14 de junio de 2024
14 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Charla sobre “Jóvenes y violencia institucional” en Mar del Plata
Axat: "El Poder Judicial tiene que ir a los barrios"
El coordinador del Programa de Acceso a la Justicia participó una charla sobre "Jóvenes y violencia institucional" que se realizó en la ciudad balnearia en el marco del espacio cultural "Celda Itinerante". Estuvo presente también Vanesa Orieta, la hermana de Luciano Arruga.

“El Poder Judicial tiene que ir a los barrios. En lugar de llevar destacamentos policiales, es necesario llevar una puerta de acceso a la Justicia”, sostuvo el coordinador del Programa de Acceso a la Justicia, Julián Axat, quien destacó la iniciativa de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, para la creación de las agencias territoriales ATAJO. La charla titulada “Jóvenes y violencia institucional” se realizó en el marco de las actividades propuestas en el espacio cultural “Celda Itinerante”, con el objetivo de dar visibilidad –en el marco del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata- a lo que ocurre en las cárceles del país, con una réplica de una celda de la cárcel de Batán. En el panel, estaban también el periodista Horacio Cecchi y la hermana de Luciano Arruga, Vanesa Orieta.

Fue Vanesa quien recordó que el destacamento policial de Lomas del Mirador, donde ella escuchó que su hermano era torturado cuatro meses antes de desaparecer, fue inaugurado un año antes, en septiembre de 2007, ante un pedido de más seguridad. “Fue ubicado estratégicamente entre dos barrios humildes. Esto nos tiene que hacer reflexionar sobre los pedidos de más seguridad porque más comisarías no son más seguridad evidentemente”, reflexionó.

Axat mencionó que desde hace 14 años trabaja en el servicio de justicia y por eso conoce de cerca lo que denominó “la familia judicial”. “Hay jueces que se miran al espejo y creen que son seres de otro planeta. Cobran 60, 70 o 100 mil pesos y es difícil que entiendan lo que sufre una familia en un barrio”, señaló.

En otro pasaje, sostuvo: “Tenemos una deuda de la democracia con los derechos de nuestros niños y adolescentes” y recordó su paso como defensor penal juvenil. “Desde que se creó el sistema penal juvenil en 2008, se triplicó la tasa de encierro y la privación ilegítima de la libertad era algo que no iba a existir más y sin embargo sigue sucediendo”.

“A los jóvenes vulnerabilizados por el sistema, los separa una línea delgadísima con la desaparición forzada”, aseveró el director del Programa ATAJO, quien además destacó la importancia de dispositivo del Ministerio Público Fiscal en los barrios humildes. A su vez, cuestionó que ante desapariciones como la de Luciano Arruga o Julio López, la justicia haya usado como carátula para sus causas “averiguación de paradero”. “Es una categoría nefasta y que la Justicia entienda que debajo hay una desaparición forzada lleva tiempo”, apuntó.

“Escucharla a Vanesa me sacude la conciencia”, concluyó.

Un testimonio conmovedor

"Soy Vanesa Orieta, la hermana de Luciano Nahuel Arruga”. Así, se presentó. Así, se presenta desde hace casi seis años, cuando desaparecieron a su hermano. “Luciano no empezó a sufrir la violencia de la policía el día en que fue detenido. A Luciano le ofrecieron salir a robar para la policía, le ofrecían armas, vehículos, liberar la zona. Le decían que era menor, que no iba a tener inconvenientes. Luciano se negó y sufrió amenazas y torturas por eso. Si no se hubiese negado, igual yo iba a estar acá, diciendo lo mismo, y la respuesta de su familia hubiese sido la misma”, explicó ante el silencio de los presentes.

“Luciano sufrió detenciones, hostigamientos, torturas. Lo hicieron pelota psicológicamente”, apuntó.

“El 22 de septiembre de 2008 fue detenido desde la mañana hasta la noche en el destacamento policial de Lomas del Mirador. Fuimos a buscarlo y no nos permitieron llevarlo. Escuchamos cómo lo torturaban en la cocina de un destacamento policial”, continuó con vehemencia.

“¿Por qué no lo denunciamos?”, se interrogó e interrogó al público. “En los barrios sabemos que si se hace la denuncia, luego viene la policía a patear la puerta de tu rancho, te allanan tu casa sin orden judicial, te llevan detenido aunque no hayas cometido ningún delito. Los costos de la denuncia siempre son peores”, señaló.

Cuando hizo referencia a los pedidos de más seguridad y presencia policial, indicó: “Piden seguridad a cualquier costo, aunque eso sea la vida de los pibes de los barrios. No se habla de que nosotros necesitamos acceder a nuestros derechos, se habla de que los barrios tenemos que ser controlados”.

"Para muchos pibes el único acercamiento del Estado es cuando son detenidos por la policía. La mano que se les acerca es la de un policía, pero no para ayudarlo, sino para pegarle", evidenció.

Vanesa interrogó a los presentes: "Si yo les digo pibe chorro, enseguida se les representa una imagen, ¿no? ¿Cuándo nos acostumbramos a cruzar de vereda si vemos a un pibe de tez morena y gorrita, a cerrar rápido la ventanilla del auto si se acercan a pedirnos una moneda? ¿Nos preguntamos el daño que ocasiona la discriminación en los pibes?".

"Hay que seguir negándose a que en Argentina desaparezcan personas y no se las encuentre más", concluyó la hermana de Luciano Arruga.