imágenes del sospechoso que fueron cotejadas con las registradas por la cámara del domicilio de la víctima. Ambos sujetos coincidían en sus características fisonómicas y también en la vestimenta, ya que en una de las fotos se lo veía con los mismos pantalones de jean con roturas que usaba el día del hecho. Asimismo, se analizaron los perfiles en redes sociales de las otras personas autorizadas a conducir el Volkswagen Gol Trend y uno de ellos tenía entre sus contactos a la madre del primer sospechoso.

La fiscalía también dio intervención a la División Investigaciones de Organizaciones Criminales de la Policía de la Ciudad, que analizó las comunicaciones y efectuó tareas de campo que permitieron esclarecer los hechos. Estableció que el celular del primer sospechoso había impactado en antenas cercanas a los lugares donde se sucedieron los hechos y que, días después, había efectuado diversas transferencias, a través de Mercado Pago, a varias personas entre las que se encontraba uno de los hombres autorizados a conducir el automóvil usado en el hecho, como también adquirió un vehículo de alta gama.

En virtud de todo ello, la fiscalía requirió la intervención telefónica de la línea utilizada por el primer sospechoso y tareas de vigilancia y seguimiento sobre él y otros posibles implicados. De este modo, logró dar con los domicilios frecuentados por las personas implicadas en el hecho y los vehículos en los que se desplazaban.

Tras efectuar el retiro del dinero y las joyas, la víctima y el hombre subieron a un taxi para -supuestamente- ir al encuentro del nieto de la mujer en una pizzería donde comerían juntos. Al llegar al lugar, el hombre tomó el bolso y dijo que iría a buscar a su nieto, que estaba estacionado en las inmediaciones.

Allanamientos y detenciones

En este contexto, la fiscalía le solicitó al responsable del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°14, Carlos Bruniard, la detención de tres personas -una de las cuales permanece prófuga- y el allanamiento de dos domicilios en la Ciudad de Buenos Aires y cuatro en las localidades bonaerenses de San Martín, Loma Hermosa, Lomas del Mirador y en el barrio náutico de Escobar.

Personal de la Policía de la Ciudad detuvo a un hombre de 27 años, quien sería el líder de la organización y la persona que buscó a la víctima en su domicilio. El imputado fue aprehendido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza cuando regresaba de Brasil, donde había viajado para ver el partido entre River Plate y Fluminense, por la Copa Libertadores de América. Durante el allanamiento a su domicilio, en el Barrio Náutico de Escobar, se incautó una caja fuerte, la documentación del vehículo usado en el hecho, un buzo, el pantalón con roturas y otros elementos de interés para la investigación.

Por otra parte, en el procedimiento realizado en la vivienda de la calle Triunvirato al 4900, de San Martín, se detuvo a otro hombre de 37 años, que era uno de los autorizados a conducir el Volkswagen Gol Trend, mientras que en los otros domicilios allanados se decomisaron 11 teléfonos celulares, dos tablets, 17 tarjetas de crédito y débito sustraídas a distintas personas, dinero en efectivo -en moneda nacional y extranjera-, joyas y dos automóviles: un Volkswagen Virtus y un Toyota Corolla, que eran usados por el cabecilla de la organización.

Los dos detenidos quedaron a disposición de la justicia y serán indagados, tras lo cual el juez resolverá su situación procesal.

Recomendaciones para no ser víctima de este tipos de hechos

En agosto de 2020, la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI) elaboró una serie de advertencias para prevenir este tipo de defraudaciones comúnmente conocidas como “cuento del tío”.

En esa oportunidad el área del Ministerio Público Fiscal identificó las modalidades en las que las personas estafadoras se comunicaban telefónicamente y se hacían pasar por familiares de las potenciales víctimas, entidades bancarias o de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y, bajo diferentes excusas, las inducían a retirar depósitos, entregar dinero o brindar datos personales.

Ante esa problemática, la UFECRI elaboró una serie de recomendaciones, tales como no brindar datos personales ni familiares a personas desconocidas; cortar toda comunicación telefónica de dudosa procedencia; no acceder a ser guiado telefónicamente para el uso de cajeros automáticos; no concurrir a entidades bancarias luego de recibir este tipo de llamados; y, ante la duda, comunicarse al 911.

Además, recordó a la ciudadanía que ningún banco, empresa u organismo oficial ofrece gestiones telefónicas ni pueden retirar dinero de su casa o entregar premios bajo esta modalidad.