03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Una investigación del fiscal Carlos Vasser
Detuvieron e indagaron a una mujer acusada de haber intervenido en el homicidio de un hombre en el barrio 31
Se trata de la pareja del líder de la organización “Gente del Pueblo”. De acuerdo con la investigación, la imputada había transmitido la orden impartida por el jefe de la banda a dos sicarios de nacionalidad peruana, también identificados. El homicidio ocurrió con cinco balazos en octubre de 2017.

La jueza de instrucción porteña Fabiana Palmaghini hizo lugar al pedido del fiscal Carlos Vasser y ordenó diversos allanamientos que culminaron con la detención de una mujer vinculada al tráfico de estupefacientes por el homicidio perpetrado en el barrio 31 bis de Marco Antonio Albarado Ramírez en la madrugada del 28 de octubre de 2017. En los procedimientos también se hallaron y secuestraron equipos de telefonía, sustancias estupefacientes, armamento y munición de distinto calibre.

Albarado Ramírez fue asesinado de cinco disparos de arma de fuego que impactaron en su cabeza, en el abdomen y en los brazos, los cuales le causaron la muerte inmediata. El homicidio ocurrió entre la 1.20 y la 1.30 en la vía pública, frente a la casa 92 de la manzana 109. En la escena se hallaron cinco vainas y un plomo.

La detenida es la ex pareja de Cesar Moran de la Cruz, alias “El Loco Cesar”, líder de la organización “Gente del Pueblo”, y fue imputada por haber transmitido la orden dada por de la Cruz, que ejecutaron otros dos hombres, de nacionalidad peruana, que se movilizaron en una moto.

La identificación de la ahora detenida e indagada por el homicidio surgió a partir de la intervención del teléfono de la pareja de la víctima, sobre quien la fiscalía sospechó al principio del caso que se encontraba coaccionada y que, por tal motivo, no brindaba información. El seguimiento del abonado permitió reconducir la pesquisa hacia "la señora que vendía shampoo", tal como un interlocutor de la ex pareja de la víctima mencionó en una conversación a la presunta responsable del crimen.

En efecto, en una comunicación interceptada al teléfono de la pareja de Albarado Ramírez un sujeto señaló que el hombre había sido asesinado porque "atrasaba" los pagos de la droga que supuestamente vendía para "la señora que vendía shampoo". La mujer sospechada luego fue identificada por la investigación realizada por la División Homicidios de la Policía de la Ciudad.

Los peritajes realizados sobre las vainas levantadas en la escena del crimen establecieron -a través del Sistema Automatizado de Identificación Balística- que el arma utilizada para el homicidio de Albarado Ramírez fue la misma empleada en un homicidio de 2017 y en el "triple crimen de la Villa 31", ocurrido en 2018.

Teniendo en cuenta que las causas penales de aquellos crímenes se remitieron a la justicia federal por su estricta vinculación con el narcotráfico, y que en el marco de la causa del triple crimen se había incluso secuestrado el arma homicida, la fiscalía promovió la unificación de la investigación en el fuero de excepción en reiteradas ocasiones, lo cual fue resuelto en línea por el Juzgado interviniente.

Pero el fuero federal no aceptó intervenir en la investigación, motivo por el cual se retomó la pesquisa y se dio intervención a la División Narcocriminalidad de la Policía de la Ciudad, que interviene activamente en numerosas investigaciones por narcotráfico llevadas a cabo en el barrio 31.

La investigación policial ordenada por la fiscalía determinó que “la señora del shampoo” era la ex pareja de Cesar Morán de la Cruz, alias “El Loco Cesar”, y que manejaría gran parte del cobro de los alquileres de las casas usurpadas por parte de la organización denominada “Gente del Pueblo”, como también gran parte del dinero proveniente del narcotráfico realizado por ese grupo criminal.

También se determinó que Albarado Ramírez vendía estupefacientes en la zona de Constitución y que había entrado en conflicto con Morán de la Cruz, líder de la organización, y que este último lo habría llamado y amenazado por vía telefónica en varias oportunidades.

Albarado Ramírez lo habría enfrentado y le habría manifestado que no le tenía miedo. A raíz de ello, y pese a haber sido advertido por varias personas del barrio de que se retirara de allí, la víctima decidió quedarse y, al día siguiente, fue asesinado por orden de Morán de la Cruz, quien incluso hizo llegar amenazas a la ex pareja de Albarado Ramírez y a toda persona que brindara algún tipo de información.

La fiscalía determinó que el autor de los disparos es un hombre de nacionalidad peruana, también imputado como autor del triple crimen de 2018, quien se encontraba en compañía de otro hombre de la misma nacionalidad. Ambos son integrantes de la "Gente del Pueblo".

A raíz de tales conclusiones, el fiscal Vasser solicitó el 17 de febrero pasado a la jueza Palmaghini que ordene las detenciones de los dos hombres de nacionalidad peruana que actuaron en la escena del crimen, de César Morán de la Cruz y de su pareja con el objeto de recibirles declaración indagatoria por el hecho investigado.

La fiscalía sostuvo que la muerte Albarado Ramírez fue provocada por el primero de los dos hombres de nacionalidad peruana que estuvieron en la escena del crimen en cumplimiento de una orden impartida por César Moran de la Cruz, que fue transmitida a los autores por su ex pareja, quien reside en el barrio 31.